Algunas reflexiones sobre las modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles

Autor:Prof. Dr. D. José Miguel Embid Irujo
Páginas:45-59
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Mercantil. Universidad de Valencia
RESUMEN

1. Planteamiento previo. 2. Motivos de las modificaciones estructurales. 3. Posibilidades y características del tratamiento normativo de las modificaciones estructurales. a) La regulación basada en el doble criterio de la especialidad. b) Hacia una regulación global de las modificaciones estructurales. c) La situación en el Derecho español. 4. Tipicidad y atipicidad de las modificaciones... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 45

1. Planteamiento previo

En los últimos años se ha difundido profusamente entre nosotros la expresión "modificaciones estructurales" (al respecto, últimamente VICENT CHULLA, R, Las modificaciones estructurales de sociedades limitadas y el Reglamento del registro mercantil, RJC, 1997, 655 y sigsv LARGO GIL, R., Las modificaciones estructurales de las sociedades según la Dirección General de los Registros y del Notariado, en Estudios de Derecho mercantil. Homenaje al profesor Justino Duaue Domín-Page 46guez, I, Valladolid,1998, págs. 431 y sigs.) para designar un conjunto heterogéneo de operaciones relativas a las sociedades mercantiles caracterizadas por alterar decisivamente el marco jurídico, organizativo y patrimonial derivado del negocio de fundación de la sociedad. El fenómeno, que adquiere particular relieve entre las sociedades de capital (sin perjuicio de su importancia para las sociedades de personas en otros ordenamientos, véase SCHMIDT, K., Gesells-chaftsrecht, 3a ed., Kóln, 1997, págs. 345 y sigs.; para las sociedades cooperativas, LEÓN SANZ, E, Modificaciones estructurales de Sociedades cooperativas. Distribución de competencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas, en Estudios Duque, cit., I., págs. 465 y sigs.), no es fácil de precisar en sus elementos concretos ni tampoco resulta de cómodo encuadramiento en el seno del Derecho positivo. Ello se debe a que cuando hablamos de "modificaciones estructurales" de las sociedades mercantiles nos referimos esencialmente a dos grandes categorías susceptibles de alterar de modo relevante la configuración originaria de la sociedad. De un lado, ha de mencionarse la técnica de la transformación, entendida como cambio del tipo societario elegido, y de otro las técnicas relativas a la alteración relevante de la estructura patrimonial (fusión, escisión, cesión, íntegra o no, del patrimonio, etc.) La operatividad y, por supuesto, necesaria licitud de dichas modificaciones, que, como se comprende fácilmente, desbordan el cuadro estricto de las de carácter estatutario, se hace posible en el panorama actual del Derecho comparado sobre la base de dos instrumentos destacados. En el marco de la transformación, admite el legislador la identidad entre la sociedad que se transforma y la resultante de dicho proceso. Por lo que a las modificaciones patrimoniales se refiere, el instrumento elegido es la sucesión universal, ya sea total o parcial, que hace posible mantener íntegro el patrimonio en la respectiva modificación sin fragmentarlo en sus elementos singulares (sobre estos conceptos, SCHMIDT, K., Gesells-chaftsrecht, cit., 363 y sigs.)

Puede decirse, por ello, que el reconocimiento legislativo de las mencionadas modificaciones estructurales constituye, ante todo, un elemento de simplificación considerable en el seno del Derecho de sociedades. De "economía de técnica jurídica" se ha hablado entre nosotros para caracterizar el sentido de la tipificación legislativa, si bien refiriéndose exclusivamente a la transformación (cfr. GIRÓN TENA, ]., Derecho de sociedades. Teoría general. Sociedades colectivas y comanditarias, Madrid, 1976, pág. 354). Pero bien podría extenderse la mencionada idea, mutatis mutandis, al entero sector de las modificaciones estructurales, ya que en todas ellas cabe encontrar, como se ha indi-Page 47cado, una considerable simplificación normativa como instrumento para el logro del fin pretendido. Y es que, en realidad, es en el terreno de la simplificación institucional y técnica donde debe situarse el "valor añadido" aportado por el legislador con el reconocimiento legislativo de las mencionadas modificaciones estructurales.

Debe huirse, por tanto, de considerar que sin tipificación normativa expresa serían bien imposibles, bien ilícitos los fines pretendidos con la transformación, fusión, etc. Para el cambio de la forma jurídica, por ejemplo, es plenamente factible disolver la sociedad actual y constituir una nueva con arreglo al tipo que nos parezca más conveniente. Podrá decirse que tal proceso es largo, complicado y costoso y que, en todo caso, para el mencionado viaje, no hacía falta una preparación tan compleja y un proceso tan dilatado. Siendo esto cierto, no convendrá olvidar la pertinencia de la idea, evitando así la tentación de otorgar a la política legislativa en este punto un valor distinto al que, propiamente, contiene. En todo caso, habrá de mantenerse respecto a las reglas vigentes en materia de modificaciones estructurales una actitud prudente y, como se verá más adelante, una interpretación estricta, pues como se ha dicho en el contexto del Derecho alemán, tan relevante para nuestra materia, no se trata de "hacer posible lo imposible, sino de simplificar lo posible" (SCHMIDT, K., Gesellschaftsrecht, cit., pág. 348).

Y en el marco de esa política legislativa, convendrá tomar nota de que las diversas modificaciones estructurales, ahora con independencia de su contenido concreto, se caracterizan por afectar de manera decisiva a puntos esenciales del Derecho societario como las reglas de responsabilidad de la sociedad mercantil en cuestión, el soporte patrimonial que le sirve de base y la estructura de dirección o control de la sociedad, entre otros temas. El proceso de fusión de varias sociedades o la transformación de una sociedad personalista en otra de capitales, por ejemplo, son modificaciones estructurales susceptibles de afectar intereses de acreedores, o de socios minoritarios, sin olvidar los correspondientes a los trabajadores de las sociedades involucradas en la modificación.

Por lo que antecede, y de nuevo con independencia del contenido particular de la respectiva modificación, la política legislativa realizada en este tema presenta, como en tantas otras ocasiones, una tendencia que bien puede calificarse de mixta. De un lado, se reconoce la viabilidad de una o varias modificaciones estructurales, legitimando con ello la pretendida finalidad de simplificación institucional o la ya indicada "economía de técnica jurídica"; pero, dePage 48 otro, se establecen medidas de tutela de los intereses susceptibles de verse afectados negativamente por la modificación realizada. Y todo ello dentro del entendimiento de las diversas modificaciones como procesos cuya secuencia es contemplada por el legislador atendiendo a sus diversas fases.

2. Motivos de las modificaciones estructurales

En este apartado no pretendemos enumerar con carácter exhaustivo los muy diversos motivos, con frecuencia heterogéneos, que conducen a una o varias sociedades a llevar a cabo una concreta modificación estructural. Sí conviene advertir, de entrada, alrededor de la frecuencia con que, sobre todo en los últimos años, se asiste a dicha categoría de cambios esenciales en la estructura de las sociedades mercantiles. De un lado, y por lo que a la transformación se refiere, son determinantes, sobre todo, los motivos basados en las modificaciones o los cambios del Derecho de sociedades. En el marco del Derecho español la cuestión ha adquirido un destacado relieve con motivo de la incorporación a nuestro ordenamiento de las directivas comunitarias en materia de sociedades y la consiguiente aprobación del texto refundido de la ley de sociedades anónimas. Como es sabido, la mayor rigidez de esta última y la necesidad imperiosa de adaptar los estatutos a su contenido son las circunstancias que han impulsado a un gran número de sociedades anónimas a transformarse en limitadas (al respecto, entre otros, AREAN LALIN, M., La transformación de la sociedad anónima en sociedad de responsabilidad limitada, Madrid, 1991).

Por otro lado, los motivos determinantes de una modificación estructural que implique transmisión de patrimonio son tan variados que difícilmente cabe efectuar aquí una enumeración, aunque sea sintética. En todo caso, la complejidad de las nuevas relaciones económicas, así como la intensificación de las condiciones de competencia, obligan a las sociedades a una continua adaptación de su estructura empresarial a las cambiantes y variadas exigencias del mercado. Estamos indiscutiblemente ante modificaciones de carácter organizativo que, por referirse a sociedades vinculadas económicamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS