Iusnaturalismo racionalista

Autor:Beatriz García Fueyo
Páginas:117-128
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 117

En la doctrina francesa, Pothier sigue fielmente la doctrina romana en cuanto a la necesidad, para el contrato de arrendamiento, de la existencia de una merces en dinero, afirmando paladinamente282: "el precio debe consistir en dinero: si no lo fuese, entonces resultaría uno de los contratos innominados, facio ut des o facio ut facias, según fuese una cosa lo que diese o una obra que prometiese hacer al que hiciera la mia. No es preciso que esté determinada la cantidad que se de por la obra en el momento de celebración del contrato, bastando que deba serlo a través de la estimación de un tercero, pero si esta persona, que debe hacer la estimación, no la llevara a cabo, por ejemplo, porque muriese, por ejemplo, entonces el contrato es nulo".

Jean Domat aporta una definición general de arrendamiento283: "Le louage en general et y comprenant toutes les especes de baux, est un contrat par lequel I'un donne a l'autre la jouissance ou í'usage d'une chose, ou de son travailpendant quelque temps pour un certain prix". Se denomina "locateur qui donne quelque travail", y a continuación afirma: "dans les louages ouprixfaits du travail et d'industrie, les ouvriers ou entrepreneurs tiennent aussi en un sens lieu de locateurs", mostrando una cierta confusión entre la locatio operarum y operis.

Page 118

El ilustrado francés muestra claramente el futuro de la merces, contraprestación que debe abonar el conductor en la locatio opera-rum284: "le prix d'un louage ou autre bailpeut étre reglé ou en de-niers, de meme que celui d'une vente, ou en une certaine quantité de denrées, ou en une portion de fruits", con alusión a la colonia parciaria romana, de C. Iust. 4, 65, 21, de modo que en su planteamiento, "prix du bail en deniers ou portion de fruits", abandonando la tradición romanista, que solo admitía como excepción esto último, mientras para el jurista francés es una alternativa plena para la merces en dinero.

Hugo Grocio, en su estudio de los contratos285, después de haber expuesto que el dinero "naturaliter functionem recipere, non in materia sola, nec in speciali appellatione aut forma, sed in genere ma-gis communi, qua scilicet comparatur ad res aut omnes aut máxime necesarias: quae aestimatio, si aliud non convenerit, faciendo erit tempore ac loco solutionis... ut mensura rerum aliarum", no duda en afirmar que la locatio conductio, siguiendo al jurista Gayo en el D. 19, 2, 2, "próxima est venditioni et emtioni, eisdemque regulis consistit. Respondent enim pretium pensioni sive mercedi, et rei do-minium facultati utendi”.

Puffendorf286, en su Tratado del Derecho natural y de gentes, estudia este negocio entre los contratos onerosos, reduciéndolos a cuatro tipos, que eran los innominados justinianeos, si bien discrepa de Grocio, quien redujo la categoría do ut facias "quod crederet coincidere illud cum altero, fació ut des", y en la primera clase sitúa "quod datur usus rei pro pecunia, quae proprie vocatur locatio conductio", mientras que en la tercera clase, do ut facias, "spectat

Page 119

locatio conductio pro pecunia operarum aut factorum quotidianae utilitatis"287.

Después de señalar que hay mucha proximidad entre arrendamiento y compraventa288, porque así como esta última es perfecta, si existe acuerdo sobre el precio, y en el primero acerca de la merced289, añade: "Circa colonos et illud observandum est, fundos Mis quandoque hac lege locari, ut loco pensionis, exsolvant id quod ¡aborem in excolendis istis positum excedit. Ubi colonus, qui velut mercenarius est, pretium sui laboris primo loco detrahit", si bien matiza que es un supuesto diferente al del colono parciario, que tiene derecho a una parte de los frutos290.

Resulta sorprendente su planteamiento acerca del salario de los docentes, calificado por este jurista como fruto de un contrato innominado291:

Page 120

Quamquam sint, qui nolint esse locationem conductionem, guando quis pro informatione in artibus liberalibus salarium accipit, cum doctrina non sit nummo aestimabilis: sed esse contractum innominatum, fació ut des. In isto qua ratione saepe circumveniantur miseri magistri, docetur Lucianum de mercede conductis. Quicquid huius sit, habet tarnen id iste contractus commune cum locatione operae, in qua fides tantum et industria, non autem eventus semper praestari potest, ut licet labor irritusperierit, merces tamen conventapetipossit.

En las praelectiones de Heinecio a Samuel Puffendorf292, en el libro I, cap. XV, de contractibus, las afirmaciones sobre el esquema contractual y contenido de la merces son muy precisas: "Locatio conductio est contractus... operispro certa mercedepraestandis: 1. Mercedem hic denuo in pecunia numerata consistere oportet, quia alias esset contractus, do ut facías, vel fació ut facías, quamvis iure naturae inter haec nihil differentiae sit, et Romani hoc discrimen in-troduxerint ideo, ut actiones eo rectius discerní possenf.

Wolf reconoce que "usitata enim et iuris naturalis est opera-rum locatio et conductio, uti in breve tempus unius diei, vel aliquot dierum, aut mensium, ita quoque in semestre, in spatium annum aut plurium annorum, experientia quotidiana teste", de modo que es un tipo de negocio propio de una sociedad donde reina una servidumbre imperfecta, y de amos.

Cuestiona si el arrendamiento de servicios "naturaliter" es una especie del contrato do ut facias293, "etenim in contractu loca-tionis conductionis operarum locutor operarum praestat operas, conductor dat mercedem294, adeoque pecuniam, vel rem quandam

Page 121

aliam, consequenter conductor dat, ut locutor faciat. Enimvero si unus contrahentium dat, ut alter faciat, contractus naturaliter est contractus do ut facias. Ergo naturaliter locatio conductio opera-rum est contractus do ut facías, seu sub eodem tanquam species sub suo genero continetur", aunque reconoce que en Derecho romano la locatio conductio operarum "ad contractum do ut facias minime referri possit", ya que es un contrato nominado y no innominado: "Nimirum contractus do ut facías incipit a datione, nec antefacien-dum obligatus est alter, quam tu dederis: ast contractus locationis conductionis perficitur solo consensu, ita ut alter statim obligatus sit ad praestandas operas, etiamsi alter mercedem nondum dede-rit, immo demum det praestitis operis. Naturaliter autem non minus contractus do ut facías in genere, quam locatio condueño operarum solo consensu perficitur".

Tratando de los sirvientes, cuenta su experiencia personal, como testigo, a la hora de contratarlos, desde un día a varios años, calificando el negocio como arrendamiento de servicios, y declarando su situación como próxima a la del siervo295, si bien establece el deber de proporcionarles alimentos saludables, decentes y suficientes para su conservación296, además de los vestidos y ropas que precisaran para la vida297, sin olvidar los medicamentos y otras atenciones para recuperar la salud298, añadiendo299:

Praeter alimenta et vestimenta, si merces estpromissa, illa quoque, statuto tempore est solvenda.

Iustitiae nimirum est, pactis et promissis stare seu praestare promte, ad quae ex contractu obligatio adest. Si qua merces igitur praeter alimenta et vestimenta est promissa, ea estpars illius, quod

Page 122

servientibus perfecte debetur: itaque stato tempore est solvenda. Accedit quod merces promissa complecti possit et alimenta et vestimenta a servientibus sibimet ipsis praestanda. Quo casu, eo magis elucet necessitaspromte mercedem solvendi..

El holandés Jean Voet, comentando el Digesto300, defiende: "pro usu vel operis merces constituenda (quae subinde pretium, quan-doque et manupretium appellatur) eaque certa vel ab initio, vel ex post facto, dum in arbitrium tertii certi, non incerti, confertur mer-cedis determinatio, eodem modo, quo in pretio emtionis obtinere dictum"301, aunque en ocasiones esa determinación se fija por la ley o por la costumbre, tal como aparece en la Novela 122 de Justiniano, de tal manera que puede existir acuerdo tácito sobre la misma, pero si falta la expresa referencia a la merces no hay contrato, y menos que sea eficaz.

Acerca del contenido de la merced en este negocio, Voet se pronuncia a favor de la tesis defendida por la generalidad de la doctrina, y acorde con las fuentes romanas, de modo que es necesario que consista en una cantidad de dinero, o in numerata pecunia:

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA