Jubilación del Profesor García Marín

Autor:Manuel Torres Aguilar
Páginas:1163-1166
 
EXTRACTO GRATUITO
Varia 1163
AHDE, tomo LXXXVI, 2016
Jubilación del profesor García Marín
Presentar la figura del Profesor García Marín 1, es un hecho que resulta, a cualquie-
ra que atienda a su currículo, de una extraordinaria facilidad.
Uno puede acercarse a la figura de un maestro tratando de enseñar lo que aprendió
de él, tratando de exponer a los demás las virtudes de su magisterio o incluso tratando
de poner de manifiesto que su estrecha relación con él, en alguna medida le hace partí-
cipe de los méritos que en aquél se acumulan.
Trataré de justificar las razones que me hacen afirmar lo expuesto. Su vida, sus
valores, su obra. Su infancia es el recuerdo de un Morón silente, denso, agobiante, esté-
ril por momentos. Allí quizá se forma su carácter austero, serio pero con ese gracejo
inteligente que solo quién ha vivido en aquellos ambientes andaluces de principios de
los cincuenta pueden aún imaginar. Él ha rechazado siempre cuanto encarna el tópico,
nunca ha sido un hombre de modas, ni tampoco un hombre alejado de su tiempo. A él
nada de lo humano le ha sido ajeno, porque con una honradez imperturbable ha tratado
de cumplir un papel que la vida le había reservado sin él pretenderlo en ningún caso. Él
ha sido modelo ejemplar, en aquellos tiempos difíciles de nacimiento de la Facultad de
Derecho de la Universidad de Córdoba. Buena parte de los que allí enseñamos hoy,
hemos asistido a sus clases durante casi veinte cursos académicos. Puedo decir sin exa-
gerar, que algunas miles de expectativas de jurista se formaron bajo la atemperada voz
del prof. García Marín.
Más de 25 tribunales de Tesis y tesinas, contaron con su presencia, por lo que
muchos de los doctores de esta Facultad vieron también examinados por él sus primeros
trabajos de grado. Fue el primer director de su Biblioteca, sentando las bases de lo que
hoy es el corazón de la investigación jurídica en nuestra ciudad. Ha sido Director del
Departamento que aquellos años contaba con más alumnos en toda nuestra Universidad.
Departamento ciertamente difícil en un tiempo en que nuestra Facultad vivía una zozo-
bra que felizmente hoy queda sólo en la nebulosa del tiempo pasado. Ha participado en
comisiones juzgadoras de oposiciones a distintos cuerpos, Cátedras de promoción,
premios de investigación, etc.
Pero por encima de todo ha sido el modelo de universitario en el que todos nos
hemos mirado alguna vez. Por su despacho han pasado todos los que hoy son o han sido
profesores o investigadores de este Centro. Su consejo, su cuidada atención su preocu-
pación por los problemas de los demás formaron parte de ese sentimiento de auténtica
solidaridad que no se pregona, que simplemente se practica. En la otrora convulsa vida
de la Facultad, él mantuvo siempre su posición de independencia y tolerancia, estuvo
firme sin dejarse avasallar ni por tirios ni por troyanos, por eso por seguir su camino,
puedo decir que él contribuyó a que el viento sereno, solo tamizado por el tañer de las
viejas campanas, cruce el silencio de nuestro querido Claustro que cada día es apacible
ahora.
1 Es de obligada consulta A G, Juan Antonio; «José María García Marín:
apuntes para una semblanza», en Torres Aguilar, Manuel y Pino Abad, Miguel (coord.) Burocra-
cia, poder político y justicia. Libro homenaje de amigos del profesor José María García Marín,
Madrid, 2015, págs. 17 a 32. En este trabajo se hace un concienzudo análisis de la obra del
profesor García Marín, con un detallado estudio de las temáticas abordadas en sus múltiples
publicaciones. Mi aportación en estas páginas se construye desde el plano del afecto discipular
no exento del reconocimiento de lo que su trayectoria académica ha supuesto para el desarrollo
de nuestra disciplina.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA