Introducción

Autor:Mar Moreno Rebato
Cargo del Autor:Profesora de Derecho Administrativo Universidad Rey Juan Carlos
 
EXTRACTO GRATUITO

En 2003, Año Europeo de las personas con discapacidad1, desde la Administración del Estado se elaboran el I Plan Nacional de Accesibilidad 2004-20122 y el II Plan de Acción para las personas discapacitadas 2003-20073 y, en las Cortes Generales, se elabora la Ley de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad4. Se trata de complementar a la LISMI5 y dar, así, un renovado impulso a la integración social de las personas con discapacidad.

El principio de igualdad de oportunidades constituye, en la actualidad, un nuevo enfoque a la hora de entender la discapacidad y es el fundamento del marco normativo para la promoción de la accesibilidad al entorno, a los bienes, a los servicios, etc., que trae su causa de un cambio de enfoques y perspectivas desde el que abordar las políticas de integración de las personas con discapacidad, tanto en el plano internacional como comunitario. Desde esta nueva perspectiva, las medidas destinadas a superar las limitaciones funcionales (medidas de acción positiva o compensatorias, en las que incidía la LISMI) «empiezan a ser sustituidas por otras orientadas hacia la igualdad efectiva de derechos, partiendo de la premisa de que las barreras presenten en el entorno obstaculizan la participación social en mayor medida que las limitaciones funcionales»6.

Por otra parte, las Leyes autonómicas de accesibilidad y supresión de barreras distinguen, a efectos de su clasificación, las barreras en el medio urbano, en la edificación, en los transportes y en las comunicaciones sensoriales; imponiendo una serie de deberes, positivos y negativos, a las personas o entidades, públicas y privadas, físicas o jurídicas, que se traducen en la adopción de una serie de medidas tendentes a suprimir dichas barreras.

En este libro, una vez expuesto el marco normativo de la accesibilidad y supresión de barreras, derivado de la distribución competencial en la materia, centraremos nuestra atención en dos tipos de barreras, las existentes en el medio urbano (barreras urbanísticas) y las existentes en la edificación (barreras en la edificación); poniendo de relieve su regulación y la problemática que la misma plantea, con especial atención a la flagrante (y a nuestro juicio equivocada) desconexión que en la mayoría de los casos se presenta entre la legislación de accesibilidad y supresión de barreras con la legislación urbanística que se evidencia, con toda rotundidad, en el régimen...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA