Medidas de reforma e incentivos para los trabajadores autónomos

Autor:Marín Lama, Carlos - Sánchez Icart, Javier
Cargo del Autor:Abogado. Profesor - Magistrado Juez de lo Social.
RESUMEN

4.1. Introducción. 4.2. Regulación Sistemática y unitaria del trabajo autónomo. 4.2.1. Concepto de trabajador autónomo. 4.2.2. Concepto de TRADE. 4.2.3. Obligación de comunicación de la condición de TRADE y poder de requerimiento. 4.2.4. Objeto, contenido, forma y modelo del contrato del TRADE. 4.2.5. Régimen Jurídico de los contratos celebrados antes y después de la Ley 20/2007. 4.2.6. Ampliación del plazo para comunicar la condición de TRADE en el... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
4.1. Introducción

El trabajo autónomo o por cuenta propia en España históricamente ha sido sinónimo de precariedad, pues implicaba la aplicación de un sistema de protección social menos favorable en contraposición al de los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, desde la entrada en vigor del Estatuto del Trabajo Autónomo, así como con otras normas complementarias, se está tratando de dignificar la situación de estos trabajadores por la vía de la equiparación e incluso se está fomentado esta forma de trabajo como respuesta a la actual crisis de empleo.

Todo camino empieza con un paso, y éste se produjo sin duda, por lo que a los trabajadores autónomos se refiere, cuando se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 20/2007, de 11 de Julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo cuya finalidad des de su entrada en vigor el día 11 de octubre de 2007 fue la de reparar la situación de desprotección y desatención en que habían vivido históricamente los trabajadores autónomos en España. La aprobación de esta norma ha marcado la potenciación de la adopción de medidas complementarias para favorecer la equiparación de los trabajadores autónomos con los trabajadores por cuenta ajena, especialmente en cuanto a derechos sociales, así como el fomento del empleo autónomo como forma de respuesta al incremento de trabajadores desempleados.

La Ley 20/2007 ha supuesto un antes y un después en el ámbito de la regulación de derechos individuales y colectivos del trabajador autónomo:

- Regulación de la novedosa figura del TRADE

- Fomento del empleo autónomo

- Mejora de la protección social del trabajador autónomo

Aunque incumpliéndose el plazo que el propio gobierno fijó en la Ley 20/2007, finalmente se ha publicado y entrado en vigor el Real Decreto 197/2009, siendo ésta la disposición reglamentaria que desarrolla los contratos de los trabajadores autónomos económicamente dependientes.

La Disposición Adicional 4ª de la Ley 20/2007 indicaba que el Gobierno propondría a las Cortes Generales la regulación de un sistema de protección por cese de actividad para los trabajadores autónomos, que se ha materializado en la aprobación de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

4.2. Regulación Sistemática y unitaria del trabajo autónomo

Actualmente, con la Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajo Autónomo se regula de forma unitaria y sistemática por primera vez en nuestro país la figura del trabajo autónomo, reduciendo el grado de dispersión normativa que siempre ha caracterizado la regulación de esta forma de ejecución del trabajo.

4.2.1. Concepto de trabajador autónomo

Históricamente en nuestro ordenamiento jurídico laboral no había existido una definición positiva que fijara de forma detallada las notas o características precisas para acuñar el concepto de trabajador autónomo, sino que la definición de este tipo de trabajador se realizaba por oposición a la definición del trabajo por cuenta ajena que se recoge en el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores. Uno de los avances más significativos de la Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajo Autónomo ha sido precisamente la introducción de la definición legal y positiva de la figura del trabajador autónomo por primera vez en nuestro ordenamiento jurídico, consiguiéndose sin duda un mayor grado de seguridad jurídica a la hora de determinar cuando se está ante una relación de trabajo por cuenta ajena o bien ante una situación de trabajo autónomo. Es precisamente en el momento de acotar los elementos, situaciones y personas que permiten definir al trabajador autónomo cuando la nueva norma aprovecha para definir e introducir el concepto legal de un caso particular de trabajador autónomo, esto es, el trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE), cuya definición legal se realiza en el artículo 11 de la Ley 20/2007 como una categoría específica dentro del marco más general de los trabajadores autónomos.

El artículo 11.1 del Estatuto del Trabajo Autónomo acuñó el concepto de trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE) y lo definió como aquel trabajador que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75 por ciento de sus ingresos. Posteriormente, el artículo 12.1 del mismo precepto legal exigió que el contrato para la realización de la actividad económica o profesional del TRADE celebrado entre éste y su cliente deberá formalizarse siempre por escrito y deberá ser registrado en la oficina pública, remitiéndose la Disposición Final Quinta de la Ley 20/2007 al desarrollo reglamentario de dicho contrato y registro, así como al de las asociaciones profesionales de trabajadores autónomos. Pues bien dicho mandato legal, por fin, ha sido cumplido por el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero, por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y su registro y se crea el Registro Estatal de asociaciones profesionales de trabajadores autónomos, que pasamos a analizar seguidamente.

4.2.2. Concepto de TRADE

Uno de los aspectos más relevantes del Real Decreto 197/2009 es que éste introduce parámetros para pulir y afinar la definición de TRADE que hace el artículo 11.1 de la Ley 20/2007 y el artículo 1.1 del nuevo reglamento, en concreto en el artículo 2.1 de la nueva norma reglamentaria de desarrollo se fijan los parámetros para calcular el porcentaje del 75 por ciento de los ingresos con expresa remisión a las normas tributarias, tratando de establecer parámetros de cálculo que eviten la incerteza de la definición en relación a los ingresos y su cómputo. A tales efectos cabe destacar las remisiones probatorias que el artículo 2.4 realiza respecto la última declaración del Impuesto de la Renta de la Personas Físicas y en su defecto, el certificado de rendimientos emitido por la Agencia Tributaria.

4.2.3. Obligación de comunicación de la condición de TRADE y poder de requerimiento

Por otro lado se exige que para poder celebrar un contrato como TRADE al amparo del nuevo reglamento el trabajador que se considere como tal comunique al cliente dicha condición, penalizándose el incumplimiento del requisito de la comunicación con la imposibilidad por parte del trabajador autónomo a acogerse al régimen jurídico previsto en el Real Decreto 197/2009. En salvaguarda de los intereses del cliente se habilita a éste para poder requerir al TRADE para que acredite el cumplimiento de las condiciones que le habilitan o definen como tal, pudiéndose instar dicha acreditación tanto en la fecha de la celebración del contrato como en cualquier momento del desarrollo de la relación contractual siempre que desde la última acreditación hayan transcurrido al menos seis meses. La indicación del carácter de económicamente dependiente del trabajador autónomo es un elemento que necesariamente debe expresarse en el contrato, como elemento mínimo, pero es que además la importancia de dicha circunstancia hace que el reglamento en su artículo 5 obligue tanto al TRADE como al cliente a realizar una serie de declaraciones para que no quede duda alguna de la dependencia económica del autónomo contratado, todo ello bajo la rúbrica un tanto eufemística de “precisiones específicas del contrato”. En todo caso, es preciso recordar que para los contratos suscritos con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 20/2007 el trabajador autónomo en el que concurra la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA