De la etapa liberal a la era social. Las transformaciones jurídicas del Estado español entre 1923 y 1939

Autor:Aguilera Barchet, Bruno
Páginas:603-680
RESUMEN

En Europa, el estado liberal entra en crisis como consecuencia de la catarsis de la primera Guerra Mundial y su corolario inevitable: la revolución rusa. Fue el inicio de la etapa de entreguerras (1919-1939), un período singular en la historia del derecho público occidental en el que el parlamentarismo decimonónico se ve reemplazado por regímenes dictatoriales, no solamente en rusia, sino... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 604

1. Introducción

Muchas son las investigaciones realizadas sobre la Guerra civil pero relativamente pocas ahondan en la dimensión jurídica de la contienda1, en gran parte porque una opinión excesivamente generalizada considera todavía que la historia del derecho de la españa del siglo xx debe construirse sin tener en cuenta lo ocurrido entre julio de 1936 y noviembre de 1975. se trata, sin embargo, de una visión irreal por cuanto ni la historia ni el derecho avanzan a intervalos y cada época deja huellas en los tiempos posteriores, del mismo modo que queda mode-lada en gran parte, por la herencia que recibe de las etapas previas. desde este punto de vista, la Guerra civil española es sin duda un momento clave en el iter de nuestra historia constitucional, en la medida en que, como consecuencia del estallido del conflicto, desapareció el estado de la segunda república surgido en 1931, y apareció en 1936 el nuevo estado franquista, que formalmente estuvo vigente hasta las cortes constituyentes surgidas de las elecciones del 15 de junio de 1977. analizar desde un punto de vista jurídico las transformaciones esenciales que experimenta el estado español tras la crisis del estado liberal y el accidentado camino hacia el modelo social de estado, es el objeto del presente estudio. es cierto que no resulta fácil seguir el proceso que se inicia con la dictadura de primo de rivera, en la medida en que existen tres rupturas seguidas de la legalidad, y tras el estallido de la Guerra civil, aparecen dos estados y dos realidades jurídicas que conviven simultáneamente durante toda la contienda. a lo que hay que añadir que un estudio de estas características solo puede entenderse plenamente desde una perspectiva comparada, pues para captar el sentido de las importantes transformaciones que experimenta el estado español entre 1923 y 1939, es preciso abordarlo en el complejo contexto europeo y mundial de la etapa de entre-

Page 605

guerras. cuando entra en crisis el modelo jurídico concreto del estado liberal, que inicia en europa su decadencia tras el estallido de la primera Guerra Mundial. una hecatombe bélica que provoca la aparición de un nuevo modelo estatal en el que el viejo principio del «laissez faire» es sustituido por el de un estado más intervencionista; sobre todo a partir del triunfo de la revolución soviética que lenin trata de propagar fuera de rusia tras la fundación en 1919, del Komintern.

2. La crisis del estado liberal y los orígenes del «estado social»

Lenin buscaba encauzar los primeros intentos revolucionarios que habían sacudido la europa de la posguerra. como la república soviética que trata de instaurar en Baviera Kurt eisner entre noviembre de 1918 y mayo de 1919, el gobierno revolucionario húngaro de Béla Kun, o el más famoso de estos movimientos: la insurrección espartaquista protagonizada en enero de 1919 por Karl liebknecht y rosa luxemburg, que fue reprimida con dificultad pero sin contemplaciones por el Gobierno socialista de Friedrich ebert, primer presidente de la recién surgida república de Weimar.
esta internacionalización de la revolución obrera provocó un sentimiento de pánico en las clases medias de los distintos estados europeos, y muy particularmente en las dirigentes, que no dudaron en apoyar a líderes populistas, dispuestos a defender una política social en el ámbito nacional que permitiese encauzar el movimiento obrero al margen del internacionalismo revolucionario de origen soviético2. su actitud, sin embargo, propició la aparición de regímenes autoritarios, ciertamente opuestos al bolchevismo pero no menos totalitarios. es en este sentido que Mark Mazower afirma que, hacia los años treinta, la mayoría de los europeos prefirieron optar por otras alternativas no democráticas para hacer frente a los retos de la modernidad3.

a) La reacción contra el modelo soviético

La Italia fascista

La primera reacción autoritaria antibolchevique se inicia el 28 de octubre de 1922, cuando Víctor Manuel iii de saboya, tras la «Marcha sobre roma», cede ante la intimidación fascista y nombra al frente del Gobierno italiano a

Page 606

Benito Mussolini, al margen de la aritmética parlamentaria4. un golpe de estado sin embargo relativo, por cuanto a la postre, la cámara de los diputados italiana, donde sólo había 35 diputados fascistas sobre un total de 579, acabó legalizando el «golpe de fuerza». no solo porque votó a favor de su investidura –por 306 votos a favor, 116 en contra y 150 abstenciones–, sino porque pocos días después, otorgó a Mussolini los plenos poderes5. un año más tarde la misma asamblea accedió a reformar el sistema electoral mediante la ley Acerbo, de 3 de febrero de 1923, por la que se otorgaban dos tercios de los escaños al partido que obtuviese el 35 por 100 de los votos6. ello permitió al líder fascista ganar de forma arrolladora las elecciones de 19247. siguieron veinte años de régimen fascista8 en los que se avanzó hacia la dictadura de modo progresivo, respetan-

Page 607

do formalmente, al menos al principio, el régimen constitucional9, pues Mussolini reforzó paulatinamente su autoritarismo sin renunciar a mantener en apariencia la legalidad del estatuto albertino de 184810.

El paso decisivo hacia la dictadura legal se dio el 9 de noviembre de 1924, cuando el Gobierno destituyó a 123 diputados de la oposición y disolvió el partido popular italiano. Gracias a ello en enero de 1925, Mussolini pudo autonombrarse Jefe del Gobierno (Capo di Governo) y Duce del fascismo. un año más tarde, concretamente el 31 de enero de 1926, una ley autorizaba al Gobierno a legislar sin contar con el parlamento. el paso siguiente fue abolir el sistema tradicional de elecciones, lo que Mussolini hizo con la ley electoral de 17 de mayo de 1928, que sólo permitía votar a una única lista nacional elaborada por el Gran consejo nacional del Fascismo, que era a continuación sometida a la «aprobación» del cuerpo electoral en una consulta de tipo plebiscitario. un sistema que se aplicó en las elecciones de 1929 y de 1934. a partir del 25 de mayo de 1928, se suprimieron las elecciones provinciales y las locales, de forma que no hubo desde entonces en italia más elecciones que el simulacro de las generales. el siguiente escalón hacia el autoritarismo se franqueó al instaurarse el régimen de partido único. para ello el 9 de diciembre de 1928, Mussolini promulgó la ley de creación del Gran consejo del Fascismo, organismo colegiado presidido por el presidente del Gobierno que consolidó la estructuración jerárquica del partido Fascista como una «milicia civil» al servicio del estado11. el desmantelamiento del régimen parlamentario se remató con la ley de 19 de enero de 1939, por la que se creó la cámara de los Fascios y corporaciones, enteramente nombrada por el Gobierno y destinada a sustituir a la cámara de los diputados. con ello concluía el proceso iniciado con la ley Acerbo dieciséis años antes12.

Page 608

La Alemania hitleriana

En alemania, el camino hacia la dictadura se vio en principio ralentizado porque el resentimiento de la opinión pública alemana a causa del Diktat de Versalles, logró ser encauzado por los sucesivos gobiernos socialdemócratas que rigieron inicialmente los destinos de la flamante república de Weimar. así lo demuestra tanto el fracaso de la revolución espartaquista, en noviembre de 191813, como el del intento de golpe de estado conservador del 8 de noviembre de 1923, más conocido como «Putsch de Munich», protagonizado por un héroe de la primera Guerra Mundial, el mariscal erich von lüddendorf, y un don nadie llamado adolf hitler, un ciudadano austriaco que lideraba un minúsculo partido radical, el partido nacional socialista de los trabajadores alemanes (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiters Partei: nsdap). hitler, sin embargo, supo aprovechar la repercusión mediática de su proceso y posterior encarcelamiento, para erigirse en mártir y convertirse en el símbolo de quienes pretendían vengar la afrenta de Versalles. Gracias a ello, pudo iniciar una vertiginosa carrera...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA