Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles

Autor:Mariano Yzquierdo
Páginas:26-27
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 26

Dimos noticia en nuestro Boletín nº 9 del Real DecretoLey 5/2012, de 5 de marzo, que suponía una transposición tardía al Derecho español de la Directiva 2008/52/CE. Un retraso que viene agravado por la lentitud de la justicia en nuestro país, lo que ha provocado que en los últimos años sean cada vez más numerosas las voces favorables a la desjudicialización de los conflictos. Si ahora, pocos meses después, damos noticia de la Ley 5/2012 es porque, como puede leerse en su Preámbulo, el recurso a la figura del Real Decreto-ley vino justificado precisamente por el propio retraso en la transposición. Pero se trataba de una normativa que debía contar con el rango normativo oportuno en nuestro ordenamiento.

La Ley de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles impulsa el cauce de la mediación en asuntos civiles y mercantiles, ya se trate de conflictos nacionales o transfronterizos, y quedando excluida la aplicación de esta norma para la mediación penal, la laboral, la mediación con las Administraciones públicas y la mediación en materia de consumo (art. 2). Aunque se trate de un mecanismo voluntario, se promueve la mediación como paso previo para acudir a los Tribunales cuando exista un pacto escrito en el que se exprese el compromiso de someter a mediación las controversias surgidas o que puedan surgir entre las partes, si bien éstas no están obligadas a mantenerse en el procedimiento de mediación ni a concluir un acuerdo (art. 6). El Real Decreto 5/2012 había suprimido la previsión, presente en el proyecto, que exigía el inicio de la mediación como requisito previo a la vía judicial en el ámbito de las reclamaciones de cantidad inferiores a seis mil euros. Esta limitación tampoco existe en la nueva Ley.

A diferencia de lo que sucede con el arbitraje, el tercero que interviene no tiene una capacidad resolutiva que se impone sobre la voluntad de las partes, sino que se trata de una persona en la que se busca una intervención activa para solucionar la controversia, alguien que ayuda a las partes a comprender el origen de sus diferencias, a confrontar sus visiones y, en último término, a encontrar soluciones. Se suma así la mediación al arbitraje y a la transacción, esas otras dos tradicionales fórmulas de resolución no judicial de conflictos que siempre han aparecido como capítulo propio en los manuales del Derecho de contratos y que se celebran a centenares en los despachos de abogados. Todo ello en el marco de un procedimiento con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA