La ley natural en el ensayo sobre el entendimiento humano y en los tratados

Autor:Juan Fernando Segovia
Páginas:87-155
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO II
LA LEY NATURAL EN EL
ENSAYO
SOBRE EL ENTENDIMIENTO HUMANO
Y EN LOS
TRATADOS
Los problemas que enfrentó LOCKE en las Cuestiones no serán re-
sueltos —al menos en términos filosóficos— en los Tratados, pues en el
segundo declara que está más allá de sus propósitos profundizar en los
detalles la ley de la naturaleza o en sus medidas de castigo 1. No debería
esperarse, por tanto, nada diferente a lo ya dicho en el ensayo de 1664 2.
Sin embargo, dado que los Tratados persiguen una finalidad política an-
tes que filosófica, LOCKE dará una nueva dimensión a la ley natural en
1 LOCKE, Two treatises, cit., II, II, § 12 (p. 203). Agrega a continuación: «Sin
embargo, es cierto que hay una ley de este tipo [natural] y que es tan inteligible y tan
evidente a una criatura racional y un estudioso de ella, como las leyes positivas de las
comunidades políticas. Mejor dicho, quizá tan evidente, tanto como la razón es más fácil
de entender que los caprichos e intrincadas estratagemas de los hombres, persiguiendo
intereses ocultos y contrarios a los escritos; por lo que está fuera de duda que una gran
parte de las leyes civiles sólo son justas en cuanto están fundadas en la Ley de la naturaleza,
por la que han de regularse y ser interpretadas». Lo que, de un modo indirecto, confirma la
trascendencia casi definitiva de lo considerado en las Cuestiones y del modo de resolverlas.
Consecuentemente, podría concluirse que el pensamiento de LOCKE acerca de la ley
natural no necesitaba de ulteriores elaboraciones epistemológicas para servirle como
premisa mayor de su teoría política. Así SELIGER, «Locke’s natural law and the foundation
of politics», cit., p. 340.
2 De hecho, es la tesis de VON LEYDEN, «Introduction», cit., pp. 80-82.
LA LEY NATURAL.indb 87 09/07/14 10:16
88 JUAN FERNANDO SEGOVIA
la medida que su doctrina política está guiada por creencias basadas en
una evidencia probable, limitada por ciertos principios fundamentales
provenientes de una moralidad que se pretende estructurada teológica-
mente 3.
Contemporáneo a la publicación de los dos Tratados, es el Ensayo
sobre el entendimiento humano, en el que LOCKE mantiene las principales
ideas de las Cuestiones, pero avanza unos pasos más adelante, pasos que
hay que rastrear para entender posteriormente el rol de la ley natural en
la vida moral y política.
Por tanto, nuestro plan consistirá en aproximarnos a la doctrina del
Ensayo sobre la ley natural como pórtico al análisis de los Tratados, es-
pecialmente el segundo, mas no como piezas absolutamente separadas o
compartimientos estancos, sino como textos interrelacionados y compe-
netrados entre sí; y, por otro lado, teniendo presente la doctrina de las
Cuestiones que siempre permanece como horizonte intelectual.
1. LA LEY NATURAL Y LA ÉTICA DE LOCKE
EN EL
ENSAYO
Tratándose de un texto de teoría del conocimiento, el Ensayo abor-
da casi de soslayo la cuestión que estamos elucidando, pero anticipa as-
pectos del desarrollo de su teoría ética que apenas despuntaban en las
Cuestiones. Así, por caso, aunque reitera su metodología epistemológica,
afina la perspectiva individualista-racionalista que invalida la tradición y
la educación como fuentes legítimas de conocimiento 4. Además explici-
ta su concepción de la moral en términos claramente hedonistas, en la
cual el bien y el mal son intercambiables con el placer y el dolor (mejor
dicho: con lo que procura placer y con lo que provoca dolor, respectiva-
3 Cfr. R. ASHCRAFT, «Locke’s political philosophy», en CHAPPELL, The Cambridge
companion to Locke, cit., p. 226. Para TULLY ha sido mérito de LOCKE el abordar los
problemas de los derechos y del poder político en términos no históricos sino de ley
natural. Cfr. J. TULLY, A discourse on property: John Locke and his adversaries, Cambridge,
Cambridge U. P., 1983, c. 1.
4 LOCKE, An essay concerning human understanding, cit., I, IV, § 23: «En la medida
que consideramos y alcanzamos la verdad y la razón por nosotros mismos, en esa medi-
da poseemos un conocimiento real y verdadero» (vol. I, pp. 78-79) Por tanto, la ley de
la naturaleza no es algo impreso en el hombre sino que llegamos a conocerla aplicando
nuestras facultades. ID, I, II, § 13 (vol. I, p. 20). Es la doctrina de las Cuestiones ampliada
y confirmada.
LA LEY NATURAL.indb 88 09/07/14 10:16
LA LEY NATURAL EN EL ENSAYO SOBRE EL ENTENDIMIENTO... 89
mente 5); base especulativa que permitiría dotar al conocimiento moral de
una certidumbre matemática 6, coincidente con su proyecto de una ética
deductiva, aunque dependiente siempre de lo que cada uno entienda por
felicidad, referida a la voluntad y la libertad de un agente libre 7.
Yendo a nuestro asunto, LOCKE conserva la idea de un legislador
soberano como fundamento de toda ley 8, que no es sino el decreto de
ese legislador que establece recompensas y castigos para su cumplimien-
to o su inobservancia, según el caso 9. Es decir, en toda ley el elemen-
to esencial es la coacción por la que se premia o castiga 10, porque lo
conveniente (el placer) o lo inconveniente (el dolor) operan natural y
espontáneamente, sin necesidad de ley alguna 11. Ahora bien, en lo que
innova LOCKE, en relación a las Cuestiones, es en la clasificación de las
leyes: conserva la ley divina (o eterna 12) y también la ley civil (o huma-
na), pero, en lugar de la ley natural, invoca ahora «la ley de la opinión o
reputación» 13.
¿Qué ha ocurrido con la ley de la naturaleza? La insólita trilogía de
leyes que LOCKE propone en el Ensayo ha dado lugar a diversas opiniones
sobre el territorio que ocupa la ley natural. En una posición extrema, se
ha dicho que no existe ley natural pues en el Ensayo no hay lugar para
ella 14, lo que es así en un sentido extremadamente literal. Próxima a ésta
5 LOCKE, An essay concerning human understanding, cit., II, XX, § 2; II, XXI, § 42,
43, 52, 62; II, XXVIII, § 5; etc. (vol. I, pp. 231, 262-263, 263-264, 270-271, 279, y vol. II,
p. 97). Sobre el hedonismo egoísta de LOCKE, DARWALL, The British moralists and the
internal «ought»: 1640-1740, cit., c. 6, pp. 149 y ss.
6 Ibid., cit., IV, IV, § 7-9 (vol. II, pp. 387-390).
7 Ibid., I, III, § 6 (vol. I, pp. 38-39).
8 Ibid., I, IV, § 8: «sin la noción de un legislador es imposible tener una noción de una
ley y de una obligación de observarla» (vol. I, p. 60).
9 Ibid., II, XXVIII, § 5 (vol. II, p. 97).
10 Ibid., § 6 (vol. II, p. 97): «allí donde suponemos una ley se supone además una
recompensa o un castigo anejos a esa ley».
11 Luego, como sostienen los comentaristas unánimemente, para LOCKE una cosa
son las tendencias naturales del hombre a buscar el placer y rehuir del dolor, y otra es la
moralidad: ésta necesita de un legislador que imponga esas tendencias como obligación
y las confirme con premios y castigos. Vid. infra, el apartado de este capítulo titulado La
propiedad y los derechos naturales: de nuevo sobre self-ownership; y la nota 73 del capítulo
cuarto.
12 Conserva es una manera de decir, porque de ella no trató en las Cuestiones, aunque
pueda deducirse su existencia de la misma voluntad divina.
13 LOCKE, An essay concerning human understanding, cit., II, XXVIII, § 7 (vol. II,
p. 98).
14 P. LASLETT, «Introduction», en J. LOCKE, Two treatises of government, 14th reprint,
Cambridge, Cambridge U. P., 2003, p. 81. Fue una de las críticas de TYRRELL al Ensayo:
LA LEY NATURAL.indb 89 09/07/14 10:16

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA