Matrimonios forzados

Autor:María Luisa Zamora Segovia - Concepcion Nieto-Morales - Susana Hernando Ramos - María Rosario Torres Reviriego
Páginas:19-21
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 19

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en el artículo 16 reconoce el derecho a elegir y aceptar libremente el matrimonio, y además puntualiza que el consentimiento no es libre y completo si una de las partes no tiene la suficiente madurez para tomar una decisión consciente.

La mayoría de los contrayentes forzados son mujeres debido a las Por otro lado la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en el artículo 16 reconoce el derecho a elegir y aceptar libremente el matrimonio, y que establece que el consentimiento no es libre y completo si una de las partes involucradas no tiene la suficiente madurez para tomar una decisión consciente.

El artículo 23.2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 reconoció el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tuviera edad para ello.

La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW), considera el matrimonio forzado como una violación de los derechos fundamentales de las mujeres. El compromiso matrimonial y el casamiento de un niño o niña no tendrán efectos jurídicos y deben tomarse todas las medidas legislativas inclusive para especificar una edad mínima para contraer matrimonio y que recomienda sea la de 18 años.

El matrimonio forzado es el que tiene lugar mediante un consentimiento coaccionado en una de las partes o las dos, por terceras personas del entorno familiar, que deciden cómo y con quien y presionan a uno o los dos contrayentes para celebrarlo. Es un matrimonio prematuro cuando ambos miembros o uno de ellos es menor de 18 años.

En Europa el matrimonio forzado estuvo muy extendido hasta 1900, y en el siglo actual sigue vigente en otras zonas del mundo, como África subsahariana, Norte de África, Oriente Próximo y Oriente Medio, Asia Meridional y América Latina, pero debido a los movimientos migratorios este ha llegado a nuestro país. También en los colectivos de etnia gitana sigue dándose este tipo de matrimonios.

La mayoría de los contrayentes forzados son mujeres jóvenes, originado por las desigualdades de género, vulnerando su libertad e invalidando su voluntad para prestar su consentimiento.

Entre las causas de esta práctica se encuentran reforzar los vínculos familiares, asegurarse de que el patrimonio familiar permanezca en la familia, cumplir con obligaciones o promesas antiguas, y las ideas culturales y religiosas, controlar la salud...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA