¿Pueden ir de la mano el desarrollo y la política de seguridad? El desafío de la reforma del sector de la seguridad

Autor:Sami Faltas
Cargo:Director ejecutivo del Centro de Estudios de Seguridad Europea en los Países Bajos.
Páginas:64-74
RESUMEN

En este breve artículo, voy a prestar atención a un resultado específico en la búsqueda de un enfoque global de seguridad y desarrollo, en particular el apoyo de los donantes a la Reforma del Sector de Seguridad (RSS). Voy a detenerme, no sólo en su utilidad potencial, sino también en las considerables dificultades que conlleva. También voy a delimitar algunos problemas conceptuales y políticos inherentes a la... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 64

Actualmente*, los gobiernos donantes occidentales destacan los vínculos entre la defensa, la diplomacia y la política de desarrollo. Estos, llaman a un enfoque global de seguridad y desarrollo. El término utilizado en los EE.UU., Canadá y los Países Bajos, “Tres Ds ‘o ‘3D’, sugiere, apropiadamente, una necesidad de actuar en tres dimensiones al mismo tiempo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Unión Europea, afirman cómo seguridad y desarrollo dependen la una del otro. La seguridad proporciona un entorno propicio para el desarrollo y, por su parte, el desarrollo mejora la capacidad del Estado y de la sociedad para garantizar la seguridad humana. A su vez, también contribuye a la seguridad humana median- te la reducción de la pobreza, las enfermedades, la marginación y la injusticia.

Page 65

Willy Brandt decía, “la política de desarrollo es la política de paz del siglo XXI”.

Si se han de hacer frente a estos desafíos de manera integral y coherente, los gobiernos han de coordinar cuidadosamente los esfuerzos de todos los organismos estatales pertinentes. La OCDE llama a esto el enfoque ‘Whole-of-Government’ (Conjunto de Gobierno), mientras que los británicos prefieren hablar de “unir” el gobierno. En Alemania, el gobierno y la sociedad civil aspiran a una mayor “coherencia” en “la prevención de crisis civiles”. Esto significa coordinar todos los esfuerzos dirigidos por los gobiernos para prevenir los conflictos violentos, y promover la paz y la seguridad internacional por medios no violentos. Contrariamente a lo que cabría esperar, las fuerzas armadas, las agencias de desarrollo y las organizaciones no gubernamentales, desempeñan un papel importante en la política alemana de la prevención de crisis civiles. El Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo ejecuta un programa similar al Cuerpo de Paz de EE.UU., llamado el Servicio de Paz Civil.

Es tentador adoptar estas líneas de pensamiento. Quién iba a discutir la idea de que la seguridad y el desarrollo están conectados y que, por lo tanto, la seguridad y la política de desarrollo deben ir de la mano, que la paz y la seguridad internacional no son de la incumbencia exclusiva de los diplomáticos o los soldados, y que los departamentos gubernamentales encargados de la asistencia internacional necesitan una mejor coordinación.

Sin duda, el holismo tiene sus problemas. En primer lugar, existe el peligro de confusión conceptual. Una vez que hemos decidido considerar la seguridad y el desarrollo como gemelos siameses, será difícil mantener los conceptos separados y evitar la circularidad. En segundo lugar, es muy difícil hacer que los organismos gubernamentales trabajen de la mano. En tercer lugar, tenemos que darnos cuenta de que el deseo de un enfoque global de seguridad y desarrollo, surgió de la preocupación de los países donantes occidentales sobre inconsistencias en sus propias políticas y prácticas. Actualmente, las Naciones Unidas tienen una visión similar de seguridad y desarrollo con la aquiescencia de sus Estados miembros. Sin embargo, sería erróneo suponer que el gobierno y la sociedad en los países en desarrollo y en posconflicto, han adoptado la visión holística de los donantes sobre seguridad y desarrollo.

En este breve artículo, voy a prestar atención a un resultado específico en la búsqueda de un enfoque global de seguridad y desarrollo, en particular el apoyo de los donantes a la Reforma del Sector de Seguridad (RSS). Aunque debo confesar ser un defensor de la RSS, voy a detenerme, no sólo en su utilidad potencial, sino también en las considerables dificultades que conlleva. También voyPage 66a delimitar algunos problemas conceptuales y políticos inherentes a la doctrina de los donantes de la RSS. Esto me lleva a sugerir que en 2011, cuatro años después de la publicación del Manual sobre la Reforma del Sistema de Seguridad del CAD de la OCDE, necesitamos una revisión crítica del enfoque occidental frente a la RSS.

¿Qué hay de nuevo en la RSS?

No hay nada nuevo en que los gobiernos cambien radicalmente sus militares, policía e instituciones judiciales, y que reciban ayuda de otros países para alcanzar dicho fin. Desde 1945, apenas un año ha pasado sin que las instituciones de seguridad experimenten cambios fundamentales en varias partes del mundo. Las causas o factores desencadenantes incluyen la ganancia o pérdida de la independencia, los cambios de régimen político, el cambio de posturas militares, la construcción del Estado, la democratización y las secuelas de los conflictos violentos. Todos estos, pueden conducir a cambios en la defensa de un país y las políticas de seguridad y, por tanto, en los organismos estatales que lo llevan a cabo o que supervisan estas políticas. En la actualidad, somos testigos de cambios fundamentales en los sectores de seguridad de Afganistán, Irak, la República Democrática del Congo, Burundi, Guinea-Bissau y Kosovo, así como varios países que antes estaban bajo el régimen comunista.

El establecimiento de las fuerzas de seguridad en Alemania Occidental durante la década de los 50, es un interesante ejemplo histórico de RSS o de desarrollo del sector de seguridad. En ese momento, el rearme alemán fue un tema muy emotivo, tanto en casa como en los países que, sólo unos pocos años, antes habían estado bajo la ocupación alemana. El rearme de la República Federal de Alemania se hizo aceptable por la estrecha integración en la OTAN1, por la permisión de las restricciones sobre las armas de la República Federal de Alemania, por la rigurosa supervisión del parlamento de Bonn y la aparición de una nueva ética democrática que distinguió nítidamente la Bundeswehr de sus predecesores. El concepto prusiano del siglo XIX del ejército como “la escuela de la nación” fue descartado2. A partir de ahora, los soldados iban a ser considerados “ciudadanos de uniforme”.

Page 67

Las condiciones por las que Alemania Occidental estableció las fuerzas militares se impusieron, en parte, por las potencias aliadas. La OTAN necesitaba fuerzas alemanas para defender el Frente Central, pero había un acuerdo general por el que Alemania no debía volver a emerger como una potencia militar independiente. El gobierno de la RFA, con sede en la ciudad de Bonn, no resistió a las limitaciones impuestas por los aliados. Por el contrario, las adoptó e incorporó en el nuevo Estado alemán que estaba construyendo: una democracia con una constitución moderna y liberal, un parlamento y un ejército poderoso, cuyo único propósito oficial era contribuir a la defensa de la OTAN. A continuación, veremos que el establecimiento de la Bundeswehr precedió a las principales directrices de la doctrina de RSS avant la lettre.

Entonces, ¿qué hay de nuevo en la Reforma del Sector de Seguridad, defendido y apoyado en la actualidad por la OCDE, la Unión Europea y sus Estados Miembros?

Un enfoque de desarrollo

En primer lugar, la doctrina occidental de RSS implicó un enfoque de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA