Introducción

Autor:Carlos Marín Lama; José Mauro Vicente Hernández
Cargo del Autor:Abogado. Profesor, Universidad de Barcelona/Abogado y documentalista, Planificación Jurídica
Páginas:5-7
RESUMEN

1.1-. Marco jurídico. 1.2-. Fundamento. 1.3-. Estructura.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 5

El recientemente aprobado Reglamento (Real Decreto 1720/2007, BOE 19 de enero de 2008) que desarrolla la Ley Orgánica de protección de datos de carácter personal (LOPD) es una norma que contiene más de 150 artículos, en los que incorpora varias novedades importantes que afectarán al trabajo con datos personales.

La nueva norma entrará en vigor a los tres meses de su publicación, es decir, el día 20 de abril de 2008.

La Agencia Española de Protección de Datos, en sesión del Consejo de Ministros celebrada el día 21 de diciembre de 2007, valoró positivamente la aprobación del citado texto legal por cuanto “permitirá lograr una mayor seguridad jurídica, y contribuirá a conseguir una mayor claridad en la aplicación de la norma y a adaptar sus previsiones a la realidad existente en la actualidad”.

El Reglamento viene a desarrollar los principios, derechos y obligaciones recogidos en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre y, en palabras de la mencionada entidad, consolida “los precedentes de la Agencia, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, objetivándolos y garantizando mayor seguridad jurídica”.

1. 1- Marco jurídico

La actual Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de datos de carácter personal adaptó nuestro ordenamiento a lo dispuesto por la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, derogando a su vez la hasta entonces vigente Ley Orgánica 5/1992, de Regulación del tratamiento automatizado de datos de carácter personal.

La norma de 1999 nace con la vocación generalista, como se desprende de su artículo 1º, de garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal”, comprendiendo, por tanto, el tratamiento automatizado y no automatizado de los datos de carácter personal, y recogiendo, de esta forma, la voluntad contenida en el art. 18.4 de nuestra Constitución.

En aras de la necesaria seguridad jurídica en un ámbito tan sensible para los derechos fundamentales como este que nos ocupa, la protección de datos, el legislador declaró subsistentes las normas reglamentarias existentes. En este sentido resultan especialmente relevantes los reales decretos 428/1993, por el que se aprueba el Estatuto de la Agencia Española de Protección de Datos; 1332/1994, por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA