Introducción

Autor:Jone Martínez Palacios
Páginas:17-21
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 17

Decía la antropóloga feminista Marcela Lagarde que “las mujeres están cautivas del miedo a cambiar, porque hacerlo significa dejar de ser mujeres de la única forma en la que saben serlo. Creen además que es imposible cambiar, que solo hay una forma universal de ser mujeres, que siempre ha sido y será así” (Lagarde 1990). Con sus palabras Lagarde ponía de manifiesto al menos dos cosas: la deliberada invisibilización de las distintas formas de ser mujer u hombre que no entran dentro de lo normativo con la que actúa el sistema sexogénero de dominación masculina para reproducirse. Y el valor político del miedo como dispositivo de control del cambio y la transformación social.

Innovaciones democráticas feministas es una obra que habla sobre esos cambios a los que se refiere la antropóloga mexicana. Estudia los obstáculos para la transformación social y las estrategias, muchas veces no desveladas, para resistir. De este modo, el trabajo que tiene la lectora/el lector entre sus manos se interroga sobre el valor político del miedo y de la vergüenza1. Se preocupa por los cautiverios y la opresión. Y ante todo, desea avanzar pistas sobre las resistencias a la subordinación a partir de la estratégica entrada al análisis de la realidad social que ofrece el estudio de la democratización.

Si es cierto que avanzamos hacia la progresiva desactivación del sistema sexo-género de dominación masculina, y que a la vez, caminamos hacia una ampliación de la esfera pública a través de la deliberación y la participación; parece importante reflexionar sobre cómo interseccionan en términos de inclusividad y justicia social ambas realidades. Esa es una de las preocupaciones iniciales que dan sentido al trabajo que se presenta aquí. Dicho de otra manera,

Page 18

existe un notable incremento en la mayoría de las sociedades –al menos en lo que se conoce como mundo occidental– en el número de dispositivos de participación y deliberación que buscan mejorar los canales de comunicación entre la ciudadanía y lo/as gobernantes (Smith 2009, p. 1). Asimismo, existen evidencias empíricas de la transformación producida, fundamentalmente a partir de la primera ola del feminismo, en las relaciones sociales entre mujeres y hombres en términos de justicia social. A pesar de que persisten las relaciones de fuerza y dominación entre sexos, se percibe un cambio en las relaciones sociales entre mujeres y hombres de corte igualitario. Los avances en términos de igualdad de derechos entre hombres y mujeres y los relacionados con el incremento de los canales para la toma de decisión participada entre agentes políticos y sociales son coetáneos, pero en ocasiones, como avanzaban los estudios de Jane Mansbridge (1983, 1994) en la década de los 90, no dialogan, desactivando con ello el potencial democratizante de ambos fenómenos, juntos y por separado.

Esta obra trata de ser reflexiva con esa realidad y por ello se centra en el estudio de las innovaciones democráticas feministas. A partir de la década de 1990...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA