Se intensifica la competencia en el negocio de cambio de divisas: Las principales iniciativas se sustentan en portales de Internet

 
EXTRACTO GRATUITO

Un ‘ciberduelo’ se está gestando entre las principales compañías mundiales del cambio de divisas. El portal Atriax, uno de los secretos peor guardados del sector financiero, finalmente anunció en octubre que pronto se convertirá en realidad. Su columna vertebral está formada por Citigroup, Chase Manhattan y Deutsche Bank.

Atriax frente a FXalliance

Atriax es un website donde las empresas y otros usuarios podrán comparar precios, negociar operaciones y obtener información. Pero no es gratis: a los participantes se les exigirá un canon de entrada y tendrán que pagar comisiones por cada transacción realizada. Atriax viene a saturar un sector ya de por si saturado. Durante 2000, al menos se han creado otros seis foros on-line especializados en el negocio de las divisas. Entre ellos destaca un portal participado por trece bancos, FXalliance, conocido como FXall. Los fundadores de Atriax han afirmado que están considerando unirse a FXall, que comenzó a operar la pasada primavera. Ambos están motivados por los beneficios de la automatización y por la amenaza de que otros se les adelanten.

Sin embargo, la automatización del comercio de divisas está en sus primeras etapas. Actualmente, el 88 por ciento de dicho negocio se realiza manualmente, comparado con el 67 por ciento del comercio de acciones. Así que el potencial es tremendo. El comercio de divisas es el mayor mercado del mundo -con transacciones diarias por valor de casi 1,5 billones de dólares en todo el mundo-. Las entidades tradicionales están intentando evitar los mismos errores que cometieron en el comercio de acciones. En el mercado de valores, los recién llegados se han llevado parte del negocio antes de que los bancos de inversión comenzaran a crear su propias redes para conectar automáticamente a compradores y vendedores. Ahora, los bancos creen que la automatización del comercio de divisas les permitirá ahorrar divisas mientras incrementan su base de clientes.

Problemas del sistema actual

Hoy, los tesoreros corporativos normalmente llaman a un operador de su banco para que les de un precio basado en el tamaño de la operación y, probablemente, en determinadas consideraciones fruto de la relación comercial entre ambas entidades. El tesorero puede llegar a llamar a varios bancos. Cuando se da la orden, el operador la escribe en un papel y la entrega a otro empleado para que sea transmitida. El actual sistema presenta numerosos problemas. Primero, desde que sólo las grandes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA