Entre la legalidad y la policia administrativa: La reparación de daños estéticos u ornamentales

Autor:Santiago González-Varas Ibáñez
 
EXTRACTO GRATUITO

Una reflexión parece necesaria en relación con la reparación de los daños públicos, que es la de su indeterminación esencial por no ser fácil concretar claramente sus confines conceptuales. La posible consideración de daños tan diversos entre sí como los causados al paisaje [916], la seguridad del Estado, el ahorro público [917], la estética de las ciudades, el derecho al honor, daños en el ámbito fiscal o laboral, etc. podría ser muestra de la referida indeterminación. Por eso, lejos de pretender una construcción dogmática cerrada (sobre los daños causados a la Administración, a bienes jurídico-públicos o al ejercicio de funciones administrativas) seguidamente se seleccionan para su estudio algunas de las situaciones previamente mencionadas. En el ámbito administrativo ocurriría, por tanto, algo similar a lo que ocurre en el Derecho penal, donde tampoco puede llegarse a una construcción cerrada del bien jurídico. Y especialmente, y sin abandonar este paralelismo, también en el Derecho administrativo son necesarios ciertos requisitos formales para que pueda ponerse en marcha el aparato punitivo del Estado: aun cuando pueda concebirse o conceptuarse un "daño" o una lesión a un bien jurídico, haría falta que una ley habilitara la actuación concreta que la Administración quiere emprender (y en el Derecho penal que una ley tipifique la lesión a un bien jurídico como delictiva). El "daño" no es en cuanto tal un concepto o título suficiente para legitimar actuaciones administrativas. Lo contrario se correspondería con un Estado-policía pero no con un Estado de Derecho y ambos planos (concepto de daño y posibilidad de iniciación del poder estatal represivo) no pueden confundirse.

Desde una perspectiva estrictamente jurídica el tema de la reparación de daños al urbanismo alude esencialmente a "la protección de la legalidad urbanística", así como al régimen de infracciones y sanciones urbanísticas.

Pero quieren aquí estudiarse los "daños estéticos" y ornamentales, no sólo porque la evitación de la causación de efectos antiestéticos en las ciudades tiene una gran transcendencia social y un interés público de primera magnitud en materia urbanística. Principalmente quiere abordarse esta cuestión, en este trabajo, como ejemplo, en primer lugar, de la indeterminación de los límites conceptuales del daño en el Derecho administrativo y, en segundo lugar, como ejemplo de la imposibilidad de un sistema administrativo de policía en virtud del cual la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA