Novedades tributarias en la Ley de Presupuestos Generales del Estado 2011 y otras normas de desarrollo

Autor:Marín Lama, Carlos - Valdivia Martín, Antonio
Cargo del Autor:Abogado. Profesor - Abogado y Economista
RESUMEN

3.1. Introducción. 3.2. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. 3.2.1. Porcentajes de reducción aplicables a determinados rendimientos del trabajo. 3.2.2 Rendimientos del capital mobiliario. 3.2.3 Rendimientos del capital inmobiliario. 3.2.4 Rendimientos de actividades económicas. 3.2.5. Coeficientes de actualización del valor de adquisición. 3.2.6. Retribuciones en especie. 3.2.7. Reducción por obtención de rendimientos del trabajo y de determinados rendimientos de actividades económicas. 3.2.8. Mínimo personal y familiar. 3.2.9. Tarifa del Impuesto. 3.2.10. Deducción por inversión vivienda habitual. 3.2.11. Deducción por alquiler de la vivienda habitual. 3.2.12. Supresión de la deducción... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
3.1. Introducción

Si tuviéramos que empezar por alguna de las normas clásicas en materia de medidas fiscales, no hay duda que la primera sería la Ley 39/2010, de 22 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011 (en adelante, LPGE). A diferencia de los últimos años, en la que la LPGE incluye únicamente las disposiciones de vigencia anual a las que se remiten las Leyes sustantivas de los diferentes tributos, para este año 2011, al igual que ya se hizo para el año 2010, la LPGE si que recoge una serie de medidas y cambios fiscales de cierta transcendencia y a la que nos enfrentaremos en mayor o menor medida todos los contribuyentes. Estos cambios afectan fundamentalmente al IRPF y al Impuesto sobre Sociedades, sin olvidarnos del IVA y del ITP y AJD.

Efectivamente, además de aquellas propias o habituales de una Ley de Presupuestos, se han incorporado otras medidas con bastante trascendencia tributaria, como pueden ser, la elevación de los tipos en el IRPF para las rentas más altas, la fijación del límite de 300.000 euros para la aplicación de la reducción del 40% en rentas irregulares, también en el IRPF, y las nuevas reglas de tributación de los socios de las SICAV, estas últimas aplicables desde el 23 de septiembre de 2010.

La particular tramitación parlamentaria de esta Ley de Presupuestos, y, más en concreto, la devolución al Congreso del texto enviado al Senado por no haberlo aprobado, ha provocado que alguna de las disposiciones del texto definitivo sean contrarias a las contenidas en el Real Decreto-ley 13/2010, aprobado unos días antes. Esta discrepancia técnico-legislativa se ha corregido con la publicación, al día siguiente de la publicación de la Ley de Presupuestos, de un nuevo Real Decreto-ley, el 14/2010, derogando los artículos de la Ley de Presupuestos que estaban en conflicto con los del Real Decreto-ley 13/2010.

El escenario legislativo se completa con la aparición el 30 de diciembre, una semana después de la publicación de la Ley de Presupuestos, de la Ley 40/2010, de almacenamiento geológico de dióxido de carbono, en la que en dos de sus Disposiciones finales se vuelve a aprobar, con la misma redacción, las modificaciones contempladas en la Ley de Presupuestos respecto de la tributación de los socios de las SICAV.

Entre los cambios y novedades significativas en el IRPF, podemos destacar la subida de los tipos para tramos altos de renta, el recorte en la deducción por vivienda habitual para 2011, la limitación a 300.000 euros del importe reducible por irregularidad de los rendimientos del trabajo, o el establecimiento de límites iguales para la deducción por alquiler que para la deducción por adquisición de vivienda. También la reducción para el propietario que alquila vivienda se sube del 50 al 60%, reduciéndose la edad del inquilino de 35 a 30 años para que el propietario pueda no imputar ningún rendimiento por el arrendamiento.

La LPGE también actualiza los coeficientes correctores del valor de adquisición en los supuestos de transmisiones de bienes inmuebles, y regula el mantenimiento para 2011 de los mismos importes de las reducciones por trabajo personal y determinados rendimientos de actividades económicas y de los mínimos personales y familiares. Se repite para 2011 el régimen de compensación por el cambio de normativa en 2006 para los contribuyentes que adquirieron su vivienda habitual antes del 20 de enero de 2006 y para los perceptores de determinados rendimientos del capital mobiliario con período de generación superior a dos años en 2008 respecto a los establecidos en la normativa del IRPF vigente hasta 31 de diciembre de 2006.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el Real Decreto-ley 13/2010, de 3 de diciembre, de actuaciones en el ámbito fiscal para fomentar la inversión y la creación de empleo, establece una serie de medidas en el Impuesto sobre Sociedades, entere las cuales una de ellas es directamente aplicable en el IRPF. Así, con efectos desde el 1-1-2011, los contribuyentes del IRPF en estimación directa podrán aplicar la libertad de amortización prevista en la Ley del Impuesto sobre Sociedades para los elementos nuevos del activo material fijo.

También debemos destacar, como consecuencia de todos estos cambios introducidos por la Ley de Presupuestos Generales y otras normas de interés, el Real Decreto 1788/2010, de 30 de diciembre, por el que se modifican los Reglamentos de los Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, sobre Sociedades y sobre la Renta de no Residentes en materia de rentas en especie (cheque transporte), deducción por inversión en vivienda y pagos a cuenta.

Todo ello acompañado con las medidas aprobadas por las Comunidades Autonómicas en materia de tributos cedidos, así como la Orden de Módulos en el IRPF para el 2011.

Por otro lado, en lo que se refiere al Impuesto sobre Sociedades, en la LPGE se actualizan los coeficientes correctores aplicables en la transmisión de activos inmobiliarios y se regula la forma de cálculo de los pagos fraccionados del Impuesto en 2011 en los mismos términos que en años anteriores.

Hay que recordar también la aprobación, además de la LPGE, del Real Decreto-ley 13/2010 de 3 de diciembre, de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras para fomentar la inversión y la creación de empleo, y otras normas que poco o nada tienen que ver con el ámbito tributario, como la Ley 40/2010, de 29 de diciembre, de almacenamiento geológico de dióxido de carbono o el Real Decreto-Ley 14/2010, de 23 de diciembre de 2010, por el que se establecen medidas urgentes para la corrección del déficit tarifario del sector eléctrico.

La mayoría las modificaciones que afectan al Impuesto sobre Sociedades se orientan a la reducción de la carga impositiva que soportan las entidades. En esta línea se enmarcarían las novedades introducidas en el régimen de entidades de reducida dimensión como la elevación del umbral del importe neto de la cifra de negocios que permite la aplicación del régimen que pasa de 8 a 10 millones de euros, o la ampliación del tramo de la base imponible sobre el que se aplica el tipo impositivo reducido para este tipo de empresas que pasa de 120.202 a 300.000 euros. Sin duda, otra de las novedades...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA