Medidas adoptadas en los últimos años para la introducción de la competencia en el transporte ferroviario de mercancías y efectos sobre el sector

Autor:Antonio Jesús Alonso Timón
Cargo:Real Centro Universitario 'Escorial-María Cristina'. San Lorenzo del Escorial
Páginas:119-132
RESUMEN

La liberalización del sector ferroviario de mercancías está resultando un proceso lento y costoso no sólo en nuestro país sino en el conjunto de los países europeos. No obstante, en los últimos meses se han adoptado importantes decisiones estratégicas que redundarán en un impulso notable para la consecución de los objetivos que sobre esta política se marcaron hace tiempo desde el ámbito del... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 121

Desde que se aprueba en el año 2004 el segundo paquete ferroviario y, con él se empezase a vislumbrar la hoja de ruta de la liberalización del sector, se producen los primeros movimientos empresariales para lograr un mejor posicionamiento en el nuevo escenario de competencia. En todos estos movimientos ha jugado un papel relevante la compañía nacional de bandera que ostentaba el monopolio hasta hace pocas fechas. En el caso español, la otrora RENFE, ahora, tras la entrada en vigor de la Ley del Sector Ferroviario, RENFEOperadora.

Trataremos de exponer en las siguientes líneas los acontecimientos más importantes vividos en el sector de las mercancías en el último lustro, es decir, desde que se inician los pasos de la lenta y costosa liberalización del sector en la que estamos inmersos.

En diciembre de 2005, poco después de que se aprobase el segundo paquete ferroviario, tiene lugar el primer movimiento de gran calado en el sector del transporte de mercancías por ferrocarril. Se trata de la creación de una Sociedad Mercantil encargada de gestionar los tráficos ferroviarios de mercancías entre Aragón y Barcelona por parte de RENFE-Operadora, Acciona y el Puerto de Barcelona, con participación mayoritaria (51 % del capital social) de Acciona. Este primer movimiento es muy sintomático pues demuestra que las empresas interesadas en entrar en el mercado del transporte ferroviario de mercancías, como se ha puesto de manifiesto, tratan de entrar de la mano del operador dominante y no de hacerle frente, al menos inicialmente, conscientes de que el mercado no está lo suficientemente abierto a la competencia ni es razonablemente maduro para cambiar unas prácticas o hábitos de manera rápida.

El Acuerdo de 2005 entre tres operadores logísticos de primer orden que ahora se comenta también es sintomático desde el punto de vista de la intermodalidad, que es otro de los objetivos que se debe conseguir en un estadio avanzado de liberalización del transporte ferroviario de mercancías. En este sentido, debe tenerse en cuenta que el puerto de Barcelona, sin ser el más importante en movimiento de mercancías de España, sí que tiene un tamaño adecuado para mover un gran volumen de éstas hacia otros territorios, especialmente, el centro y norte de Europa. De hecho, como veremos más adelante, este movimiento

Page 122

iniciado en el año 2005 ya tenía en mente el objetivo claro de complemento necesario que acaba de tener lugar el 21 de diciembre de 2010, cual es la entrada en servicio del primer corredor español de mercancías ferroviarias con Europa de ancho de vía internacional, vía Perpiñán, a través del puerto de Barcelona. Además, no debe olvidarse un dato adicional que explica este primer e importante Acuerdo entre estos tres operadores logísticos y que es más desconocido para el gran público pero muy tenido en cuenta por los conocedores del sector ferroviario: la gran capacidad logística del Puerto Seco de Zaragoza, que lo convierte en el más grande existente en España a día de hoy.

Poco después, RENFE-Operadora y Acciona llegan a otro Acuerdo realmente importante que sirve de complemento eficaz del anterior en cuanto al objetivo señalado de transportar mercancías por ferrocarril más allá de nuestras fronteras. Nos estamos refiriendo al Acuerdo mediante el cual RENFE-Operadora y Acciona explotan de manera conjunta la línea Algeciras-Barcelona como parte integrante de un proyecto logístico que tiene como finalidad transportar mercancías entre Marruecos y Francia, a través del denominado corredor mediterráneo, cuya implantación, a pesar de los avances de los últimos meses, lleva un retraso importante.

En febrero de 2007, RENFE-Operadora llega a otro Acuerdo importante con Continental Rail (integrada en el Grupo ACS) por el que crean una Sociedad conjunta denominada Construrrail, S.A., participada en un 49 % por RENFE-Operadora y en un 51 % por Continental Rail, para el transporte de mercancías entre el puerto de Valencia y el Puerto Seco de Coslada en Madrid mediante la realización de cuatro viajes semanales entre la terminal de contenedores del Grupo ACS Marítima Valenciana y el Puerto Seco de Coslada. Ello supone que una empresa bien asentada en el sector ferroviario como ACS se garantiza una cuota importante de mercado con su presencia en el puerto que abastece por excelencia a la capital de España y cuya línea de mercancías se verá mejorada por dos hechos que se producirían pronto, como ya se podía intuir en la fecha en la que se firma el Acuerdo: la mejora de la línea convencional y, por ende, del transporte de mercancías entre Valencia y Madrid como consecuencia de la entrada en funcionamiento de la línea de Alta Velocidad que une a ambas ciudades y que se ha inaugurado recientemente (18 de diciembre de 2010) y la apuesta definitiva de ADIF por Coslada frente a Abroñigal, en decadencia y en peligro de extinción por la consolidación de Coslada y los nuevos proyectos logísticos a desarrollar próximamente en Aranjuez.

En marzo de 2007 se produce otro hecho que va a tener una incidencia importante en el ámbito del transporte de mercancías por ferrocarril. Nos referimos al cambio de tarifas que para este tipo de transporte realiza RENFE-

Page 123

Operadora en esa fecha. Esta medida estuvo acompañada de una polémica inicial que no se ha mantenido a lo largo del tiempo porque le ha venido bien a todo el mundo y porque protestar contra algo de lo que haga en este sector RENFE-Operadora supone coger la gripe de manera automática. El objetivo de la medida adoptada por RENFE-Operadora era, se decía, racionalizar el servicio de trenes "multicliente", auténtico quebradero de cabeza para la operadora. El multicliente es uno de los dos tipos de transporte ferroviario intermodal, junto con el de tren completo, que es aquel en el que un empresario contrata un tren entero, acordando la fecha y la hora de movimientos del mismo. Sin embargo, el servicio multicliente funcionaba, más o menos, como los trenes regulares de viajeros. Tenía rutas establecidas en las que los clientes podían contratar una parte del tren. Esas rutas eran fijas y con días preestablecidos.

El problema era que muchas de estas rutas se hacían con el tren casi vacío. Para evitarlo, RENFE-Operadora decidió unificar criterios y reubicar trenes. Se mantenía el servicio, pero se eliminaban o reducían los que eran muy deficitarios. Además, las tarifas por servicios ferroviarios de mercancías no se revisaban en profundidad desde hacía más de 35 años y aunque los precios habían ido siendo adecuados con los incrementos de IPC y combustibles, cuando era el caso (RENFE-Operadora tiene no pocas líneas sin electrificar que funcionan con máquinas de gasóleo), había también contratos específicos con las empresas que hacían que en una misma línea y para cargas similares lo realmente pagado fuera muy diferente para una u otra empresa. La unificación de tarifas, aunque de media supuso una rebaja, en algunos casos conllevó un incremento. La situación era tan dispar que mientras para algunos clientes las nuevas tarifas equivalían a un descuento, para otros acarreó un aumento de hasta el 50%, porque había muchos planes personalizados.

Tras conocer la preocupación del Gobierno catalán por la adopción de esta medida, debido, sobre todo, a que las carreteras catalanas soportan el transporte local y buena parte del que se produce entre la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA