Obituario a Francisco Bueno Arús

Autor:Borja Mapelli Caffarena
Cargo:Catedrático de Derecho Penal. Universidad de Sevilla
Páginas:347-350
RESUMEN

Hace sólo unos días Carlos García Valdés me llamaba por teléfono para decirme que Francisco Buenos Arús había fallecido. Me adelantaba también su firme resolución de iniciar los correspondientes contactos (...)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 347

Hace sólo unos días Carlos García Valdés me llamaba por teléfono para decirme que Francisco Buenos Arús había fallecido. Me adelantaba también su firme resolución de iniciar los correspondientes contactos con los amigos, compañeros y discípulos para hacer un merecido libro homenaje a quien ha sido uno de los máximos representantes del penitenciarismo español del s. XX. Nadie en nuestro país está revestido de tanta autoridad y legitimación como García Valdés para asumir ese proyecto, al que me sumé, apenas me lo dijo. Nadie como él sabe lo que Buenos Arús ha significado en la reciente historia de las prisiones.

Buenos Arús era un humanista, poco amigo de los dogmas. Esta actitud vital le caracterizó como intelectual inquieto, prolífico y, siempre, sugerente. Compatibilizó sus ideas con un profundo respeto por el Derecho. En el acto de despedida de su Universidad –la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE)– en el año 2008, reconocía como máxima que los juristas debemos ser auténticos y leales a nuestra profesión, alejados de la tentación de contagiar la aplicación del Derecho con criterios políticos.

Desde sus comienzos en el ejercicio profesional mostró un interés por poner todos sus recursos intelectuales al servicio de quienes sufrían el Derecho por su condición de penados. Los privados de libertad y los abusos a los que pueden ser sometidos en el silencio y la oscuridad de las prisiones constituyó para Bueno Arús un compromiso que no iba a abandonar en ningún momento. Apenas tomó posesión de su plaza como Letrado del Ministerio de Justicia en el año 1961 se incorpora al Consejo Asesor de la Revista de Estudios Penitenciarios. Poco tiempo después (nº

Page 348

155. Dic. 1961) aparece publicado lo que, sin duda, es uno de sus primeros trabajos. Se trataba de unas notas sobre la Ley de Bases de 23 de Diciembre de 1961, que, a su vez, introducía mejoras técnicas a un Código que empezaba a mostrar carencias de adaptación a la recién inaugurada década de los sesenta.

Pero la personalidad de Bueno Arús se iba a reflejar mejor en su segunda publicación en la misma Revista, apenas dos números después aparece un artículo sobre “Los malos tratos a los reclusos”. Elegir ese tema, en plena dictadura, siendo Letrado del Ministerio de Justicia y formando parte del Consejo Asesor de la Revista de Estudios Penitenciarios –una Revista que recibían obligatoriamente todos los funcionarios de prisiones porque el precio de la suscripción se le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA