El operador de banca-seguros en los criterios de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

Autor:Joaquín Ruiz Echauri - Rafael Fernández Benito
Cargo:Profesor de Derecho Privado en la Universidad Pontificia Comillas (ICADE). Socio de Hogan Lovells LLP - Asociado de Hogan Lovells LLP
Páginas:757-773
RESUMEN

El propósito de este estudio consiste en analizar la figura del Operador de bancaseguros dentro de nuestro ordenamiento jurídico desde su definición en nuestro mercado con la Ley 26/2006, de 17 de julio, de Mediación de Seguros y Reaseguros Privados, y, en especial, tras el importante crecimiento del uso de las redes de distribución de las entidades de crédito como canal para la mediación de... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 758

1. La figura del operador banca-seguros en nuestro sistema legal Concepto, clases y limitaciones

Fruto de un mercado donde el peso de la distribución de seguros en el canal bancario ha sido siempre determinante, el operador de banca-seguros (en adelante, "OBS") fue reconocido por vez primera en nuestro ordenamiento jurídico en la vigente Ley 26/2006, de 17 de julio, de Mediación de Seguros y Reaseguros Privados (en adelante, "LMSRP"), a fin de definir lo más correctamente posible el papel en la mediación de seguros de las redes de distribución de las entidades de crédito.

La intención del legislador no fue otra que la de dotar con una mayor transparencia a la mediación mediante este característico canal de distribución, gracias a la regulación de una serie de perfiles jurídicos que permitieran mejor su regulación, supervisión y desarrollo, de una forma más competitiva y ajustada al mercado. Y es que lo cierto es que las alianzas entre entidades bancarias y aseguradoras han ido aumentando exponencialmente en los últimos años en nuestro mercado, con fórmulas más o menos autóctonas, haciendo de las entidades financieras un vehículo óptimo para la venta de seguros de vida y paulatinamente, de seguros generales. De hecho, tras el compás de espera de la reorganización de nuestro Sec-

Page 759

tor Financiero, largamente abonada y presumiblemente concluida en una segunda oleada a lo largo de 2012, todo hace aventurar que ese papel vehicular se reordenará pero seguirá siendo preeminente en el mercado.

La clave del éxito del canal de bancaseguros radica en que la entidad de crédito, como asesor financiero más cercano y común para sus clientes, está capacitada para ofrecerles los productos de seguro que más se ajustan a sus necesidades, así como para aconsejarles sobre seguros de riesgo que vayan a precisar en operaciones de pura financiación (concesión de préstamos hipotecarios y personales, etc.). Además de lo anterior, el contratar vía una entidad financiera un producto de seguro simplifica las cosas para el consumidor de seguros, ya que la modalidad del cobro de la prima y el pago de la indemnización o reembolso de la prima, al ser la propia entidad de crédito la depositaria de las cantidades entregadas, se centraliza, dándose al consumidor gracias a una interlocución única con su asesor más conocido una mayor confianza e interés en el producto de seguro que se le está ofreciendo.

Desde un punto de vista legal, como es sabido la figura del OBS está regulada en el artículo 25 de la LMSRP, el cual la define como aquella entidad de crédito, o sociedad mercantil controlada o participada por ésta, que mediante la celebración de un contrato de agencia, con una o varias entidades aseguradoras, actúa como agente de mediación de seguros utilizando como canal la red de distribución de una entidad de crédito.

Asimismo, la LMSRP prevé una serie de requisitos para que se constituya la figura en sí, entre los que destaca la necesidad de inscribirse en el Registro administrativo especial de mediadores, corredores y de sus altos cargos1, de designar un órgano de dirección responsable de la mediación donde, al menos, la mitad de las personas que lo compongan, y, en todo caso, las personas que ejerzan la dirección técnica o puesto asimilado hayan acreditado una serie de requisitos de formación, conocimientos y aptitudes para el ejercicio de su trabajo, así como de impartir cursos de formación homologados por la DGSFP a las personas que forman parte de su red de distribución y que participen directamente en la mediación de los seguros, y a remitir con carácter periódico información estadístico-contable y del negocio al órgano supervisor.

En cuanto a su naturaleza jurídica, ésta queda sometida con carácter general al régimen dispuesto para los agentes de seguros. El artículo 25 de la LMSRP, en su párrafo cuarto, establece en ese sentido que "el operador de banca-seguros en el ejercicio de la actividad de mediación de seguros se someterá al régimen general de los

Page 760

agentes de seguros que se regula en la subsección I y se ajustará a lo regulado, respectivamente, en la subsección II o en la subsección III de esta Sección II, según ejerza como operador de banca-seguros exclusivo o como operador de banca-seguros vinculado?.

Por lo tanto, para definir su clase, nos debemos remitir al número de contratos de agencia de seguros celebrados con las entidades aseguradoras para determinar si se trata de un OBS exclusivo, o por el contrario, OBS vinculado lo que, con carácter general2, implicará que serán considerados como OBS exclusivos aquéllos que sólo tengan un contrato de agencia con una entidad aseguradora, mientras que los vinculados podrán suscribirlos con un varias. Es conocida, por cierto, la reticencia que tiene la DGSFP respecto al mantenimiento como OBS vinculados de tantos y tantos OBS que pertenecen a entidades financieras que se han ligado en exclusiva con socios aseguradores (al respecto, vid. curiosamente el Criterio 104/2007, que comentamos más adelante en este estudio), pero no es menos cierto que en todo acuerdo de bancaseguros hay siempre casos excepcionales dónde el socio bancario puede acudir a un proveedor de seguros distinto de su socio habitual -por no disponer éste de un producto concreto cuya oferta a un cliente, por ejemplo institucional, puede ser estratégico para el socio bancario, etc.-.

Por lo que respecta al concepto de red de distribución, tras la promulgación de la LMSRP, la DGSFP se ha pronunciado en numerables ocasiones, como por ejemplo, mediante la célebre nota emitida respecto de las cuestiones formuladas por parte de las Entidades aseguradoras en la jornada de mediación celebrada el 24 de julio de 2006. En ella se establece que dentro del concepto de red de distribución se incluyen las oficinas y agentes financieros, excluyendo las entidades participadas por la entidad financiera, y calificando a la banca telefónica e internet como medios de distribución3. Dentro de ese espíritu, con la entrada en vigor de la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible (en adelante, "LES"), el legislador aprovechó para aclarar el concepto de red de distribución de una entidad de crédito, que mediante el artículo 25.1, se define como aquel "conjunto de toda estructura de la organización de medios personales, oficinas operativas y agentes de la entidad de crédito, de acuerdo con lo previsto en la normativa de creación y régimen jurídico de las entidades de crédito. Hay que recordar que ya en el debate parlamentario del Proyecto de Ley que desembocó en la LMSRP no tuvieron éxito algunas propuestas para marcar un perímetro más estrecho a esa estructu-

Page 761

ra, forzando a que partes de la misma fueran meramente auxiliares -en el sentido del artículo 8 de la LMSRP- (vid. al respecto, la Enmienda 13 en el Congreso del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida, por ejemplo).

En cuanto a las limitaciones, destaca entre todas el último precepto del primer apartado del artículo 25 de la LMSRP, notoria y aún polémica en estos tiempos de concentración del sector financiero, y que dispone que "la entidad de crédito sólo podrá poner su red de distribución a disposición de un único operador de banca-seguros".

Para finalizar con estas referencias generales a la figura del OBS, su régimen legal recuerda que los OBS no podrán en ningún caso asumir la cobertura de riesgos ni la siniestralidad objeto del seguro, realizar actividades de mediación para mutuas y cooperativas a prima variable o a favor de entidades no autorizadas, utilizar denominaciones reservadas a las entidades de seguros y reaseguros o añadir recargos a los recibos de las primas, todo muy en línea con su carácter, al fin, de agentes de seguros.

Tampoco debemos olvidar, que con un carácter más general, el artículo 5.2 e) de la LMSRP establece que ningún mediador podrá imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro, así como la coacción a sus clientes en la mediación de los seguros conforme a lo estipulado en el artículo 55.2 j) LMSRP. Este hecho fue reiterado por la DGSFP mediante su Criterio de 14 de febrero de 2007 (ref. AG-319/2007)4, en la cual se recuerda que los OBS deberán respetar en todo caso, la libertad de aseguramiento de los tomadores/asegurados del seguro.

2. El operador de banca-seguros bajo el punto de vista y criterios de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

Es conocida la opción adoptada tras la entrada en vigor de la LMSRP, por medio de la cual la DGSFP optó por afrontar las (por otra parte numerosas) consultas por parte de las entidades aseguradoras y mediadores respecto al nuevo texto legal vía resolución de las mismas por Criterios del Servicio de Mediadores, sin que se hiciera un esfuerzo reglamentario al mismo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA