La ordenación del espacio marítimo y su incidencia sobre el turismo azul

Autor:M.ª Remedios Zamora Roselló
Cargo del Autor:Profesora Contratada Doctor Interina
Páginas:953-970
 
EXTRACTO GRATUITO
953
LA ORDENACIÓN DEL ESPACIO MARÍTIMO
Y SU INCIDENCIA SOBRE EL TURISMO AZUL1
M.ª Remedios Zamora Roselló
Profesora Contratada Doctor Interina
Facultad de Derecho
Universidad de Málaga
1. INTRODUCCIÓN
La aprobación en 2017 del Real Decreto por el que se establece un marco
para la ordenación del espacio marítimo supuso la transposición a nuestro país
de la Directiva comunitaria reguladora de esta materia. De esta forma, se abre
una nueva etapa para desarrollar una gestión adecuada y coherente de los
distintos usos y actividades que se desarrollan en este entorno.
A la vista de la política marítima comunitaria, y con especial atención al
desarrollo equilibrado y sostenible que se propugna desde el crecimiento azul,
corresponde analizar los desafíos que esta gestión va a presentar en el espacio
marítimo español. En este estudio vamos a centrarnos en el turismo azul (tu-
rismo marítimo y costero), como actividad clave para el desarrollo socioeco-
nómico de nuestro país y con gran tradición en buena parte del territorio.
La ordenación del espacio marítimo deberá decidir sobre las actividades y
usos que han de ser prioritarios, a la vista de una serie de objetivos y princi-
pios que analizaremos, y corresponde analizar cómo debería abordarse la
compatibilidad en las actuaciones sobre el espacio marítimo y qué papel deben
jugar las iniciativas turísticas a este respecto.
1 Elaborado en el marco del Proyecto de Investigación Ref. DER2017-86637-C3-2-P, fi-
nanciado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.
LOS DESAFÍOS DEL DERECHO PÚBLICO EN EL SIGLO XXI
954
2. POLÍTICA MARÍTIMA COMUNITARIA: ANTECEDENTES
La Unión Europea descubrió el medio marino a golpe de catástrofes am-
bientales, ya que desde las instituciones comunitarias no se había avanzado
más allá de la política pesquera y, en escasa medida, la perspectiva ambiental.
Cuando se comenzaron a suceder los accidentes de petroleros comenzó una
tímida reacción, centrada en el aspecto de la seguridad marítima, que fue
evolucionando hasta el desarrollo de una política marítima integrada.
Por tanto, nos encontramos con una política marítima que venía marcada
por unos antecedentes de parcelación del entorno marítimo y que era incapaz
de establecer unos criterios comunes para dar respuesta a las necesidades de
este espacio. En los últimos años estas deficiencias han tratado de solventarse,
si bien aún quedan escollos para la consecución de una auténtica política
marítima integrada.
Además de esta parcelación de las iniciativas marítimas, debemos destacar
la presencia de nuevos desafíos que están marcando las propuestas de la Unión
sobre esta materia. A los tradicionales temas de transporte y medio ambiente,
se han incorporado con fuerza desafíos en materia de seguridad de las perso-
nas y energía. En las crisis marítimas actuales los lugares de refugio ya no
han de estar a disposición de petroleros sin rumbo, sino de buques con refu-
giados que huyen de sus países. Y a la preocupación por la conservación y
recuperación de los recursos de mares y océanos, se ha sumado un interés
creciente por el aprovechamiento energético de todas las posibilidades que
ofrece el entorno marítimo; todo ello bajo el paraguas de la preocupación por
el cambio climático.
En definitiva, se suman nuevos retos a los ya existentes hace algo más de
una década, cuando formalmente inició su andadura la política marítima inte-
grada de la Unión Europea. Por tanto, corresponde reflexionar sobre la capa-
cidad de las iniciativas vigentes para hacer frente a un entorno marítimo cada
vez más complejo en su ordenación, y que ya no puede volver a la posición
secundaria que tradicionalmente ocupó.
Los dos grandes hitos que han marcado la política marítima comunitaria
han sido la Comunicación que presentó la Comisión Europea en 2007, que
concretó las líneas fundamentales de actuación; y la «Declaración de Li-
massol», que fijó la Agenda Marina y Marítima Europea, como instrumento
para el impulso a la competitividad y el empleo en el sector marítimo.
En este estudio vamos a centrarnos en la ordenación del espacio marítimo,
uno de los retos fijados por la Comisión desde los albores de la política ma-
rítima integrada y que toma como referencia la «hoja de ruta» adoptada en
2008, y la posterior Comunicación de 2010. Sin embargo, corresponde hacer
una referencia ineludible a la Directiva marco sobre la estrategia marina, cuya

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA