Observaciones, desde el punto de vista criminológico, del concepto de trata de personas

Autor:César Herrero Herrero
Cargo del Autor:Doctor en Derecho, Graduado Superior en Criminología, Licenciado en Ciencias Policiales y de Seguridad. Facultativo Jurista del M. D. I. (Jubilado) Profesor de Derecho Penal y de Criminología
Páginas:349-357
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO VEINTE
OBSERVACIONES, DESDE EL PUNTO
DE VISTA CRIMINOLÓGICO, DEL CONCEPTO
DE TRATA DE PERSONAS
A. REFLEXIONES INTRODUCTORIAS
¿La definición de trata de personas, que se acaba de ofre-
cer en el apartado precedente, básicamente de índole jurídi-
ca, puede considerarse aceptable desde una perspectiva cri-
minológica?
Con otras plabras: En esa definición, ¿se hace referencia, de
forma suficiente, a valores, bienes o intereses relevantes, o muy
relevantes, para la comunidad y sus miembros, de tal forma que
su trascendencia obligue a poner en marcha un proceso de crimi-
nalización? ¿Proceso de criminalización destinado a hacer
frente a los ataques, agresiones o lesiones importantes dirigi-
dos contra tales bienes, valores, intereses, mediamte la presen-
cia eficaz de las adecuadas leyes penales, aunque evitando, en
todo caso, la emergencia de delitos artificiales y delincuen-
tes de la misma índole?
No hay duda de que estamos, aquí, en el ámbito de la llama-
da trata de seres humanos, ante valores, bienes o intereses de
especialísima relevancia para la comunidad y, por supuesto,
para el ser humano en cuento tal. Estamos, sin duda, ante valo-
res y bienes que dicen relación directa con la vertiente ontoló-
gico-específica del ser humano y que, por ello, son base de su
dignidad. Contra aquélla y contra ésta actúa la trata de perso-
nas. La trata de seres humanos priva a éstos de su libertad de
iniciativa y decisión y, por ello, de la posibilidad de realizarse
como personas libres, sin producir daño a terceros, y de acuer-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA