La mediación civil y mercantil. Principios inspiradores e implantación

Autor:Gema Vallejo Pérez
Páginas:139-294
 
EXTRACTO GRATUITO
Capítulo I
LA MEDIACIÓN CIVIL Y MERCANTIL. PRINCIPIOS
INSPIRADORES E IMPLANTACIÓN
1. INTRODUCCIÓN. MÉTODOS ADR EN DERECHO
ESPAÑOL
Con el desarrollo de la sociedad han ido multiplicándose los
conflictos, que, además, ya no tienen fronteras, debido a la globa-
lización, y su objeto es tan fluido como los varios modos en que
se pueden ver conculcados los derechos de las personas. Frente a la
diversidad y multiplicidad de las situaciones de conflicto, el sistema
de justicia, tal como se ha conocido hasta el principio del siglo XXI,
una maquina burocrática que pocos saben manejar, resulta inadecua-
do, sobre todo en una época en que los individuos tienden a satisfa-
cer personalmente sus exigencias, buscando cada vez más servicios
capaces de adaptarse a las necesidades concretas de cada uno.
De ahí el tránsito a un sistema participativo, más cercano a las
necesidades de las personas, y más próximo a los mecanismos que
llevan adelante el proceso de composición del conflicto, sin ver frus-
trados sus intereses, siempre en el respeto a la Ley, y, siempre que la
solución satisfaga a ambas partes 249.
249 ORTUÑO MUÑOZ, P., Introducción: El impulso a la mediación en la ex-
periencia de los PNPM en
Mediación Civil y Mercantil, AA.VV., LAUROBA LACASA, Mª. E., ORTUÑO
MUÑOZ, P., Coordinadores, Barcelona, Editorial Huygens, 2014, p. 125.
140 GEMA VALLEJO PEREZ
Los nuevos procesos de solución de controversias, todos ellos
extrajudiciales 250, tienen como base la libertad de disposición de los
interesados y la participación directa de éstos, en mayor o menor me-
dida, en el intento de solucionar sus disputas 251. Como se lleva dicho
hasta ahora, la mediación es un método de resolución de conflictos
extrajudicial, como lo son también la conciliación, la negociación y
el arbitraje 252. Todos ellos tienen en común que son vías alternativas
a la judicial, aunque existen notables diferencias en cuanto a la par-
ticipación de las partes y de un tercero en el procedimiento, el grado
de obligatoriedad del mismo y los efectos del documento que cierra,
o no, el conflicto.
250 
el ámbito del Derecho Civil y Mercantil, Unión Europea, Comisión de las Comu-
nidades Europeas, Bruselas, Unión Europea. Comisión de las Comunidades Euro-
peas, 200, pp. 1-40. La publicación se centraba en la conciliación y en la mediación
$$'*""=%&-
tro de las políticas sobre la mejora del acceso a la justicia y complementarios de
los procedimientos jurisdiccionales, por considerar que los métodos de las ADR se
adaptan mejor al carácter de ciertos litigios, pues, permiten a las partes establecer
un diálogo, que de otro modo, tal vez, no hubiera sido posible, decidiendo por sí
$$"&""\õ'&\õ$
a las partes decidir qué organización o qué persona guiará el proceso, determinar
el procedimiento mismo a seguir, optar por participar personalmente en él y, en su
caso, decidir el resultado del procedimiento.
251 GARCÍA VILLALUENGA, L.,    
construcción desde el Derecho de familia, Madrid, Universidad Complutense de
Madrid, 2006pp. 176-178.
252 VALLEJO PÉREZ, G., en Re-
Editorial IUSTEL, 24, 2015, pp. 24 y ss.: “El
arbitraje está previsto desde la totalidad de los ordenamientos jurídicos de todas
las épocas y lugares como método para ofrecer determinadas soluciones dentro del
$*"=$'&"$
problemas en los que la Administración de Justicia no consigue llegar. En la mayor
parte de sistemas jurídicos actuales se regula el arbitraje como elemento de econo-
$ <$ "  *"å%
y tribunales, y como procedimiento para elaborar decisiones jurídicas adecuadas
a casos concretos. Conviene advertir, que el proceso arbitral se articula más sobre
juicios de valor que sobre juicios lógicos, y que, por tanto, no puede ser sometido a
"<$<=$&"$[{
*"=&=$]$&$#
MÉTODOS ALTERNATIVOS DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS... 141
1.1. El Arbitraje
Como se vio en la primera Parte, el arbitraje se desarrolló a partir
de la mediación. Tal como señala el profesor FERNÁNDEZ DE BU-
JÁN, en una etapa primitiva, el árbitro tenía funciones de mediador,
testigo o conciliador e intervenía como mitigador en los conflictos
en los que hubiera violencia entre las partes, tanto si las controver-
sias se producían en el ámbito público o en el privado.
El árbitro no intervenía para dirimir el conflicto mediante una
sentencia sino para conciliar a las partes. Esta función mediadora
se mantuvo en el arbitraje internacional, y en países con culturas
distintas a la europea, quedando la práctica del arbitraje privado, de
naturaleza juzgadora o compromisoria, destinado a solventar dis-
putas mediante una resolución a semejanza de la de los jueces en
el Procedimiento Ordinario 253. En el arbitraje privado las partes in-
tervinientes acuerdan, compromissum, “someter la controversia a la
decisión de uno o varios árbitros, que aceptan, resolver
mediante una resolución la discordancia planteada. En los arbitrajes
públicos, son los entes públicos quienes en el ejercicio de su poder,
deciden someter a la opinión de uno o varios árbitros, la solución de
sus diferencias.” 254
El arbitraje tuvo una regulación que “como fórmula de resolu-
ción de conflictos a lo largo de toda la experiencia jurídica romana
y del derecho histórico español, sigue pues vigente y explica que el
actual procedimiento arbitral sigue siendo, en esencia, muy seme-
jante al procedimiento arbitral romano, del que trae su fundamento y
origen” 255. Sin embargo esa regulación y continuidad no se produjo
en el caso de la mediación. Aunque también, se debe precisar que en
Roma no hubo una política legislativa favorecedora de la institución
253 FERNÁNDEZ DE BUJÁN, A., ,
     
romano. Madrid, Editorial Dykinson, 2017, pp. 44-45.
254 FERNÁNDEZ DE BUJÁN, A, El arbitraje de Derecho público en la experien-
cia jurídica romana en (en línea), Editorial Iustel, Madrid, p. 4. Dis-
ponible en: https://www.iustel.com/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1120014
255 FERNÁNDEZ DE BUJÁN, A-
janza de los juicios compromisso quod iudicium imitatur, op. cit., p 272.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA