Nuevos yacimientos de empleo en trabajo social: la intervención en violencia filio-parental

Autor:Ángeles Lechuga Ruíz
Páginas:228-253
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 228

ÁNGELES LECHUGA RUIZ369

RESUMEN: Desde la disciplina del Trabajo Social, es una labor constante la de mantenerse en alerta a los cambios sociales y familiares que se producen, para que situaciones como la violencia filio-parental lleguen a identificarse como una necesidad de imperioso abordaje, teniendo en cuenta además, el conocimiento del mercado laboral y la normativa referente a políticas sociales, como ejes fundamentales que pivotan para encontrar alternativas referidas a actividades económicas y laborales. A lo largo de este capítulo, se hace referencia: I. Introducción; II. Nuevos yacimientos de empleo en Trabajo Social; III. Un nuevo yacimiento de empleo, antecedentes y bases teóricas del programa Hera; IV. El inicio del programa Hera, conflictividad en familias con adolescentes, tratando el conflicto desde la familia; V. Aportación del y para el Trabajo Social, especial incidencia en el Trabajo Social Familiar.

Introducción

Encontrar nuevos yacimientos de empleo en Trabajo Social, significa detectar actividades laborales que atiendan las necesidades sociales insatisfechas. Dicho de otro modo y en el mismo orden, significa conocer el mercado laboral, nuestro perfil profesional así como, los cambios sociales y tecnológicos, que generan demandas que necesitan ser cubiertas. Esta es la base del trabajo que presentamos, para lo que fue necesario articular información referente a las diferentes esferas mencionadas, de forma coherente y adaptada a nuestro principal objetivo del momento; encontrar la manera de abordar una problemática social tan preocupante como compleja.

Page 229

Desde esta generalidad, compartimos una experiencia profesional que partió de los cambios observados en contextos familiares, un análisis aproximado sobre los datos relacionados con la violencia ascendente, a la par que se elaboraron y forjaron ideas para posteriormente convertirlas en un programa de intervención.

Esta experiencia no hubiese sido posible de no haber prestado atención al mercado laboral, que nos permitió encontrar la forma de dar respuesta a nuevas necesidades a la vez que se generaba empleo y, como no a nuestro perfil profesional, siendo conscientes de las aportaciones y las carencias formativas que vamos supliendo a lo largo del tiempo.

Sabemos que la preocupación por el fenómeno de la violencia filio-parental en las dos últimas décadas, ha generado la puesta en marcha de servicios y recursos370en diferentes puntos de España, con finalidades dirigidas a profundizar en su conocimiento, y hacer frente a esta problemática. En esta línea, la Asociación Imeris371apuesta por la desjudicialización de la violencia filio-parental, siendo pionera en la lucha para conseguir este reto, poniendo en marcha el programa HERA. Conflictividad en familias con adolescentes, tratando el conflicto desde la familia.

Detrás de este programa, encontramos el trabajo de un equipo interdisciplinar de profesionales, caracterizado por su interés en ampliar formación especializada en la materia, actuar desde la prevención, mejorar la eficacia de las intervenciones, la búsqueda constante de nuevos recursos e ideas que puedan resultar útiles, bien para mantener el trabajo que se realiza, o ampliar las formas de emplearse en beneficio de la persona, la familia o la comunidad, en definitiva por su buen hacer. Todo un cometido, laborioso y complejo, en el que la disciplina de Trabajo Social, con su trayectoria y experiencia en el trabajo con familias, con grupos y con la comunidad, ha contribuido de forma notable tanto desde la prevención primaria como secundaria y terciaria.

Transmito así una visión positiva de la labor que se realiza desde el tercer sector, de los contextos que generan empleo, para centrarme en una experiencia que en breve cumplirá, con resultados muy satisfactorios, su quinto aniversario.

A lo largo de este capítulo, se expone cómo es posible conocer la realidad, cuestionarse e interpretar los cambios que se producen en la sociedad, valerse de la creatividad para crear o transformar recursos que den respuesta a necesidades surgidas, mantener una información actualizada sobre las políticas sociales372y, de como estas se relacionan con los cambios que observamos, estudiar la viabilidad de nuestras ideas para que éstas se conviertan en programas o proyectos, para finalmente indagar las posibilidades de financiación o co-financiación, ya sea a través de convocatorias públicas desde las diferentes administraciones o desde entidades privadas.

Page 230

Nuevos yacimientos de empleo en trabajo social

Si pensamos en la crisis que hemos vivido y de la que aún podemos tener serias dudas sobre la recuperación, rápidamente y cómo es natural, nos viene al pensamiento, aspectos como el aumento desproporcionado del paro durante varios años continuados, las personas que han trasladado o que trasladan su residencia en busca de empleo o, incluso que emigran a otro país en busca de oportunidades. Si nos encontramos desempleados o queremos mejorar nuestro empleo, es probable que pensemos en los obstáculos que vamos a encontrar, guiados por lo que escuchamos o nos dicen y, otras veces por nuestra propia experiencia.

Ante esto, es indispensable, valorar y reconocer nuestra capacidad para tener en cuenta los obstáculos de forma constructiva, tanto los que forman parte de nosotros y que por lo tanto, podemos hacer algo para franquearlos, como aquellos otros externos con los que tendremos que lidiar. Actitud que será la base crucial en nuestra labor para conocer, provocar o activar yacimientos de empleo.

Desde la disciplina del Trabajo Social podríamos hablar largo y tendido sobre problemas sociales, la exclusión e inclusión social, sobre las situaciones y necesidades de personas, familias, grupos o comunidades. Las políticas sociales nos hablan de ello, y hemos de tenerlo en cuenta, sin olvidarnos que la finalidad última del Trabajo Social, es la transformación de la realidad social, dirigida hacia la consecución del bienestar y la calidad de vida de las personas.

Desde estas políticas se mantienen y se generan recursos para atender la diversidad de necesidades sociales, ya sea desde las administraciones públicas o desde organismos y entidades sociales. De esta forma, como profesionales del Trabajo Social, podemos desempeñar nuestra labor tanto en el ámbito público como en el privado en toda su extensión, sin poder obviar la normativa existente, las reformas legislativas y todas las actualizaciones al respecto.

La todavía reciente Ley 9/2016 de 27 de diciembre de servicios sociales de Andalucía373, señala que el Sistema Público de Servicios Sociales, se configura por la acción cooperativa entre la ciudadanía, los agentes económicos y sociales y las instituciones. Con esta Ley se actualiza el régimen jurídico de servicios sociales creado por la anterior Ley 2/1988 de 4 de abril, teniendo en cuenta la nueva redacción del Estatuto de Autonomía, adaptándose a la evolución de la sociedad y atendiendo a las nuevas exigencias que se imponen ante la aparición de nuevas necesidades sociales374.

En su artículo 24, esta nueva Ley establece que el Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía es el conjunto de servicios, recursos y prestaciones de las Administraciones Públicas de Andalucía, orientados a garantizar el derecho de todas las personas en Andalucía a la protección social, la promoción social y la prevención, en los términos recogidos en el Estatuto de Autonomía para Andalucía y en el resto de la normativa vigente en la materia. Señala que el conjunto de servicios, recursos y

Page 231

prestaciones estará integrado por los ofrecidos desde la Consejería competente en materia de servicios sociales, los ofrecidos por las Entidades Locales o sus entes instrumentales y, aquellos que siendo de titularidad privada, ofrecen sus servicios a la ciudadanía bajo cualquier forma de contrato con la Administración de la Junta de Andalucía, con las entidades locales o con cualquiera de sus entres instrumentales.

La Ley deja al desarrollo reglamentario varios aspectos esenciales para su implantación, tales como el Catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales375, el

Plan Estratégico de Servicios Sociales376desde el que se deberá programar las prestaciones, servicios, programas y otras actuaciones necesarias para cumplir los objetivos del Sistema Público de Servicios Sociales de Andalucía, o el Concierto Social377, como instrumento utilizado para la prestación de servicios sociales de responsabilidad pública a través de entidades, cuya financiación, acceso y control sean públicos, dando prioridad a las entidades de iniciativa social que cumplen con las condiciones establecidas, pudiéndose concertar con entidades privadas sin ánimo de lucro. En relación a este aspecto, en su artículo 3, define las entidades con ánimo de lucro, las entidades de iniciativa social, las organizaciones de ayuda mutua...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA