Iniciativas contra la proliferación de armas biológicas

Autor:José María Sánchez Sánchez
Cargo del Autor:Teniente Coronel Auditor del Cuerpo Jurídico Militar, Asesoría Jurídica de la Dirección General de la Guardia Civil. Ministerio de Defensa
Páginas:181-200
 
EXTRACTO GRATUITO
INICIATIVAS CONTRA LA PROLIFERACIÓN
DE ARMAS BIOLÓGICAS
José María Sánchez Sánchez
Teniente Coronel Auditor del Cuerpo Jurídico Militar
Asesoría Jurídica de la Dirección General de la Guardia Civil. Ministerio de Defensa.
1. INTRODUCCIÓN
Hoy en día, no cabe duda de que la amenaza biológica constituye un peligro real,
un riesgo difícil de prevenir y de controlar, y de posibles resultados catastróficos que,
además, serían obtenidos con un coste irrisorio en comparación con otro tipo de ar-
mas, no sólo las convencionales, sino también las de destrucción masiva como las
nucleares o las químicas.1
Basta con una somera incursión en los medios de comunicación para comprobar
que en el panorama actual, marcado, entre otros aspectos, por el conflicto en Ucrania
y el rebrote y expansión ciertamente incontrolada del virus del ébola en algunos países
africanos, pero con repercusiones en nuestro entorno, sigue preocupando el hecho
de que ciertos Estados tengan la capacidad de fabricar en masa determinados virus
similares a otros conocidos -como el propio ébola- en variantes mucho más letales,2
preocupación que no es tanto por el uso que de ellos puedan hacer los actores estatales
-aunque también-, como por la posible ocurrencia de accidentes o, especialmente, por
1 Machín, N., “Las armas biológicas. Perspectivas de futuro”, UNISCI Discussion Papers (núm. 35,
mayo 2014), p. 210.
Otero V., “Los agentes biológicos, la amenaza biológica y el Derecho Internacional Humanitario”, en
Rodríguez-Villasante, J. L. (coord.), Derecho Internacional Humanitario, 2ª ed., Tirant Lo Blanch, Valen-
cia, p. 413.
2 “El virus gemelo del ébola que la URSS convirtió en arma biológica”, en el diario ABC del día 11 de
agosto de 2014. Puede consultarse en la siguiente dirección: http://www.abc.es/sociedad/20140811/
abci-virus-marburgo-arma-biologica-201408101715.html. Última consulta el 17-ago-2014.
José María Sánchez Sánchez
— 182 —
su uso por otros agentes no estatales en cuyas manos pudieran acabar, estando siem-
pre presente la amenaza del terrorismo.
La vigente Estrategia de Seguridad Nacional (ESN)3 española, aprobada por el
Consejo de Ministros en su reunión del día 31 de mayo de 2013, y en la que tiene su
punto de partida este trabajo, reconoce que la proliferación de armas de destrucción
masiva -tanto las biológicas, como las nucleares y las químicas- y sus sistemas de lan-
zamiento supone una grave amenaza para la paz y la seguridad internacional.
Si bien no existe consenso en cuanto a la forma de afrontar el riesgo biológico,4 lo
cierto es que la ESN aborda de forma integral5 la cuestión de la seguridad y la defen-
sa y recoge como uno de los riesgos y amenazas principales para la seguridad nacional
el de las armas de destrucción masiva. No obstante, también la propia ESN reconoce
la existencia de importantes dificultades a la hora de hacer frente de forma efectiva a
tal amenaza, cuando señala lo siguiente:
«Una dificultad especial de los regímenes de verificación y control de las expor-
taciones de sustancias y agentes químicos y biológicos deriva de su doble uso. Esto
constituye un gran reto para la Convención de Armas Químicas y su sistema de ve-
rificación, a cargo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas
(OPAQ). Por lo que se refiere a los agentes biológicos, la inexistencia de un protocolo
de verificación de la Convención de Armas Biológicas, unido al aumento del poten-
cial uso indebido de la tecnología de doble uso y de los conocimientos científicos en
ese ámbito, hacen necesaria la definición de un marco alternativo.»
En este sentido -y en ello se profundizará más adelante- compartimos las palabras
del profesor e investigador Félix Arteaga cuando dice que la ESN presenta una «visión
integral de la seguridad, transversal, transfronteriza, abierta a nuevos actores públicos y
privados para proporcionar la libertad, la seguridad, el bienestar y el funcionamiento de
los servicios que precisan los ciudadanos», si bien adolece de una «insuficiencia de las
estructuras y procedimientos de coordinación existentes para afrontar problemas com-
plejos, por lo que acercan la responsabilidad a la Presidencia del Gobierno».6
3 La Estrategia de Seguridad Nacional 2013 puede consultarse en la siguiente dirección electrónica:
http://www.lamoncloa.gob.es/documents/seguridad_1406connavegacionfinalaccesiblebp
df.pdf. Última consulta 17-ago-2014.
4 Por ejemplo, Nieva Machín entiende que «la valoración de bajo riesgo de sufrir un ataque con armas
biológicas realizada por la estrategia nacional de seguridad resulta errónea», en Machín, N., op. cit., p. 213.
5 Coinciden en este aspecto el investigador Félix Arteaga y el Teniente Coronel de la Guardia Civil
Fernando Moure:
Arteaga, F., “La estrategia de Seguridad Nacional 2013”, Comentario Elcano (núm. 37/3013, de 31 de
mayo 2013), disponible en la siguiente dirección:
http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/
elcano/elcano_es/zonas_es/comentario-arteaga-estrategia-seguridad-nacional-2013. Ultima consulta 17-
ogo-2014.
Moure F., “Contribución del Ministerio del Interior en las líneas de acción de la Estrategia de Seguri-
dad Nacional española”, Cuadernos de la Guardia Civil (núm. 48/2014), p.131.
6 Arteaga, F., op. cit.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA