Bernard BAILYN, Los orígenes ideológicos de la Revolución norteamericana

Autor:Rafael Ramis Barceló
Cargo:Universitat de les Illes Balears
Páginas:203-206
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 203

La historia de las ideas políticas del siglo XVIII ha sido, tal vez más que la del XIX, el escenario intelectual para dirimir algunas batallas del presente. Las notables diferencias entre las numerosas aportaciones bibliográficas han hecho de la segunda mitad del XVIII un terreno especialmente polémico. Por ese motivo, resulta difícil que se escriban libros que convenzan a una amplia mayoría de estudiosos y que, en pocos años, sean considerados clásicos. Éste es, sin embargo, el caso de Los orígenes intelectuales de la Revolución norteamericana de Bernard Bailyn, obra aparecida en 19671, que tuvo una versión revisada y aumentada en 19922.

Este profesor de Harvard, nacido en 1922, tuvo la brillante idea de estudiar la evolución desde 1763 hasta la independencia de los Estados Unidos a través de los panfletos y la literatura revolucionaria3. A través de una lectura diacrónica de estos materiales, el lector puede hacerse una idea cabal del proceso que permitió pasar a los colonos de su condición de súbditos británicos a ciudadanos de los recién creados Estados Unidos de América. Bailyn se centra en el proceso ideológico que ayudó a pasar desde un paradigma político presidido por la constitución no escrita a una constitución escrita y fuertemente cargada de conceptos que tenían un enorme valor simbólico en su época.

Page 204

Bailyn valora especialmente las fuentes menos conocidas que va encontrando en los panfletos. Los autores clásicos como Plutarco, Polibio, Tito Livio o Tácito eran de sobras celebrados en la época y la anterior historiografía (desde el XIX hasta poco después de la Segunda Guerra Mundial) ya había remarcado su importancia para la acuñación del léxico político norteamericano. También era conocido el ascendiente de los filósofos casi coetáneos a la época estudiada (Montesquieu, Voltaire, Locke, Hume, Pufendorf... y la influencia del common law, entendido en un sentido antiabsolutista y protodemocrático por autores como William Blackstone.

Tal vez el hallazgo más genuino de Bailyn fuese el de una serie de "publicistas radicales y políticos de oposición de la Inglaterra de comienzos del siglo XVIII" que prolongaron, también en un sentido antiautoritario, la tradición que emergió en la sublevación de la Guerra Civil inglesa. Dichos autores pertenecieron al llamado Country Party. Esta corriente está fundamentada en una constante crítica al Gobierno inglés y a sus conspiraciones para limitar la libertad de sus súbditos. No deja de ser, mutatis...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA