La ley aplicable a las obligaciones contractuales en el reglamento de Roma I. El régimen general

Autor:José María Espinar Vicente/José Ignacio Paredes Pérez
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho internacional privado de la Universidad de Alcalá/Profesor Asociado de Derecho internacional privado de la Universidad Complutense de Madrid
Páginas:91-148
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO TERCERO
en el Reglamento de Roma I. El Régimen general
Sumario: I. Ámbito de aplicación del Reglamento de Roma I: 1. El alcance material
de su regulación. A). Capacidad e “interés nacional. B) Las obligaciones que
se deriven de instrumentos negociables. C). Los convenios de arbitraje y de
elección del tribunal competente. D) La posibilidad para un intermediario
de obligar frente a terceros a la persona por cuya cuenta pretende actuar.
E) Las obligaciones que se derivan de los tratos previos a la celebración de
un contrato. 2. Su relación con otros textos normativos. A) El Reglamento de
Roma I y la aplicación de disposiciones especiales de fuente institucional.
B) El Reglamento de Roma I y la aplicación de disposiciones especiales de
fuente convencional: a) Las relaciones entre el Convenio de Roma de 1980
y el Reglamento de Roma I. b) Las relaciones entre el Reglamento de Roma I
y los Tratados suscritos por los Estados miembros. II. La consagración de
la autonomía de la voluntad en el régimen general establecido por el
Reglamento de Roma I: 1. La identificación del Derecho aplicable. 2. Las
condiciones en las que ha de efectuarse la elección. 3. La fragmentación del
contrato. 4. El cambio de Ley aplicable. 5. Autonomía material y autonomía
conflictual. III. Los límites a la autonomía de la voluntad de las par-
tes en el régimen general establecido por el Reglamento de Roma I:
1. Normas imperativas y normas de policía. 2. El juego de las “normas im-
perativas” en el Reglamento de Roma I. A) Las normas imperativas de la lex
causae. B) Las normas imperativas de la Ley en la que se localizan todos los
demás elementos pertinentes de la situación. C) Las normas imperativas del
Derecho comunitario. 3. Límites derivados de la aplicación de las normas
de policía. A) La precisión del concepto en el artículo 9.1 del Reglamento
de Roma I. B) Las normas de policía de la lex fori. C) Las normas de policía
de la lex loci executionis. a) El juego limitado de las normas de policía de la
lex loci executionis. b) La naturaleza y objeto de las normas de policía de la
lex loci executionis. c) la incidencia de la norma de policía sobre la ilegalidad
de la ejecución del contrato. d) las consecuencias de su aplicación o inapli-
cación. IV. La Ley aplicable a falta de elección: 1. El contrato de compra-
venta. 2. Los contratos de prestación de servicios, franquicia y distribución.
92 Dr. José María Espinar Vicente / Dr. José Ignacio Paredes Pérez
3. Los contratos relativos a bienes inmuebles. 4. La contratación en los mer-
cados financieros. 5. Las conexiones subsidiarias en supuestos distintos a
los contemplados en el primer numeral del artículo cuarto. V. Reflexiones
en torno al régimen general de las obligaciones contractuales en el
Reglamento de Roma I: 1. Los intereses de las partes. 2. La defensa de los
intereses de los Estados. 3. La técnica de localización.
I. ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL REGLAMENTO DE ROMA I
El Reglamento (CE) núm. 593/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo,
de 17 de junio de 2008, sobre ley aplicable a las obligaciones contractuales
(Roma I)180, se inscribe entre las medidas adoptadas por la Unión Europea en
cumplimiento de las directrices establecidas en el artículo 81 de su Tratado de
Funcionamiento. Como indica su Considerando sexto, el correcto funcionamien-
to del mercado interior exige, favorecer la previsibilidad del resultado de los
litigios, la seguridad jurídica y la libre circulación de resoluciones judiciales.
Para lograr este fin es necesario que las normas de conflicto de leyes referidas
a los contratos designen la misma Ley aplicable, con independencia de cuál sea
la jurisdicción del Estado miembro ante el que pueda plantearse el litigio. Así
pues, el Reglamento en estudio debe ser analizado en íntima relación con el
1215/2012 [Bruselas I (bis)] “relativo a la competencia judicial, el reconocimien-
to y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil. La con-
junción de ambos, permite garantizar que cualquier litigio referente a un con-
trato que deba ventilarse ante los Tribunales de un país de la Unión Europea,
será evacuado por una jurisdicción cuya competencia es reconocida por todos
los demás Estados miembros [artículos 4 y concordantes del Reglamento de
Bruselas I (bis)]. El Juez que conozca de la causa la resolverá con base en la mis-
ma Ley que hubiese aplicado el Magistrado de cualquier otro Estado miembro
(artículos 3 y concordante del Reglamento de Roma I). Finalmente la resolución
que pronuncie será reconocida en todo el ámbito de la Unión Europea “sin ne-
cesidad de procedimiento alguno” [artículo 36.1 del Reglamento de Bruselas I
(bis)]181.
Sobre esta sólida base se desactiva toda posibilidad de forum shopping. El
actor no podrá calibrar si le conviene presentar la demanda ante el foro del do-
micilio del demandado o ante el Juez del lugar donde debiera cumplirse la obli-
gación que sirve de base a su reclamación; tampoco las partes sopesarán si les
conviene prorrogar un foro u otro en razón de la Ley con la que vaya a sustan-
ciarse el fondo de sus diferencias. Sea cual sea la jurisdicción que conozca del
180 DOUE L 177, de 4 de julio de 2008.
181 Téngase en cuenta el Acuerdo con el Reino de Dinamarca, de 19 de octubre de 2005,
en relación con el Reglamento de Bruselas I (DOUE L 299, de 16 de noviembre de 2005), y la
Decisión de la Comisión, de 22 de diciembre de 2008, sobre la petición del Reino Unido de aceptar
el Reglamento de Roma I (DOUE L 10, de 15 de enero de 2009).
El régimen jurídico de las obligaciones en Derecho Internacional Privado 93
asunto el Derecho aplicable será el mismo y su sentencia será reconocida y, en
su caso, ejecutada en cualquier país de la Unión Europea.
El Reglamento de Roma I entró en vigor el 17 de diciembre de 2009 sustitu-
yendo al Convenio de Roma de 1980 sobre ley aplicable a las obligaciones contrac-
tuales182. Este último siguió estando operativo en relación con las obligaciones con-
tractuales establecidas entre el 1 de septiembre de 1993 y el 16 de diciembre de
2009 y, además, sigue en vigor con respecto al Reino de Dinamarca183. Realizadas
estas precisiones, destaca el hecho de que su artículo primero limite el juego de sus
disposiciones a las “obligaciones contractuales en materia civil y mercantil en las
situaciones que implique un conflicto de leyes184. Parece superfluo que un instru-
mento normativo destinado a establecer la “Ley aplicable”, declare en su primera
disposición que su campo de acción se limita a los supuestos de tráfico externo; sin
embargo, esta manifestación constituye una importante clave hermenéutica para
la interpretación de su normativa, como tendremos ocasión de ver más adelante185.
El segundo de sus preceptos confiere un carácter de aplicación universal a
las disposiciones que en Él se contienen. El carácter universal del Reglamento de
Roma está al servicio del objetivo de favorecer el buen funcionamiento del merca-
do interior. Se trata de establecer un sistema conflictual común a todos los Estados
miembros (a excepción de Dinamarca) de forma que la Ley aplicable a un contrato
de tráfico externo sea la misma, cualquiera que sea el país de la Unión Europea
donde se suscite el problema. Por lo tanto, la consecución de este objetivo implica-
rá que “La Ley designada por el presente Reglamento se aplicará aunque no sea la de
un Estado miembro”.
1. El alcance material de su regulación
El catálogo de materias excluidas del Reglamento de Roma I (dedicado a
las obligaciones contractuales) coincide en gran parte con el contemplado en
el Reglamento (CE) 864/2007 (Roma II) (consagrado a las no contractuales);
consecuentemente, remitiremos el análisis de algunas de ellas a los comenta-
rios que se efectuarán en el Capítulo Sexto de esta monografía. Así pues, junto
a las materias fiscales, aduaneras y administrativas, quedan fuera de la esfera
182 La Sentencia del Tribunal de Justicia, de 18 de octubre de 2016, as. C-135/15 Nikiforidis,
ha declarado en su apartado 39 que una relación contractual nacida antes del 17 de diciembre de
2009 únicamente estará comprendida en el ámbito de aplicación del Reglamento de Roma I si
dicha relación ha sido objeto, como consecuencia del consentimiento mutuo de las partes contra-
tantes manifestado con posterioridad a la referida fecha, de una modificación de tal envergadura
que deba considerarse que se ha celebrado un nuevo contrato después de esa fecha.
183 DOCE, L 266, de 9 de octubre de 1980.
184 Sobre la noción de materia contractual, véanse las oportunas reflexiones realizadas por
Guzmán Zapater sobre la posible complejidad del contrato internacional en Abarca Junco (dir.),
Derecho internacional privado, 2ª ed., Madrid, UNED, 2016, pág. 639.
185 Por ejemplo, este será uno de los elementos a tener en cuenta para interpretar el senti-
do y alcance de los numerales tres y cuatro de su artículo tercero.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA