La institucionalización del binomio Migraciones y Desarrollo, una de las piezas del traje nuevo del emperador

Autor:Marta Carballo de La Riva - Jorge García Burgos - Rhina Cabezas Valencia
Cargo:Coordinadora de la línea de investigación sobre Migraciones, Género y Desarrollo del IUDC-UCM - Investigadores en Migraciones, Género y Desarrollo
Páginas:169-189
RESUMEN

Uno de los debates clásicos en el ámbito de las ciencias sociales es el existente en torno a la relación establecida entre investigador y objeto de estudio. Recurrentemente, se viene trabajando sobre la cuestión del proceso de selección de los temas de estudio, así como la mediación social existente a lo largo del mismo a la hora de elegir qué cuestiones resultan relevantes desde el punto de... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 169

Uno de los debates clásicos en el ámbito de las ciencias sociales es el existente en torno a la relación establecida entre investigador y objeto de estudio. Recurrentemente, se viene trabajando sobre la cuestión del proceso de selección de los temas de estudio, así como la mediación social existente a lo largo del mismo a la hora de elegir qué cuestiones resultan relevantes desde el punto de vista sociológico y merecen ser, por lo tanto, objeto de análisis. Paralelamente a la construcción científico-social del objeto de estudio, se va produciendo una institucionalización de los discursos en torno al mismo en el ámbito sociopolítico, que terminará cristalizando con la reglamentación de ciertos fenómenos, considerados socialmente relevantes, desde los poderes públicos.

Igualmente, cabe destacar la retroalimentación que se viene produciendo entre los ámbitos académico y político, siendo susceptible de reglamentarse todo aquello relevante desde el ámbito científico, mientras que los objetos de estudio son habitualmente seleccionados en función de la temática imperante en la agenda política.

En la última década y, particularmente, con la expansión e institucionalización política del concepto de codesarrollo1, ha ido incluyéndose, de uno u

Page 170

otro modo, en los distintos discursos políticos la idea de que, en determinadas formas, la migración puede ser un fenómeno beneficioso tanto para los países receptores como para los emisores de emigrantes. Sin embargo, hasta hace relativamente poco tiempo, ni el peso de los flujos migratorios hacia España, en comparación con otros países europeos, ni las deficientes y poco planificadas políticas nacionales de inmigración tenían un eco en Europa. Quizás el convertirse en el país europeo con mayor proyección migratoria en lo que a recepción de flujos se refiere, así como su particular posición geoestratégica, hayan jugado un importante papel en la consideración de España como un país clave en materia migratoria dentro de la Unión Europea, apreciándose en los últimos años un avance y liderazgo en aquellas cuestiones vinculadas de una u otra manera con la materia, sea a través de las políticas de gestión basadas en la contratación en origen o a través de la búsqueda de fórmulas para combinar migraciones y desarrollo de manera efectiva.

La institucionalización política ha marcado los debates, la praxis, y el desarrollo de un corpus teórico sobre migraciones y desarrollo en la última década. De esta forma, aunque se reconocen los estudios sobre las conexiones e interdependencias del binomio Migración y Desarrollo (MyD), desde la década de los cincuenta (Lewis, 1954, Prebisch, 1951), será a partir del nuevo milenio, cuando las ópticas de análisis sobre MyD se vean dinamizadas e intervenidas por las políticas públicas.

En los últimos años, y con el cambio de signo en el saldo migratorio de España, las migraciones internacionales han atraído la atención de académicos e investigadores que, desde distintos ámbitos disciplinares, han tratado de aproximarse a algunos de los principales aspectos de las mismas. Con frecuencia, tales aproximaciones han servido como base conceptual a la hora de elaborar una legislación coherente en el abordaje de las migraciones, como sería el caso de los estudios sobre la vinculación existente entre migraciones y desarrollo, no tanto por haber sido capaces de impulsar modelos de desarrollo liderados por migrantes o familiares en sus comunidades de procedencia, como por haber puesto sobre la mesa el debate en torno a los impactos -tanto positivos como negativos- de la migración en origen, así como la centralidad de las redes sociales transnacionales como unidad fundamental de estudio. Pero también, a la inversa, los estudios sobre el binomio MyD han tomado con frecuencia la legislación y los programas existentes como base de análisis, ya sea en forma de seguimiento de las medidas y prácticas puestas en marcha o a partir de argumentaciones teóricas basadas claramente en los discursos marcados desde el ámbito de lo institucional, planteando maneras de limar o adecuar a la realidad de cada contexto las propuestas más codesarrollistas.

Page 171

A lo largo del trabajo realizado, desde la línea de investigación en Migraciones, Género y Desarrollo (MGD) del Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación de la Universidad Complutense de Madrid (IUDC-UCM), se evidencia cómo se van desarrollando de manera casi simultánea paradigmas analíticos que intentan explicar ambos fenómenos, las migraciones y el desarrollo. No obstante, para entender y trabajar con el vínculo resultante de ambos, se ponen de manifiesto los sesgos existentes en paradigmas tales como el neoclásico, el de la dependencia, etc., por lo que se podría afirmar que no existe una sola teoría migratoria capaz de explicar el universo de flujos migratorios contemporáneos, haciéndose necesario un estudio detallado de las diversas corrientes teóricas que puedan adaptarse a ciertos contextos de estudio.

Los orígenes de la línea de trabajo de Migración, Género y Desarrollo (MGD)

A lo largo del siglo XXI se aprecia un cambio discursivo al abordar aspectos referentes a la migración. Si durante las décadas de los 70, 80 y 90 se evidenciaban los aspectos negativos asociados al hecho migratorio, tales como amenazas para la seguridad nacional, disminución de la cohesión social, problemas identitarios, etc., en la actualidad tanto políticos como funcionarios van a destacar el potencial de la migración internacional para lograr el desarrollo económico y social en los países de origen. Esta nueva visión centrará los aspectos positivos de la migración sobre el desarrollo y aparecerá en el centro de iniciativas políticas (vid NNUU: 2006, Banco Mundial: 2006, EG de UE: 2005/09, Plan Director de la Cooperación Española: 2005/12, Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración: 2009-11). Esto evidencia un debate político que va permeando lo académico, y un discurso académico que permea lo político, cruzándose ambos en algunas ocasiones.

De este contexto será del que parten los análisis que desde 2003 lleva realizando la línea de investigación en Migraciones, Género y Desarrollo del IUDC-UCM, un mundo globalizado e interdependiente, donde hay factores que han marcado una especificidad en las migraciones internacionales de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, a saber, aceleración, diferenciación, feminización y politización de las migraciones (Castles y Miller, 1998).

Los fenómenos asociados al hecho migratorio no pueden explicarse de forma aislada. Las migraciones y el desarrollo resultan un binomio conectado en distintos niveles: i) económico: incidencia transnacional constante, trasvase de mano de obra entre economías; ii) político: elaboración de legislación, importancia y peso de las diásporas; iii) social: circulación de capital económico,

Page 172

social, humano, etc. Ésta es la lógica de la línea de investigación y de la multidisciplinariedad de las personas que colaboran en ella.

Los ámbitos de estudio del IUDC en materia de género y desarrollo, y de migraciones y desarrollo, han estado vinculados al diseño de metodologías, evaluaciones de programas, investigaciones y docencia. Desde el interés por transversalizar la perspectiva de género en las investigaciones de la línea, se incorpora el enfoque a los estudios sobre migraciones y desarrollo. No es posible realizar análisis de las migraciones y el desarrollo sin tener en cuenta la variable género. Quizás a través de los procesos migratorios y su impacto en el desarrollo de los países de origen y recepción de los flujos, es donde podamos apreciar cambios, a veces sustanciales, en los patrones de género.

Por ello se ha gestado una línea de trabajo que vincula origen, tránsito y destino, con un tema que parece suficientemente importante por el potencial que tiene en los cambios de las relaciones de género y en la sostenibilidad de muchos hogares. Se trata de analizar la incidencia de la migración en el desarrollo de hombres y mujeres tanto en España como en sus zonas de origen, así como la incidencia que tiene la participación de las mujeres en estos procesos. Como resultado de su incorporación a numerosos procesos asociados con el hecho migratorio, el potencial de cambio en las estructuras de poder de género es muy importante.

Lo mismo ocurre en las investigaciones vinculadas a la gestación y aplicación de políticas públicas en materia de migraciones y desarrollo: a pesar de ser numerosa la literatura y doctrina política al respecto, aparece reflejada, como mucho, la incorporación de las mujeres como población meta, pero no se realiza un diseño de la política de migraciones y desarrollo desde la perspectiva de género. Esto resulta paradójico, ya que los esfuerzos desde ambas disciplinas se dirigen a transversalizar el género como variable fundamental en la elaboración de las políticas independientes.

La existencia cada vez más marcada de pautas migratorias internacionales, para el caso con amplio margen evolutivo en Latinoamérica y África Subsahariana, permite estudiar la conformación de las redes sociales de los migrantes no sólo como un fenómeno colateral sino como protagonistas de cambios significativos en sus comunidades de origen con impactos considerables en las estructuras de género.

De este modo se ha identificado una relación directa entre la conformación de redes transnacionales y actuaciones vinculadas al binomio MyD, lo que está permitiendo una mejora de la calidad de vida de las comunidades de origen;

Page 173

prestando especial atención al papel de las Asociaciones de Inmigrantes Locales (AIL/HTA) en este proceso, consolidadas como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA