Consideraciones interdisciplinares previas sobre el crecimiento poblacional y la densidad

Autor:Aina Salom Parets
Páginas:291-295
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 291

Las formas de crecimiento y funcionamiento urbano actual provocan aceleradas transformaciones sobre el ambiente natural y sus recursos. Tal y como se ha destacado en la segunda parte de este trabajo, las técnicas (incorporadas en el ámbito de las CC. AA. que han sido objeto de estudio) dirigidas a la contención en superficie del crecimiento urbanístico no han resultado del todo suficientes para adecuar dicho desarrollo al uso racional de los recursos naturales. Frente a esta situación, procederé a analizar las herramientas que se han incorporado desde el punto de vista del parámetro poblacional. Es decir, aquellos mecanismos que inciden en cómo afecta la población en el campo de la ordenación del territorio y el urbanismo.

Partiendo de la dimensionalidad del espacio físico urbano –considerado como soporte material de las relaciones de producción, las que a su vez son expresión de la relación hombre naturaleza en un espacio geográfico y temporal determinado–, se debe reconocer la necesidad de incorporar nuevas directrices, pautas, límites, a los efectos de reorientar los objetivos de la planificación territorial y urbanística.

A nuestro juicio, la dinámica del factor poblacional debe ser incorporada en los planteamientos previos en los que se materializa la proyección de nuevas viviendas. Pondremos ejemplos de lo que ha configurado el panorama actual sobre las previsiones de desarrollo urbano incorporadas en la mayor parte de los planes generales. Así, se pondrá de relieve que las propuestas expansionistas se basan en unas proyecciones de nuevas viviendas que darían como resultado duplicar, triplicar, incluso cuadruplicar, la población existente en el momento de elaboración del concreto plan de que se trate. Se prescinde del dato del crecimiento poblacional, puesto que este no interesa a efectos de obtener un mayor rendimiento económico. Y, en el supuesto de que se pidan justificaciones de tales propuestas de crecimiento, siempre en las correspondientes memo-rias de los planes o en los documentos de avance, se acaba justificando el desarrollo propuesto. Así, por ejemplo, se matizan las previsiones del incremento del número de viviendas aumentando el periodo de vigencia del plan y por tanto el horizonte de las proyecciones526; también, como base argumentativa, se utiliza el crecimiento, no de la población, sino del número de viviendas que se ha experimentado en los años anteriores, la demanda externa, etc.

Como ha dicho Vinuesa Angulo, «ante este panorama, hay que reivindicar más que nunca la utilidad del análisis de la población, considerada como ele-

Page 292

mento estructurante del territorio, pero para ello es preciso incorporar un mayor rigor conceptual y metodológico. Es necesario profundizar en el concepto y precisar la medida de la presión que la población ejerce sobre el medio, como también es necesario revisar y actualizar, de acuerdo con las nuevas disponibilidades de datos y con los cambios sociourbanísticos que se están produciendo, los estándares con los que se intenta medir la calidad del espacio urbano mediante relaciones de densidad527».

En este sentido, se pone de relieve la necesidad de actuar en los suelos propiamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA