Libertad vs. Seguridad. Fahrenheit 451. 1966. Dir. François Truffaut

Autor:Ortega Giménez, Alfonso - Cremades García, Purificación
Cargo del Autor:Abogado y profesor -
Páginas:95-105
RESUMEN

Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arde el papel de los libros. Guy Montag, un disciplinado bombero encargado de la sorprendente misión de quemar los libros prohibidos por el gobierno, conoce a una revolucionaria maestra que se atreve a leer. De pronto, se encuentra transformado en un fugitivo, obligado a escoger no solo entre dos mujeres, sino entre su seguridad personal y su libertad... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 95

Ficha técnica:

· Dirección: François Truffaut, basado en la novela homónima de Ray Bradbury (1953).

· País: El Reino Unido

· Año: 1966

· Duración: 112 min.

· Género: Ciencia-ficción

· Reparto: Bee Duffell, Anton Diffring, Oskar Werner, Julie Christie, Cyril Cusack, Jeremy Spenser, Alex Scott

· Guión: François Truffaut, Helen Scott, Jean-Louis Richard, David Rudkin

· Distribuidora: Universal International Pictures

· Productora: Anglo Enterprises, Vineyard Film Ltd.

· Dirección artística: Syd Cain

· Diseño de Producción: Syd Cain, Tony Walton

· Fotografía: Nicolas Roeg

· Montaje: Thom Noble

· Música: Bernard Herrmann

· Productor: Lewis M. Allen

· Productor asociado: Jane C. Nusbaum, Michael Dalamar

· Productor ejecutivo: Miriam Brickman

· Vestuario: Tony Walton

Sinopsis:

Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arde el papel de los libros. Guy Montag, un disciplinado bombero encargado de la sorprendente misión de quemar los libros prohibidos por el gobierno, conoce a una revolucionaria maestra que se atreve a leer. De pronto, se encuentra transformado en un fugitivo, obligado a escoger no solo entre dos mujeres, sino entre su

Page 96

seguridad personal y su libertad intelectual, en un monolítico mundo utópico donde se busca la felicidad desde la ignorancia generalizada.

Autores:

Prof. Rosario Tur Ausina.- Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Miguel Hernández, doctora en Derecho y licenciada en Ciencias Políticas, es autora de dos monografías y diversas publicaciones en torno al control parlamentario de los Decretos-leyes, derechos fundamentales y su tutela multilevel, la defensa de las libertades por la jurisdicción constitucional, y el Estatuto de Autonomía valenciano.

Prof. Vicente Garrido Mayol.- Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Miguel Hernández de Elche y de la Universitat de València, doctor en Derecho, y Presidente del Consejo Jurídico Consultivo de la Comunitat Valenciana. Ha dirigido y es autor de diversas monografías y publicaciones sobre el modelo territorial de Estado, el Estatuto de Autonomía valenciano, la responsabilidad del Estado, y la función consultiva.

Comentario:

Faherenheit 451 es un film de ciencia ficción: evoca una sociedad donde los libros están prohibidos y leer es un delito, donde el Gobierno pretende la felicidad de sus súbditos manteniéndolos encerrados en la ignorancia, y donde ni siquiera se pretende el predominio de un único ideario, sino una pura "ausencia de pensamiento". La realidad parece, pues, lejana de este mundo ficticio. Sin embargo, su capacidad para "advertir" y "predecir" el futuro, y de "alertar" de los riesgos que acechan a las civilizaciones actuales, ha convertido a este clásico en un valioso instrumento de reflexión sobre el devenir de las sociedades. A propósito de Fahrenheit 451, precisamente, se pretende instar a la reflexión en torno al triunfo de un determinado concepto de libertad que se gesta en el constitucionalismo contemporáneo, y que se convierte, de este modo, en el eje sobre el que quiere hacerse pivotar el film. Pero también es, por ello mismo, una reflexión sobre los riesgos y tendencias que lo acechan: las amenazas a la libertad individual, la capacidad de los gobernantes -aunque también de medios privados- para manipular a las personas y sumergirse en su vida privada e individual, la contribución -y los riesgos- de las nuevas tecnologías para el avance de la

Page 97

sociedad y de la democracia, la pérdida de autonomía personal, la compatibilidad y tendencia hacia un predominio "absoluto" de valores e intereses colectivos -y el sacrificio "paralelo" de la libertad individual-, la inseguridad y debilidad de los sistemas políticos, el control-prohibición de las ideas,... y tantas otras cuestiones que vienen a la mente del espectador y que éste puede ser capaz de extrapolar a situaciones actuales sobre las que reflexionar.

En efecto, los temas que se plantean no resultan tan lejanos, y, sin embargo, la película fue rodada hace ya más de 40 años con cierto carácter profético. Es más, la novela en la que está basada la película es de 1953: Faherenheit 451 es la obra maestra de Ray Bradbury, célebre autor norteamericano de novelas de ciencia ficción y fantasía, conocido también por Crónicas Marcianas (1950). Aún manejándose en géneros literarios que pueden alejarle de la realidad, sus novelas están inspiradas en la vida cotidiana de las personas, y su propósito es buscar la reflexión sobre los problemas sociales que les acechan, desde su lado más humano y, quizá también, poético. En Faherenheit 451 se dan cita todas estas características; notas que, unidas además a un cierto halo romántico y a un evidente propósito moral y didáctico que Truffaut es capaz de reflejar en la pantalla, hacen que el espectador se encuentre ante un film "atemporal": evoca "nuestros tiempos", o también situaciones límite para la libertad del pasado (la quema de libros no es un capítulo aislado en la historia), y quizá ciertas tendencias respecto al futuro (el avance imparable de las nuevas tecnologías); y ello al tiempo que alerta en general de la vulnerabilidad y de los riesgos que amenazan a la libertad individual como auténtica conquista del constitucionalismo revolucionario y de diversos documentos y normas que han jalonado la historia durante los dos últimos siglos.

Truffaut recoge, pues, esta visión "distópica" sobre la realidad y, en particular, sobre la libertad individual, que Bradbury plasmara en su obra años antes: una utopía expresada en términos negativos, es decir, reflejando una sociedad ideal en clave pesimista42. Una sociedad totalitaria y represiva en la que los riesgos y tendencias sociales alcanzan niveles apocalípticos y exacerbados pero que, sin embargo, no siempre tienen por qué llevar a consecuencias desastrosas. En diversas ocasiones, de hecho, pueden esconder incluso un mensaje positivo: si bien parece que las distopías se asocian a lo indeseable, en manos del espectador está valorar las buenas o malas vibraciones de esta situación apocalíptica. En concreto, la esperanza o desconfianza en el triunfo de la libertad humana y de la capacidad de

Page 98

autodeterminación del individuo por encima de dirigismos políticos y sociales...

No obstante, también es cierto que la distopía que esconde el film aparece debajo del manto de una situación social...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA