Algunas omisiones en los estudios sobre la transición política española (1976-1977)

Autor:Excmo. Sr. D. Aurelio Menéndez Menéndez
Páginas:277-285
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 279

  1. Me permitirán que empiece mi ponencia, bastante alejada del Derecho Mercantil, con una cita de Joaquín GARRIGUES. En 1982, el último año de su vida, D. Joaquín publicó, con el pseudónimo del gran estudioso del Derecho bursátil JOSÉ DE LA VEGA, un libro de poemas bajo el título "Algunas semipoesías" en el que terminó por confesar -y esta es la razón de la cita- que ese "folleto" -como él lo llamó- era en cierto modo "un antídoto o anticuerpo del derecho mercantil, cuya aridez es bien conocida". No veo nada claro el símil del "antídoto o anticuerpo", aunque la argumentación de GARRIGUES me parece "aceptable como reconocimiento de lo que la poesía significa para los juristas". Debo añadir que yo mismo, con la experta compañía de Antonio PAU, no he dejado de publicar un libro de poemas, no como poeta, que estoy muy lejos de serlo, sino como compilador de "sesenta poemas españoles" que nos pareció a PAU y a mi que podían distinguirse.

    Pero si he traído la cita de D. Joaquín a colación no ha sido ciertamente para cubrir con su autoridad mi ensayo, alejado del Derecho Mercantil, sino por mi propósito de señalar algunas omisiones en los abundantes estudios y artículos publicados sobre nuestra transición política. Por otro lado en la alusión a las referidas omisiones me limito a algunos puntos que pueden tener cierto interés para juristas e historiadores. Se refieren a la legalización del partido comunista, a la Ley para la reforma política y especialmente a la llamada Comisión de Competencia Legislativa.

    Termino estas palabras de introducción aclarando que a todo ello me refiero amparado por mi condición de ex-Ministro del Segundo Gobierno de la Monarquía, Primero del Presidente SUÁREZ (1976-1977), del que se ha podido decir recientemente por SÁNCHEZ-TERÁN -creo que con algún fundamento- que "Nunca en la Historia de España se ha hecho tanto y, tan significativo, en tan poco tiempo". ("La Transición. Síntesis y claves". Barcelona 2008 pág. 258). Tiempo que se extiende a menos de 12 meses, concretamente desde el 8 de julio de 1976 en que tomó posesión ese Gobierno hasta el 15 de junio de 1977 en que se celebraron las elecciones generales.

  2. Me refiero en primer lugar a la "legalización del partido comunista". Es mucho lo que se ha escrito sobre el tema, pero con frecuencia se silencia o se tergiversa la primera tentativa del entonces Secretario General del Partido comunista Santiago

    Page 280

    CARRILLO para alcanzar la legalización del partido. En ella anduve metido hasta que la gestión de esa legalización cambió de rumbo. El 25 de agosto de 1976 vino a verme al despacho del Ministerio, Teodulfo LAGUNERO, hombre perteneciente al partido comunista, gran amigo desde los días de nuestras Oposiciones a Cátedras de Derecho de Escuelas de Comercio, y amigo personal muy cualificado de Santiago CARRILLO. Esta doble amistad explica ese primer encuentro con LAGUNERO porque parece que en aquel entonces el Secretario General del Partido Comunista no conocía a ninguna otra persona distinta de LAGUNERO que pudiera conectar con un Ministro del Gobierno.

    Teodulfo LAGUNERO comenzó diciéndome que venía a verme por encargo de Santiago CARRILLO. En las no muy abundantes noticias sobre mi encuentro con LAGUNERO, se dice que vino a verme para pedirme que el Gobierno expidiera el pasaporte español para CARRILLO. Es cierto. Pero no lo es menos que LAGUNERO, por encargo de CARRILLO, me habló fundamentalmente de dos cuestiones bien distintas. Por un lado la oposición radical del partido a la subida de las tasas académicas, cuestión a la que le contesté, en atención a la procedencia social de la mayoría del alumnado universitario de entonces que esa cuestión tenía un mayor sentido si se planteara, no desde la izquierda, sino desde la derecha, pues -como luego se pudo ver- las becas para el pago de la tasa académica solo fueron solicitadas por un número de aspirantes que solamente cubría una cifra de ayudas considerablemente inferior a la cantidad prevista para estos fines. Por otro lado LAGUNERO me planteó la cuestión de mayor relieve, la legalización inmediata del partido comunista.

    En esta segunda cuestión no tuve tampoco...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA