Introducción

Autor:Víctor Sánchez
Cargo del Autor:Secretario General. Comité Olímpico Español
Páginas:181-188
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 181

1. Orígenes del olimpismo

1.1. Al hablar de olimpismo nos estamos refiriendo a un concepto de más de un siglo de existencia, ya que data de 1894, fecha de su formulación por Pierre de Freddy, Barón de Coubertin, en una conferencia pronunciada en la Universidad parisina de la Sorbona, con motivo del Congreso Internacional Atlético de París.

1.2. El Barón de Coubertin era un hombre polifacético. Diplomático, de origen aristocrático, practicaba varios deportes, era un viajero incansable y, como tal, un observador del mundo. Pero sobre todo, Coubertin sentía pasión por la educación, de la que era un gran estudioso, un amante de la pedagogía, a la que decidió consagrar su vida. Y el modelo educativo que más le agradaba era el británico, que combinaba formación con práctica deportiva como un todo al servicio del desarrollo armónico de la persona.

Page 182

Concebido así por un pedagogo, el olimpismo nace con una formulación academicista y humanista, muy propia de la época, y responde a la propuesta enunciada por Coubertin de abrir nuevos modelos a la educación de la época.

1.3. La iniciativa de Coubertin no es sólo teórica, sino que se plasma en la inmediata creación del Comité Olímpico Internacional, el 23 de junio de 1894 (fecha que se rememora cada año con la celebración del día olímpico), y en el establecimiento de los Juegos Olímpicos, que se celebrarían dos años más tarde, en 1896, en Atenas1.

1.4. El olimpismo es definido por su fundador, Pierre de Coubertin, como una filosofía de vida, que exalta y combina, en un conjunto armónico, cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu, y, asociando el deporte con la cultura y la educación, busca un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos universales. Tiene como objetivo establecer el deporte como vehículo del desarrollo armónico del hombre, y pretende establecer una sociedad pacífica y comprometida con la dignidad humana.

Esta definición del olimpismo va a permanecer invariable a lo largo del tiempo, y aun hoy en día figura en su formulación original en la Carta Olímpica.

2. Simbología

En fases sucesivas, este concepto, que podríamos denominar doctrina del olimpismo, se dota, a imagen de otras doctrinas de la época, de su propia simbología. Se trata de un conjunto de usos y símbolos que constituyen los "ritos" del olimpismo, marcando así su sentido de excepcionalidad temporal (periodicidad cuadrienal), espiritualidad (valores), liturgia (en el sentido de iniciación a un evento dirigido a los mejores) y fiesta (celebración comunitaria):

Page 183

1.1. Los aros olímpicos

Definidos por la Carta Olímpica como el símbolo olímpico por antonomasia, los aros olímpicos constituyen uno de los símbolos más conocidos en todo el mundo, y constituyen un activo fundamental y fuente de ingresos para el movimiento olímpico.

Los aros olímpicos:

* Expresan la actividad del movimiento olímpico y representan a unión de los cinco continentes, simbolizando universalidad y permanencia, y el encuentro de los atletas del mundo entero en los Juegos Olímpicos.

* Los colores de los aros, sobre el fondo blanco de la bandera olímpica, son los colores básicos con los que se pueden formar todas las banderas del mundo.

1.2. El lema olímpico

La divisa o lema olímpico, CITIUS, ALTIUS, FORTIUS (más lejos, más alto, más fuerte), según establece la Carta Olímpica, representa las aspiraciones del movimiento olímpico.

El sentido dado inicialmente por Coubertin a este lema es el de la superación global de uno mismo.

1.3. Las frases

El olimpismo adopta una serie de frases que resultan reveladoras de sus propios valores:

* Reinterpretando el citius, altius, fortius de los orígenes,

Coubertin formula, en 1902, su primera definición...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA