Introducción

Autor:Armando Zerolo Durán
Páginas:15-20
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 15

La Restauración en Francia (1814-1830) es un periodo que se sitúa entre los grandes acontecimientos de la Revolución y el Imperio, y las Revoluciones de 1830 y 1848. Por ello se ha interpretado durante mucho tiempo por la historiografía como un momento de mera transición, irrelevante y sin grandes consecuencias políticas. La realidad, no obstante, desmiente los prejuicios y demuestra varios hechos. En primer lugar, que en la Restauración se fraguaron las grandes líneas políticas que marcaron el devenir político europeo hasta, al menos, el estallido de la Primera Guerra Mundial. En segundo lugar, que los actores que entraron en juego y que se las tuvieron que ver con los dilemas de la época eran de una talla mayúscula y, a decir verdad, pocas veces alcanzada posteriormente.

François René de Chateaubriand (1768-1848) es, sin duda, un gran personaje, un gigante de la historia, mucho más que un «encantador», como le conocían sus buenos amigos y sus muchos enemigos. Chateaubriand es el hombre armado de la palabra, que sabe usarla como lo piden los hombres de su tiempo, apelando a la razón, y a las razones de los afectos, despertando en sus interlocutores una subjetividad aletargada y el anhelo de vivir el mundo de «hoy». Su genio le ha valido el denuesto de la historia, paradojas de lo humano.

Page 16

Escribir demasiado bien, triunfar en las letras y crear el estilo mágico del romanticismo le ha valido pasar a la posteridad como un vendedor de humo, un mago de las palabras capaz de convertir la verdad en mentira y la mentira en verdad.

El autor de El genio del cristianismo, Atala, o Memorias de ultratumba, ha de sufrir una posteridad que le reconoce sus méritos literarios y le niega el reconocimiento de hombre político. De los pocos que conocen su vis política, aun son menos los que asocian su nombre al constitucionalismo moderno, a la idea de una monarquía mixta, a la libertad individual y al Estado Moderno, y muchos, desafortunadamente, le vinculan a la política romántica, advenediza y fútil. No obstante, en los últimos tiempos se está despertando un renovado interés por él y ya son muchos, principal-mente en su país natal, los que creen que es un personaje digno de pasar a la historia por su influencia en el devenir de los acontecimientos de su época y por la solidez de sus pensamientos y de su actitud política.

La Restauración fue un momento sumamente inestable que no permitía la aplicación de grandes principios, sino la de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA