Norberto Bobbio. Una biografia culturale

Autor:Alessandro Di Rosa
Páginas:331-339
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 331

La biografía cultural de Norberto Bobbio, escrita por el discípulo Mario
G. Losano, a su lado durante aproximadamente cuarenta y cinco años, “expone los acontecimientos de su vida que acompañaron su producción intelectual, así como las líneas esenciales de sus principales trabajos” (p. 9). Es más: alternando el análisis histórico de los acontecimientos que constituyen el trasfondo del trabajo académico del filósofo turinés del Derecho y de la Política y la investigación en torno a los temas principales tratados por el autor, la obra se presenta como una completa reconstrucción de la trayectoria (tanto personal como académica) de Bobbio. Además, la amplitud de la exposición, junto a la precisión de los detalles, permite también al joven estudioso/a que se enfrenta por primera vez a algunas dimensiones de la vida y del pensamiento de Bobbio comprender con facilidad los temas tratados, proporcionando la ocasión para posibles profundizaciones futuras.

La estructura del libro permite no perderse en la larga exposición, repartiéndola en tres partes: Bobbio y su mundo (pp. 15-207), un análisis biográfico de los principales acontecimientos de su vida; Bobbio y la Filosofía del Derecho (pp. 209-321), que trata de la “primera fase” del Bobbio filósofo del Derecho, hasta 1972; Bobbio y la Filosofía de la Política (pp. 323-452), que analiza la “segunda fase” del Bobbio filósofo político, desde 1972, año en el que pasó de la Facultad de Derecho a la de Ciencias Políticas de la Universidad de Turín, sustituyendo a Alessandro Passerin d’Entrèves.

Page 332

El principal obstáculo por superar es el tipo de producción científica de Bobbio: como es sabido, de hecho, él escribió un gran número de artículos, más que libros, en el ámbito de una producción que cuenta casi cuatro mil títulos1(p. 52). Sin embargo, la estructura y la división por temas son el resultado del estudio de Mario Losano a través de la colocación “de las piezas de un mosaico cuyo dibujo global ya se encontraba en la mente de Bobbio”
(p. 12).

En este sentido, la parte biográfica del trabajo puede utilizarse como ín-dice desde el que partir, una vez recorridos los acontecimientos importantes de la vida del filósofo, para profundizar las cuestiones científicas gracias a la segunda o tercera parte. Así, ella permite juntar la curiosidad históricobiográfica y la científico-académica.

En el primer capítulo (Un siglo de Filosofía del Derecho en Turín: 1872-1972), hasta el lector menos experto puede seguir los acontecimientos generacionales de la cátedra de Filosofía del Derecho de la Escuela de Turín, grupo que se formó en torno a Gioele Solari (“sucesor” de Giuseppe Carle) entre las dos guerras mundiales, que se caracterizaba por “el rechazo a cualquier dogmatismo, la pasión civil, el laicismo y, por último, la elección política a favor de una democracia de carga social, es decir, de un socialismo que no se identificaba con ninguna ideología de partido” (p. 21). La vida universitaria de Bobbio, que consigue la docencia en Filosofía del Derecho en 1934, desde el principio se distingue por algunos desacuerdos con el régimen fascista, como la obstrucción a ser llamado en la Universidad de Urbino y la exclusión de la oposición para profesor en 1938: episodios, estos, en los que el filósofo turinés se ve obligado a adherir formalmente al fascismo, lo que en los años siguientes de su vida será objeto de polémicas por parte de sus detractores. Después de un largo recorrido de enseñanza en varias universidades italianas (en Camerino, Siena, Padova), en 1948 Bobbio sucede a Solari (quien lo había seguido desde el primer año de universidad) en la cátedra de Turín, comprometiéndose con la “función civil de la enseñanza de la Filosofía del Derecho” (p. 51): eso, según el propio Bobbio, concluye la “prehistoria” de su experiencia académica”2.

Page 333

La producción científica de Bobbio ha sido por él mismo dividida en trabajos académicos y militantes3, ambos abordados con método analítico, más centrado en los problemas que en los sistemas (p. 128), y todos caracterizados por la “marca de fábrica” del autor: diálogo, claridad y comprensión (p. 211). Como se decía, es posible analizar la evolución de su pensamiento según dos líneas, las de la Filosofía del Derecho y de la Filosofía Política, materias que el percibe como “dos caras de la misma medalla: por un lado, el jurista se ocupa de las reglas necesarias para que una sociedad funcione; por el otro, el poder es necesario para que las reglas sean respetadas” (p. 131). Sus investigaciones constituyen, según sus propias palabras, no una filosofía, sino una teoría general, debido a que persiguen un “fin exclusivamente cognoscitivo (no propositivo)”, gracias al “procedimiento de la reconstrucción, a través del análisis lingüístico”4.

El filón de la Filosofía del Derecho empieza ya con sus dos “tesi di laurea” (la primera en Filosofía del Derecho, con Gioele Solari, en 1931, la segunda, en 1933, en Filosofía teorética, con Annibale Pastore), las que constituyen la investigación de base que luego desembocará en dos publicaciones monográficas: Scienza e tecnica del diritto, que trata de afirmar “la autonomía teorética de la Filosofía del Derecho frente a la jurisprudencia” (p. 214) y L’indirizzo fenomenologico nella filosofia sociale e giuridica, con la que Bobbio empieza su fuerte crítica al normativismo kelseniano (p. 234), textos con los que se presenta a la oposición para conseguir la docencia (p. 156), para luego obtener la cátedra, en 1938, con el volumen L’analogia nella logica del diritto. Bobbio proponía una teoría que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA