Olóriz, Hermilio de. Resumen histórico del Antiguo Reino de Navarra; Fundamento y defensa de los fueros; La cuestión foral. Reseña de los principales acontecimientos ocurridos desde mayo de 1893 a julio de 1894. Edición de José Luis Nieva Zardoya. Donostia-San Sebastián, Fundación para el Estudio del Derecho Histórico y Autonómico de Vasconia, 2009, 368 p. (Textos Jurídicos de Vasconia. Navarra; 1)

Autor:Pilar Arregui Zamorano
Páginas:924-929
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 924

La Fundación para el estudio del derecho histórico y autonómico de Vasconia ha iniciado, dentro de su colección Textos jurídicos de Vasconia, una línea dedicada a los textos jurídicos navarros, y la edición de estas tres obras de hermilio de olóriz y azparren, cantor de la patria navarra, inauguran esta serie.

Page 925

Y, en mi opinión, nadie está mejor capacitado que José luis nieva zardoya para llevar a cabo la edición de dichas obras. Este doctor en historia se ha revelado como uno de los mejores conocedores de la cultura navarra a lo largo del siglo XIX, en general, y del movimiento euskaro finisecular, en particular [La idea euskara de Navarra (1998), Asociación Euskara y la lengua (2000) y «liberalismo, fuerismo y nacionalismo vasco», en Los liberales. Fuerismo y liberalismo en el País Vasco (2002), y Navarra: memoria política e identidad (2004, en coautoría con J. M. Sánchez-prieto), principalmente]. Por ello, dentro de su línea de investigación, cobra especial sentido editar las obras de olóriz, por ser un personaje a quién conoce muy bien («olóriz, cronista y poeta navarro: «¡Viva Gamazo!», en La Gamazada. Ocho estudios para un centenario, pamplona, 1995).

La presente edición se abre con un breve, pero ilustrativo, estudio introductorio (del que se ofrece una versión en castellano y otra en vasco) titulado: « la historia como derecho: hermilio de olóriz (1854-1919)», en el que nos presenta al autor y a su obra (pp. 7-32 y 33-58). Desde las primeras líneas, se nos muestra a un olóriz (patriota navarro -al decir de arturo campión-), comprometido con la causa navarra. Casi el primer dato que se nos ofrece se remonta a 1877, fecha en la que, junto con una docena de personas, entre las que se encontraban iturralde y suit y campión, funda la academia etnográfica de navarra, que pasaría, días después, a denominarse asociación euskera navarra. Si bien J. L. Nieva no se detiene en ella por haberlo hecho en otros momentos, entiendo que repasar sucintamente los que podríamos considerar como principios ideológicos de esta asociación (con fuerte influjo en los intelectuales navarros de finales del ochocientos), nos ayudará a conocer mejor el pensamiento de este pamplonés, pensamiento que se desglosa en estas páginas introductorias.

Navarra posee una personalidad histórica, política y jurídica propia. Esa personalidad encuentra en su régimen foral y en la idea de pacto inherente a él, su expresión más acabada. Dicho régimen foral fue vulnerado por la ley paccionada de 1841, por lo que se reivindica el retorno a la situación anterior a ella, y todo ello, desde la comprensión de una navarra que, como parte integrante del pueblo euskaro, ha de hermanarse con las provincias vascongadas (hermanas de raza), para conseguir de españa el respeto de sus fueros y, en consecuencia, el retorno a su condición de reino, tal y como lo fue entre 1512 y 1841. J. L. Nieva, por este motivo, subraya el fuerismo de olóriz y su vinculación con el nacionalismo sabiniano: «al fin y al cabo, el nacionalismo de sabino arana no sería sino el último paso del fuerismo, el eslabón final de una cadena de reivindicaciones de lo propio, cuyo engarce sería impensable sin el fuerismo de olóriz, su penúltimo soporte» (p. 10 y 36). En su opinión (lo dejó escrito años ante) olóriz «es un personaje más interpretado y juzgado que realmente conocido y a quien se tiende a dejar en un segundo plano en el trío que formaría junto a iturralde y campión como predece- sores del nacionalismo vasco». En esta tesitura, el escenario propiciado por la Gamazada, dio alas a las esperanzas de este poeta navarro, que vio gozoso despertar a su pueblo y, olvidándose de sus seculares diferencias, luchar unido contra el enemigo común, la españa ingrata. Su actividad en esos días nos habla de su compromiso y de la íntima convicción que alberga de encontrarse en una encrucijada propicia: «pues si el Gobierno ha roto la ley del 41, navarra puede dar por rescindida esa ley y tendrá derecho á gozar de los Fueros consignados en el pacto de 1512» (Cartilla Foral). El fin de la Gamazada le devuelve a la realidad. Una vez cesado el ministro Gamazo, y relegado su proyecto de ley de presupuestos, navarra vuelve a dormirse. De aquellos acontecimientos, luces de bengala, que propiciaron la explosión fuerista, sólo quedan el dolor de la frustración y una abandonada súplica: «por eso, Madre querida,/ a Vos desolado llego,/ porque sé que todo ruego/ encuentra en Vos acogida;/ y mi patria amor

Page 926

buscó,/...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA