La orientación por competencias: recomendaciones para la práctica y el éxito en la inclusión laboral

Autor:Ricardo Moreno Rodríguez
Páginas:41-46
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 41

En “Orientación por competencias: recomendación para la práctica y el éxito en la inclusión”, vamos a ver competencias, y también como emplearlas para que incrementen el nivel de empleabilidad tanto de los estudiantes con discapacidad como sin ella.

En primer lugar vamos a tomar una cierta cercanía al concepto de competencia, porque hay veces que estudiamos por competencias pero no sabemos ese término de dónde viene.

Todo empezó con un proyecto en 2002 que se desarrolló durante el proceso de convergencia del diseño de los nuevos títulos en el Espacio Europeo de Educación Superior.

¿Qué es lo que pretendía este espacio? Por un lado facilitar la movilidad de los estudiantes a nivel internacional, con una mejora de la calidad y a la vez incluir en los planes de estudio la empleabilidad. Es decir, ya están introduciendo el empleo, no solamente hay que centrarse en tener un nivel de conocimientos, sino también a los dirigidos a nivel profesional, al empleo.

Para ello, han tenido que tomar una metodología que sea común y que se salga de los parámetros puramente académicos. El término competencia se utiliza en más niveles, en nuestra vida personal, pero también en el ámbito empresarial.

Page 42

Entonces, para que este lenguaje sea comprensible por todos y a la vez sea comparable en las universidades de diferentes países, se unificaron los criterios de evaluación para esas competencias. Se suceden una serie de investigaciones hasta que al final se llega a la conclusión de que existen determinadas competencias, pero no exclusivamente en un único nivel de conocimiento, como hasta ahora había sido, sino que aparecen dos tipos de competencias: las competencias específicas y las competencias transversales. Con estas competencias lo que se pretende conseguir es que haya unas mayores cotas de empleabilidad. De este modo, las competencias específicas son aquellas competencias que tenemos en áreas concretas, en disciplinas, en materias, en asignaturas. Mientras que las competencias transversales, hacen más referencia a cómo nos desarrollamos nosotros personalmente.

Es importante destacar que, para realizar todo esto, se tuvo en cuenta a la universidad, a los propios trabajadores licenciados que habían acabado la carrera en los cinco últimos años, y a las empresas que formaron parte de toda esta serie de cuestionarios. Como va dirigido hacia la empleabilidad, la empresa también formó parte de esta serie de cuestionarios. Por tanto, fueron muy importantes las competencias transversales por parte de los trabajadores y por parte de los empleados.

¿Esto qué nos quiere decir? Que a largo plazo van a ser muy valoradas tanto en la selección como en la empresa. La competencia en este caso no va a ser solo el conocimiento sino la habilidad para desarrollarlo y la actitud, cómo me comporto yo mismo y hacia los demás. Ya no vale que tenga mucha experiencia en algo, que tenga mucho conocimiento. Si no sé comportarme con los demás y conmigo mismo, no se nos va a evaluar exactamente igual.

Todo ello, capacidades, habilidades y actitudes que yo pueda realizar con eficacia en el ámbito de una profesión, cuando los unimos, van a permitir que valoren si somos capaces de desempeñarnos y en qué nivel.

Si queréis, en cualquier momento podréis coger vuestra guía académica y veréis cómo ahí se incluyen cuáles son las competencias de la carrera, por asignatura y área temática... Lo podéis ir mirando porque son clave tanto para el empleo como para el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA