In memoriam. Recuerdo del Profesor Juan Luis Iglesias Prada

Autor:Aurelio Menéndez
Cargo:Catedrático de Derecho Mercantil
Páginas:1859-1863
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 1859

Texto de las palabras leídas por el autor en el Acto Académico celebrado el día 18 de mayo de 2011 en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, en recuerdo del Profesor y Maestro Juan Luis Iglesias Prada, miembro del Consejo de Redacción de esta Revista.

Se nos ha ido Juan Luis Iglesias, un gran compañero y amigo de todos, con toda su calidad científica, profesional y humana. El pasado domingo, día 15, falleció otro de los grandes mercantilistas españoles, el Profesor Fernando Sánchez Calero. Hemos perdido en muy poco tiempo dos figuras sobresalientes de nuestra disciplina. No será nada fácil suplirlos. Iremos a su recuerdo en los actos académicos oportunos. Ahora me quedo ya con el Profesor Juan Luis Iglesias. En los primeros años de la década de los sesenta del pasado siglo nos encontramos en las aulas de nuestra querida Universidad de Oviedo, él como alumno distinguido de los dos últimos cursos de la Licenciatura en Derecho, y yo continuando mi labor como Catedrático de Derecho Mercantil, iniciada en la Universidad de Santiago de Compostela y seguida de otra estancia en la Universidad de Salamanca. Enseguida que le conocí percibí que tanto por su calidad intelectual, como por su talante humano, la Universidad tenía que ser nuestra «casa común» y allí se inició una relación de magisterio, y pronto una relación de amistad que terminó por consolidarse como una providencial unidad de pensamiento y acción en la Universidad, la profesión y la familia. En cierto modo, por eso se me hace tan difícil hablar de JUAN LUIS IGLESIAS PRADA; sencillamente porque su vida es una buena parte de mi vida. Aquí no es que «los árboles no dejen ver el bosque»; lo que sucede aquí es que «el bosque no deja ver los árboles». Juan Luis no me deja ver, como algo individualizado y autónomo, los muchos acontecimientos de su vida de profesor y abogado.

Echo la mirada hacia atrás y veo muchos años, casi cincuenta, en los que no solo hemos compartido una experiencia universitaria y una profesión de abogado sino, sobre todo, una amistad, en definitiva, toda una vida. Con su dedicación plena al Derecho y, especialmente a esta casa, será extremadamente difícil rellenar el vacío que nos ha dejado.

Page 1860

Tendré que hacer una semblanza sobre su vida y la mía. Pero ahora debo decir que su saber, su bondad, su generosidad, su talento, su capacidad de trabajo, su comunicación con los demás, su sencillez y su sentido común explican la frecuencia con que fue llamado a los más variados menesteres, todo alrededor de estas tres grandes actividades: su alta condición de Catedrático de Derecho Mercantil y maestro, su excelente ejercicio de la abogacía en el Despacho URÍA MENÉNDEZ y en cualquiera de las ocupaciones propias de un gran abogado plenamente identificado con el bufete, y su sobresaliente actividad social como Secretario General de la Fundación Príncipe de Asturias.

En cuanto a su condición de Catedrático de Derecho Mercantil...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA