Nuevos modelos de negocio y sus implicaciones jurídicas

Autor:Francisco Uría Fernández/Álvaro Requeijo Torcal
Cargo:KPMG Abogados
Páginas:19-36
 
EXTRACTO GRATUITO
19
INSURTECH: Retos y desafíos de cara a la nueva distribución y contratación de seguros
R.E.S. 2017, 169
2. NUEVOS MODELOS DE NEGOCIO Y SUS IMPLICACIONES JURÍDICAS
2.1 Aseguramiento peer to peer: Posibles problemas de mediación
La economía colaborativa es una de las principales vertientes de los nuevos
modelos de negocio que conforman la realidad Insurtech. En términos genera-
les, el mínimo común múltiplo de todos los servicios colaborativos es la mayor
participación de los propios usuarios en la prestación de los referidos servicios,
ello al objeto de abaratar los costes finales que se repercuten al cliente o consu-
midor final.
Estos son los servicios comúnmente denominados mediante la expresión anglo-
sajona “peer to peer” o “P2P”, cuya traducción al español sería “red de pares” y cuya
esencia consiste, como su propio nombre indica, en la organización entre iguales.
Este concepto, trasladado al sector de los seguros, ha originado la aparición
de los seguros P2P. Estos nuevos modelos de negocio utilizan las redes sociales
para formar grupos de personas, en este caso asegurados, que contratan un mis-
mo tipo de seguro. Así, el conjunto organizado de asegurados que cuentan con
perfil de riesgo similar, acuerdan compartir la prima de su seguro al objeto de
optimizar el importe de la misma.
Si bien este tipo de operativa está teniendo mucho éxito entre los asegura-
dos, en función de cómo se estructure jurídicamente el modelo de negocio la
comercialización de los seguros podría, en su caso, infringir determinado tipo
de normas establecidas para la mediación.
Por ejemplo, una de las secuencias de comercialización de seguros P2P más
típicas es aquella en la que se constituye una entidad que actúa como “interme-
diario” entre la aseguradora y el tomador. Dicha entidad se dedica a agrupar
tomadores con el mismo tipo de seguro y destina una parte de su prima a crear
una reserva común contra la cual se cargarán los pagos de las indemnizaciones
de menor importe.
De esta forma sólo aquellas reclamaciones que superen el importe de la re-
serva dotada por la entidad “intermediaria”, son cubiertas por parte de la asegu-
radora con las consecuencias que ello supone para el recálculo de las primas de
los tomadores, pero todas las que puedan pagarse con cargo a la referida reserva
no tendrían ningún impacto en la póliza contratada con la aseguradora.
Este sistema, como adelantábamos, puede plantear problemas jurídicos en
lo que al modelo de distribución se refiere. La particularidad de este caso radica
en la labor de la entidad “intermediaria”, que puede superar los límites propios
de la intermediación en sentido estricto, porque no solo gestiona colectivamen-
te la contratación de las pólizas con vistas a obtener de la aseguradora mejores
condiciones frente a las que se obtendrían si se negociasen las contrataciones de
forma individual, sino que puede intervenir indirectamente en la delimitación
y en la cobertura del riesgo.
Francisco Uría Fernández y Álvaro Requeijo Torcal
20
R.E.S. 2017, 169
Cabe por tanto preguntarse ¿cuál es el papel que juega este tipo de empresas
Insurtech frente a la aseguradora?
2.1.1. La figura del tomador impropio y del tomador por cuenta ajena
Podría darse el caso de que la empresa Insurtech ocupase en la relación con-
tractual con la aseguradora el rol de tomador de una póliza colectiva que poste-
riormente facilita las pólizas individualizadas, lo que se asemeja a la figura del
suscriptor, habitual en el derecho anglosajón.
En este caso, la empresa Insurtech tendría la consideración de tomador impro-
pio, titular de la póliza colectiva; y, paralelamente, cada asegurado final sería
también tomador titular de su póliza individual, teniendo ambos los mismos
derechos y obligaciones reconocidas por ley. Esta labor se complica si, como
puede suceder en estos modelos de negocio:
a. La entidad informa a los potenciales asegurados de los precios de las
primas y les indica el número de teléfono de la aseguradora a la que
tienen que dirigirse para tramitar el alta y contratar la póliza; o
b. La entidad “intermediaria” de seguros peer to peer comunica a las ase-
guradoras datos de determinados asegurados informando que van a
tramitar el alta; o
c. Las aseguradoras contactan con la empresa Insurtech para confirmar la
contratación de determinados asegurados; o
d. La información de las contrataciones y renovaciones las dirige la ase-
guradora directamente a los asegurados.
En estos casos se corre el riesgo de que, desde la perspectiva de la DGSFP, la
actividad de la empresa Insurtech tenga la consideración de mediación de seguros.
La actividad mercantil de mediación en seguros, sus condiciones y requisitos
tienen su regulación en la LMSRP.
En cuanto a la valoración concreta del concepto de mediador, es el artículo
2 LMSRP el encargado de establecer qué intermediaciones encajan en tal des-
cripción, definiéndolo como ‘’aquellas actividades consistentes en la presentación,
propuesta o realización de trabajos previos a la celebración de un contrato de seguro o
de reaseguro, o de celebración de estos contratos, así como la asistencia en la gestión y
ejecución de dichos contratos, en particular en caso de siniestro’’.
Esta amplitud del concepto de mediación, desde luego, daría cabida a la
actividad de la entidad “intermediaria” de seguros P2P descrita ut supra, sobre
todo, incardinada en las actividades de presentación, propuesta y realización de
trabajos previos a la celebración del contrato de seguro.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA