Introducción

Autor:José Zamora Grant
Páginas:663-666
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 663

Los sistemas de justica penal en la modernidad evolucionan, de formas inquisitivas poco respetuosas de los derechos de las personas a quienes involucran, hacia formas más correspondidas con los mismos; por lo tanto, son sin duda reflejo del modelo político imperante en cualquier región de anhelo democrático y referente de su grado de desarrollo y madurez también democrática.

Este proceso evolutivo de los sistemas de justicia penal, se ha construido de la mano de los procesos de transformación del Estado mismo y de las variables que le rigen y dan vida, por supuesto soportado en modelos teóricos que le sustentan y que son reflejo de la manera en cómo se ha entendido (y también se ha explicado) la realidad y sus particularidades, para el caso, la realidad del delito y del cómo se reacciona al mismo.

El origen del Estado en la modernidad -y de la justicia penal moderna- significó un avance importante en el reconocimiento de los derechos humanos bajo el presupuesto de la igualdad; sin embargo, su devenir histórico mostraría que las fórmulas represivas para el control encontrarían, en todo tiempo, formas legitimantes para su aceptación y arraigo. Por ello, este proceso evolutivo de la era moderna, que acompaña y determina la evolución del Estado y del Derecho,

Page 664

muestra tendencias ambivalentes, en los que el arraigo de variables democráticas en pro de la expansión de los derechos y libertades de las personas ha sido, y sigue siendo, en extremo difícil. Las instituciones públicas, como las de la justicia penal, no sólo no han sido la excepción, sino que son el ámbito en el que es más evidente la ambivalencia.

El caminar histórico del control de la criminalidad, sustentado en modelos teóricos articulados a manera de políticas públicas, permite identificar un desarrollo evolutivo de aspiraciones democráticas, en tanto las variables jurídicas que le dan vida han ido expandiendo las libertades de los involucrados en el delito y restringiendo el así reconocido ius puniendi. Proceso que nunca es homogéneo y siempre se encuentra diferenciado por altibajos entre ello y exactamente lo contrario -expansión de las potestades punitivas y restricción de las libertades de los involucrados-. Por ello el desarrollo es medible en términos de democracia y por tanto comparable con cualquiera de los sistemas jurídico-penales existentes. En muchas ocasiones la evolución, en tanto progresos -conquistas- democráticos, hay que buscarla con lupa y más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA