Medicina y crimen contra la humanidad. El legado de la doctora Adélaïde Hautval

Autor:Emilia Bea
Páginas:139-162
RESUMEN

En el trabajo se aborda el testimonio de la doctora alsaciana, Adélaïde Hautval, sobre la pseudomedicina practicada en el Lager y sobre su negativa a colaborar en el crimen contra la humanidad. A través de su diario de la deportación y de las actas de un peculiar juicio a Auschwitz celebrado en Londres en 1964, nos adentramos en los dilemas ético-profesionales que tuvieron que afrontar los médicos... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
EMILIA BEA MEDICINA Y CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD. EL LEGADO DE LA DOCTORA ADÉLAÏDE HAUTVAL
CUADERNOS DE BIOÉTICA XXVII 2016/2ª
139
MEDICINA Y CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD.
EL LEGADO DE LA DOCTORA ADÉLAÏDE HAUTVAL
MEDICINE AND CRIME AGAINST HUMANITY
DR. ADÉLAÏDE HAUTVAL’S LEGACY
EMILIA BEA
Departamento de Filosofía del Derecho, Moral y Política
Campus dels Tarongers. Universitat de València
46071-Valencia (Spain)
ebea@uv.es
RESUMEN:
En el trabajo se aborda el testimonio de la doctora alsaciana, Adélaïde Hautval, sobre la pseudomedicina
practicada en el Lager y sobre su negativa a colaborar en el crimen contra la humanidad. A través de su
diario de la deportación y de las actas de un peculiar juicio a Auschwitz celebrado en Londres en 1964, nos
adentramos en los dilemas ético-profesionales que tuvieron que afrontar los médicos prisioneros en aquel
escenario y que, en su caso, dieron lugar a acciones de resistencia ante la barbarie, de desobediencia a
sus superiores y de solidaridad con las víctimas capaces de iluminar la actitud a tomar ante los dispositivos
biopolíticos contemporáneos.
ABSTRACT:
This article approaches the testimony of the Alsatian psychiatrist Dr Adélaïde Hautval on the pseudo-
medicine that was practiced in the Medical experimentation Block 10 of Auschwitz Birkenau, and on her
refusal to take part in this crime against humanity. By reading her deportation diary and the acts of a
peculiar judgment in Auschwitz that was celebrated in London in 1964, we are confronted with the ethical
and professional dilemmas that doctors, who were themselves prisoners, had to face in this situation,
and that incited them to resist inhumanity by acts, to disobey their superiors, and to be solidary with the
victims. This attitude enlightens us on the course to follow in front of the bio-political policies of today.
Keywords:
resistance, memory,
medical ethics,
criminal experiments,
deportation.
Palabras clave:
Resistencia, memoria,
ética médica,
experimentación
criminal,
deportación.
Recibido: 24/02/2016
Aceptado: 13/06/2016
Cuadernos de Bioética XXVII 2016/2ª
Copyright Cuadernos de Bioética
EMILIA BEA MEDICINA Y CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD. EL LEGADO DE LA DOCTORA ADÉLAÏDE HAUTVAL
CUADERNOS DE BIOÉTICA XXVII 2016/2ª
140
nica política de intervención»3, con el riesgo siempre
latente de establecer desde el poder una línea divisoria
entre quienes deben vivir y quienes deben morir y de
diseñar nuevas estrategias de regulación que acaben li-
gando la protección de la vida a su potencial negación.
Aunque era una persona muy discreta y reservada,
que evitaba en lo posible la presencia pública, Adélaï-
de Hautval no rehúsa explicar su experiencia en el La-
ger cuando se le pide, y da a conocer sus notas de la
deportación, tomadas en forma de diario y reelaboradas
más de cuarenta años después de ser escritas, a través del
libro Médecine et crimes contre l’humanité, publicado
en 1991 (pasados tres años desde su muerte) y reedi-
tado en 20064. En 1972 ya había manifestado su temor
a que la evolución de la medicina y de la ciencia nos
llevara a reencontrar «bajo una forma más disfrazada
al superhombre nazi que no da cuentas a nadie y que
se cree dueño… por encima de Dios»5. La perplejidad
ante una situación en que la esperanza de dominar los
fenómenos de la vida parece ir de nuevo acompañada
por la desvalorización de la muerte, unida a la angus-
tia causada por las campañas negacionistas de los años
ochenta, determinan su decisión de revisar y sacar a
la luz el manuscrito compuesto en 1946. A la hora de
la redacción definitiva del texto en 1987, tras expresar
la dureza de volver sobre sus anotaciones personales
escritas en bruto poco después de la liberación, la Dra.
Hautval recuerda frases suyas del original en las que se
refería a la imposibilidad de que los alemanes pudieran
entrar en la comunidad humana hasta que dejaran de
creerse seres superiores y se convirtieran en simples seres
humanos. Desde su perspectiva, la reconciliación con la
3 Sobre la relación contemporánea entre lo biológico y lo po-
lítico y sobre el «biopoder», hay que remitir a los estudios pioneros
de Georges Canguilhem y de Michel Foucault.
4 Hautval, A. Médecine et crimes contre l’humanité: témoi-
gnage manuscrit «Déportation», Actes Sud, París, 1991. (Prólogo
de C. Ambroselli, presentación y epílogo de A. Postel-Vinay). Nueva
edición: Médecine et crimes contre l’humanité: Le refus d’un méde-
cin, déporté à Auschwitz, de participer aux expériences médicales,
ed. du Félin, París, 2006, (presentación y epílogo de A. Postel-Vinay).
En adelante, las referencias serán de esta segunda edición.
5 Citado por A. Postel-Vinay en la presentación de Médecine
et crimes contre l’humanité, cit, p. 10. La autora, que figura entre
los 21 colaboradores del libro colectivo, dirigido por Kogon, E.,
Langbein, H. y Rückerl. A. Les Chambres à gaz, secret d’État (trad.
del alemán de H. Rollet, Minuit, París 1984), afirma que A. Hautval
también participó en la documentación de esta obra colectiva.
1. Grandeza y miseria de los médicos en los
campos de exterminio nazi
1.1. Memorias de la deportación
El presente trabajo reflexiona sobre algunos aspec-
tos de la relación entre ética médica y derechos huma-
nos partiendo del testimonio iluminador de una mujer
casi desconocida: la doctora Adélaïde Hautval, psiquia-
tra alsaciana deportada a Auschwitz y Ravensbrück por
solidarizarse con los judíos1. El contexto de radical des-
humanización en que ella vivió y escribió era la mani-
festación paroxística e imprevisible —y esperemos que
irrepetible en su magnitud— de un biopoder que venía
de muy atrás y que de algún modo sigue vigente en la
actual cultura tecno-individualista regida por criterios de
rentabilidad y de eficiencia a cualquier precio y por nue-
vas vías de control político sobre la actividad científica.
Si en aquellos tiempos de oscuridad los médicos contri-
buyeron a conferir especificidad a la empresa genocida
al tratar de justificarla científicamente y aportarle una
tecnología, debemos preguntarnos por nuestras actua-
les complicidades con el desarrollo de una biopolítica
«inmunitaria»2 que sigue convirtiendo en procesos la
vida humana, el cuerpo, el nacimiento, la salud y la
muerte, y sigue viendo en la medicina una potente «téc-
1 Adélaïde Hautval (más conocida por el diminutivo Haïdi con
el que firmaba frecuentemente) nació el 1 de enero de 1906 en Ho-
hwald (Alsacia), la menor de los siete hijos del pastor Haas Hautval
y de Sophie Lydie Kuntz. Estudió medicina en la Universidad de
Estrasburgo donde se doctoró en psiquiatría con una tesis titulada:
Contribution à la localisation de troubles psychiques postcommo-
tionnels. (Thèses, Université de Strasbourg, ed. Libr. Universitaire
d’Alsace, 1934). En la época de su detención trabajaba en el hospital
psiquiátrico de Lannemezan (Altos Pirineos). Después de la guerra
ejerció como médico escolar en Besançon y en la periferia norte de
París. Tras la muerte de una amiga enferma, a la que había cuidado
durante años, puso fin a su vida el 12 de octubre de 1988. Entre los
reconocimientos y dedicatorias a su labor, además de la Orden de
la Legión de Honor en 1945 y el título de Justa entre las Naciones
en 1965, en su ciudad natal hay una fuente en memoria suya en la
que aparece inscrita su divisa «Pense et agis selon les eaux claires
de ton être» y su nombre ha sustituido —simbolizando dos visiones
opuestas de la medicina— al de dos defensores de la eugenesia, en
primer lugar en una calle de Estrasburgo (en sustitución del Premio
Nobel de Medicina Alexis Carrel, nombrado por Pétain director de
la Fundación Francesa para el Estudio de los Problemas Humanos)
y recientemente, en mayo de 2015, en un hospital de Villiers-le-Bel,
pequeña localidad a pocos kilómetros de París (en sustitución de
Charles Richet, que fue presidente de la Sociedad francesa de euge-
nesia y autor del libro La Sélection humaine en el que defendía la
eliminación de las «razas inferiores» y de los enfermos incurables).
2 Cfr. Esposito, R. Comunidad, inmunidad y biopolítica. trad.
de A. García, Herder, Barcelona. 2009.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA