Nota preliminar

Autor:Miguel Ángel Ruiz López
Páginas:23-24
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 23

La presente tesis doctoral, titulada «La potestad de desahucio administrativo» y dirigida por el Profesor Doctor Don Juan Ramón Fernández Torres, fue defendida en sesión académica celebrada el pasado 4 de marzo de 2011 en el salón «Eduardo García de Enterría» de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid ante un Tribunal integrado por los Catedráticos de Derecho Administrativo Don Tomás-Ramón Fernández Rodríguez, Presidente, Don Santiago Muñoz Machado, Don Iñaki Agirreazkuenaga Zigorraga, Don Juan Francisco Mestre Delgado y Don Juan Manuel Tray ter Jiménez, quienes de forma unánime otorgaron la calificación de sobresaliente cum laude.

Quiero mostrar nuevamente mi sincero reconocimiento a los profesores mencionados, cuyas reflexiones sobre el trabajo han contribuido a mejorar su contenido, y, de forma especial, deseo expresar mi honda gratitud al Profesor Doctor Don Juan Ramón Fernández Torres, director de la tesis, quien me ha acompañado en esta travesía mostrando un continuo interés y una exquisita atención que no podré olvidar fácilmente.

Constituye para mí un inmenso honor haber sido distinguido con el Premio del Instituto Nacional de Administración Pública a la mejor tesis doctoral de Derecho Administrativo leída en Universidades españolas, amén de un motivo de satisfacción que el trabajo doctoral sea publicado, como parte del premio, por una editorial pública. Como administrativista y funcionario del Estado me siento honrado por ello.

Mi trabajo doctoral ha recibido, además, el Premio Blas Infante de Estudio e Investigación sobre Administración y Gestión Pública en su XV edición, concedido por el Instituto Andaluz de Administración Pública. Se trata de un entrañable acontecimiento por la feliz circunstancia personal de haber vivido mis primeros años en el municipio malagueño de Estepona, situado a escasos kilómetros de Casares, que es la cuna del escritor, político y notario, «Padre de la Patria Andaluza», Blas Infante, quien da nombre al premio.

Page 24

El reconocimiento del INAP y del IAAP me colma doblemente de alegría porque, al igual que cuando aprobé la oposición, dejando atrás aquellos interminables viajes Málaga-Madrid, vuelvo a experimentar que el esfuerzo, la constancia y el sacrificio obtienen al cabo su recompensa, lo cual no es poco.

La espléndida altura académica y profesional alcanzada por el Tribunal de tesis y por los respectivos Jurados...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA