Jurisprudencia

Autor:Laura Ruiz
Páginas:11-12
RESUMEN

1. Sobre la concurrencia de la condición de administrador y apoderado (Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 15 de octubre de 2007). 2. Operaciones acordeón (Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil de 9 de noviembre de 2007).

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 11

1. Sobre la concurrencia de la condición de administrador y apoderado (Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 15 de octubre de 2007)

La DGRN ya ha abordado en reiteradas ocasiones la posibilidad de que la condición de administrador y la de apoderado recaigan en la misma persona. Por tanto, se ha sentado una doctrina, en virtud de la cual se admite, en vía de principio, la concurrencia en una misma persona de esas dos condiciones aunque pueden surgir dificultades que deben analizarse atendiendo a las circunstancias de cada caso. Tales dificultades podrían derivarse de una imposibilidad fáctica de revocación del poder y de autoexigencia de responsabilidad por parte del administrador-apoderado. Como aclaración preliminar, esta concurrencia sólo es posible en sociedades limitadas.

La resolución que se comenta matiza dicha doctrina y enfatiza los siguientes aspectos:

(a) La preexistencia de la condición de apoderado no impide el nombramiento como administrador. Así, a diferencia de lo ocurrido en el supuesto de hecho de la resolución de 24 de noviembre de 1998, el administrador no se había otorgado, en el caso ahora examinado, poderes a sí mismo sino que el apoderamiento era preexistente al nombramiento como administrador; por tanto, se considera que el poder de representación del administrador, más amplio que el del apoderado, absorbe las facultades conferidas a través del poder.

(b) La participación de la Junta en el nombramiento legitima la concurrencia de ambos cargos en la misma persona. En este caso, la Junta, al nombrar al administrador conocía su condición de apoderado y, conscientemente, hizo coincidir ambos cargos en la misma persona.

(c) Además, el problema de irrevocabilidad de los poderes queda minimizado, puesto que el nuevo órgano de administración que pueda nombrarse en un futuro es perfectamente capaz de revocarlos.

(d) Hay que considerar la concreta estructura del órgano de administración de la sociedad. Así, las anteriores resoluciones relativas a esta cuestión abordaban supuestos en los que había varios administradores. Se ponía el acento en que había que evitar que un administrador mancomunado quedara...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA