Inmemoriam David Rangel Medina y Ernesto Aracama Zorraquín: El legado de dos pioneros

Autor:José A. Gómez Segade
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Mercantil Director del IDIUS Co-director de ADI
Páginas:11-16
RESUMEN

El año 2003 ha sido un año especialmente doloroso para los cultivadores de la propiedad intelectual en América Latina y España, porque siempre quedará ligado al fallecimiento de dos personalidades tan destacadas como David Rangel Medina y Ernesto Aracama Zorraquín. Más allá de su común pasión por la propiedad intelectual,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 11

Comenzando por DAVID RANGEL MEDINA, por ser el mayor aunque por escasa diferencia, nace en San Luis de Potosí (México) el 27 de octubre de 1919. Sus modestos orígenes hicieron que inicialmente tuviera que ganarse la vida como profesor en la Escuela Secundaria y preparatoria de León (Guanajuato) hasta que se licenció en Derecho por la UNAM en 1945. Y en esta misma universidad obtuvo posteriormente el título de Doctor con Mención Honorífica. Desde 1945 se inició en la práctica profesional como abogado y consultor, y también comenzó su labor docente e investigadora. Desde el punto de vista docente a él se debe la autonomía didáctica y el reconocimiento de la Propiedad Intelectual en México, pues no en vano fue el fundador de la cátedra de Derecho de la Propiedad Industrial en el año 1974. Aunque el centro de su actividad docente siempre fue la UNAM hasta unas pocas horas antes de su muerte, su magisterio a través de cursos de postgrado, seminarios y conferencias se extendió a numerosas instituciones mexicanas, desde Universidades (entre

Page 12

otras, San Luis de Potosí, Guadalajara, Tamaulipas, Xalapa, Universidad de Baja California Campus Tijuana, Coahuila, Universidad Iberoamericana del campus de Tijuana y del campus de León) a órganos judiciales (Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla o Tribunal Superior de Justicia del Estado de México en Toluca) pasando por otras instituciones (como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, o el Instituto de Estudios Diplomáticos Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores). Por eso, más de trescientos abogados interesados en el Derecho de la propiedad intelectual obtuvieron el grado de licenciado o doctor en Derecho con tesis dirigidas por el Profesor David Rangel Medina. Además, invitado por universidades, colegios de abogados, gobiernos y organismos internacionales pronunció más de 200 conferencias sobre distintos aspectos de la Propiedad Industrial en congresos y seminarios celebrados en Latinoamérica (Guatemala, Bogotá, Buenos Aires, Brasilia, Río de Janeiro, San José de Costa Rica, Santiago de Chile) y en todo el mundo (Nueva York, San Francisco, Atlanta, Washington D. C, Budapest, Ginebra, París, Frankfurt, Munich, Montreux, Estoril, Madrid, La Haya, Munich, Moscú, Tokio, Manila o Melbourne, entre otros).

La obra publicada del Maestro mexicano es muy amplia. Comprende cinco libros sobre Derecho intelectual, entre los que cabe destacar Los derechos de autor y su protección legal en México, el conocido e importante Tratado de Derecho marcarlo, el Derecho de la propiedad industrial e intelectual, o el Derecho intelectual, obra esta última que se utilizó como texto en el curso de propiedad intelectual por él diseñado y puesto en práctica. Además es co-autor de otras seis obras sobre Derecho intelectual editadas en México y en el extranjero, y de más de cien trabajos sobre los más diversos aspectos de la propiedad industrial e intelectual publicadas en revistas mexicanas y de todo el mundo. En este punto quiero recordar tan sólo su trabajo «La protección de las marcas notorias en la jurisprudencia mexicana», publicado en ADI, X (1984). De absolutamente excepcional y pionera hay que calificar su tarea como fundador de la Revista Mexicana de la Propiedad Industrial y Artística, que editó y dirigió durante 17 años consecutivos. Esta revista, de la que se publicaron 34 números hasta su desaparición, no sólo tiene el mérito objetivo de su contenido, sino el enorme valor simbólico de haber sido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA