Principales novedades para los operadores de Banca Seguros en las propuestas de reforma de la legislación aseguradora

Autor:José María Muñoz Paredes
Cargo:Catedrático de Derecho Mercantil. Socio de Garrigues
Páginas:777-784
RESUMEN

Examen de las novedades previstas en las propuestas de reforma de la legislación española contractual y de supervisión, así como en la propuesta de nueva directiva de mediación (IMD 2), para los Operadores de Bancaseguros.ABSTRACT: Overview of the legal changes affecting Bancassurance intermediaries according to the drafts of new Insurance Contract and Supervision Laws and of the IMD 2.Pal... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Ver nota 1

Page 778

1. Introducción

La legislación aseguradora española parece aquejada por algún virus. Más que llamativo, es sorprendente el número de propuestas de reforma con el que contamos, cuales afectan a prácticamente todas las leyes que lo regulan.

Como se sabe, en los últimos meses se han presentado borradores de ante-proyecto de Ley de la de Contrato de Seguro y de la de Ordenación y Super-visión. Además, el Ministerio de Justicia ultima una propuesta de nuevo Código de comercio que incluiría, también reformada, la regulación contractual. Por si todo eso fuera poco, la Comisión Europea presentó un borrador de nueva Directiva de Mediación, que obligaría a adaptar la Ley de Mediación de Seguros y Reaseguros Privados.

Es pronto para saber qué pueda deparar el futuro a estas propuestas, pero conviene en todo caso que valoremos la incidencia que las mismas pueden tener para los mediadores en general y para los operadores de bancaseguros en particular. Ninguna de ellas, adelantémoslo ya, contiene una reforma estructural que afecte a la configuración que hoy tienen los distintos mediadores de seguros. Ni siquiera la Directiva comunitaria avanza en esa línea, a mi juicio más que necesaria, aunque sólo sea para corregir algunos excesos de la ley española, que en su empeño por clarificar el sector, creó demasiados compartimentos estancos donde la realidad demuestra que siempre hay fugas de agua. No es mi propósito hoy criticar la Ley de Mediación ni la aplicación práctica que de la misma viene haciendo la Dirección General de Seguros, por lo que paso sin más a comentar las novedades más relevantes de los textos proyectados.

2. Propuesta de Ley de Contrato de Seguro

El Consejo de Ministros aprobó con fecha 1 de abril de 2011 el Anteproyecto de Ley de Contrato de Seguro que la Dirección General del ramo había hecho público en junio del año anterior. Posteriormente, se sometió a Dictamen del Consejo de Estado, que lo emitió con fecha 30 de mayo. Al día de hoy parece claro que no dará tiempo a que se apruebe en esta legislatura, por lo que es difícil saber qué le deparará el más que probable cambio de gobierno. Por mi parte, como ya expuse en la presentación del número monográfico que la Revista Española de Seguros le dedicó2, el Anteproyecto no merece una

Page 779

valoración positiva, pues no dejar de ser la Ley de 1980 con ligeras modificaciones, algunas de las cuales superan ciertamente defectos conocidos de todos, pero introduce muchos otros que podían evitarse fácilmente. La Ley de 1980 es una buena Ley, que tiene pocos aspectos mejorables en su parte general, la cual está a la altura de las legislaciones comparadas más relevantes, y que sin embargo precisa de bastante desarrollo en la parte especial, dedicada a los singulares ramos. El anteproyecto no hace ninguna de las dos cosas: ni respeta la parte general, ni mejora la especial.

En lo que nos interesa, por afectar a la posición de los mediadores, hemos de citar en primer lugar el aumento, más aparente que real, de los derechos de los tomadores y asegurados y, en particular, de la información que ha de facilitárseles.

El artículo 8 del Anteproyecto lleva por título "Información previa al contrato de seguro" y dispone que:

  1. Con carácter previo a la contratación, el asegurador deberá entregar al tomador de seguro la información previa contenida en el anexo de esta ley, que deberá estar redactada de forma clara y precisa.

    Los extremos contenidos en el Anexo I del Anteproyecto son muchos y detallados, con lo que la información a facilitar será muy prolija, a lo que hemos de añadir la que ha de entregar ya el mediador por imperativo de la LMSRP. El Anteproyecto no coordina en absoluto ambas obligaciones de informar -que seguramente por excesivas dejen al tomador mal informado - ni tiene en cuenta que, en la mayoría de las ocasiones, será el mediador quien facilite esa información.

    La segunda cuestión relevante para la mediación del texto del Anteproyecto está en su artículo 22, que se titula "Intervención de mediador de seguros". Dice así:

    ...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA