SALAS MURILLO, Sofía de: Responsabilidad civil e incapacidad. (La responsabilidad civil por daños causados por personas en las que concurre causa de incapacitación)

Autor:Mª Ángeles Parra Lucán
Páginas:221-226
 
EXTRACTO GRATUITO

    SALAS MURILLO, Sofía de: Responsabilidad civil e incapacidad. (La responsabilidad civil por daños causados por personas en las que concurre causa de incapacitación), ed, Tirant lo Blanch, Valencia, 2002, 349 pp.

Page 221

La autora de esta monografía es profesora titular de Derecho civil de la Facultad de Derecho de Zaragoza. La monografía publicada, sobre un tema muy alejado de los que hasta entonces había venido estudiando (fundamentalmente, su tesis doctoral, Las asociaciones sin ánimo de lucro en el Derecho español. Madrid, 1999) constituyó el segundo ejercicio presentado al concurso en el que la autora accedió a la condición de profesor titular.

Es difícil conciliar la protección de personas con enfermedades o deficiencias, el respeto a sus derechos y a su libertad, la orientación de las medidas que se adopten para lograr su rehabilitación e integración (art. 49 CE) con los derechos de los demás. Los daños causados por incapaces, me parece, no debieran ser asumidos por las víctimas, pero muy posiblemente, fuera de culpa por su parte, tampoco por los familiares más próximos del enfermo (cónyuges, padres ... ), a quienes habitualmente hay que considerar como sus primeras víctimas. El de los enfermos mentales es un problema social que no deberían soportar sólo las personas cercanas. Estas y otras muchas consideraciones deben tenerse en cuenta a la hora de abordar el tema objeto de esta monografía, de gran interés en la actualidad. No es raro leer en los medios de comunicación noticias relacionadas con daños causados por enfermos, muchas veces de tal naturaleza que no sorprende que la jurisprudencia más abundante sobre esta materia proceda de la Sala Segunda del Tribunal Supremo (muertes con armas, lesiones, incendios provocados). Además, y como apunta la propia autora, el envejecimiento de la población hace pensar en un número cada vez mayor de personas con demencias asociadas a la edad.

En esta materia, el panorama legislativo es incompleto, y plantea algunas incertidumbres. De ahí que, y como bien dice en su prólogo el profesor García Page 222 Cantero, la elección del tema de este trabajo resulta inteligente, porque exige proyectar sobre la responsabilidad civil un aspecto de la teoría de las personas físicas difícil de abordar.

Recuerdo haber visto, hace tiempo, un test, pretendidamente de personalidad, presentado como un índice de nuestra actitud ante la vida, el destino, la asunción de las propias responsabilidades o la fatalidad, en el que una mujer era asesinada por un loco en una isla a la que había ido a reunirse con su amante y, como un juego, se formulaba la pregunta de quién debía ser considerado responsable: el marido que, conociendo la aventura, le dejó ir a la cita; el amante, que tras la discusión no la acompañó en el regreso; el barquero, que no le ayudó a escapar porque no podía pagar el viaje; o la propia mujer, respuesta procedente si se entiende que no se debe salir fuera de casa a horas intempestivas, y menos con ciertas compañías. No recuerdo si aparecían más personajes, y supongo la falta de seriedad de la prueba, aunque da la impresión de que los autores del test presuponían que la actuación de los enfermos mentales es semejante a una fuerza de la naturaleza: las respuestas parece que hubieran podido ser las mismas si, en lugar de ser asesinada por el loco, un rayo de un temporal imprevisible la hubiera partido por la mitad. La determinación del responsable, por lo demás, siempre implicaba, en ese juego, me parece, una valoración moral de las conductas de los personajes. Incluso, en el caso de que se optara por atribuir la responsabilidad al loco, cabría pensar en que alguien debería haberse hecho cargo de él, vigilarle, o ingresarlo en un centro adecuado para evitar su peligrosidad. Creo recordar, por lo demás, que el loco carecía de cualquier sistema de guarda o tutela y es seguro que no se mencionaba que estuviera incapacitado.

No era, desde luego, un test jurídico. Las reglas jurídicas de imputación de responsabilidad buscan un patrimonio que asuma el daño producido a la víctima: cómo distribuir la producción de daños. En principio, no se formulan como reproches morales ni tratan de sancionar comportamientos poco éticos. Pero, de una parte, en un sistema formalmente basado en la culpa, como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA