Inglaterra y Gales

Autor:Carlos Vázquez González
Cargo del Autor:Doctor en Derecho. Profesor de Derecho Penal y Criminología (UNED)
RESUMEN

I. Introducción. II. El common law y su posterior desarrollo. III. Régimen vigente. 1. Responsabilidad penal según la edad de los menores. 2. Organización judicial y procedimiento. IV. Medidas y sanciones. 1. Medidas que no implican privación de libertad. 2. Alternativas a la privación de libertad. Diversion. 3. Penas privativas de libertad (custody). V. Excurso: escocia e irlanda. 1. Escocia. 2. ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

LEGISLACIÓN

- Children and Young Persons Act 1933, (c. 12).

- Children and Young Persons Act 1963, (c. 37).

- Children and Young Persons Act 1969, (c. 54).

- Police and Criminal Evidence Act 1984.

- The Magistrates Courts (Children and Young Persons) Rules 1988. [Statutory Instrument 1988 Nº 913 (L. 12)].

- The Children Act 1988.

- Criminal Justice Act 1991, (c. 53).

- Criminal Justice and Public Order Act 1994, (c. 33).

- Crime and Disorder Act 1998, (c. 37).

- Youth Justice and Criminal Evidence Act 1999, (c. 23).

- Powers of Criminal Courts (Sentencing) Act 2000.

- The Children (Leaving Care) Act 2000. Entrada en vigor el 1 de octubre de 2001.

- Criminal Justice and Police Act 2001, (c. 16).

I. INTRODUCCIÓN

Aunque en nuestra exposición, partimos de considerar al Reino Unido como si se tratara de un Estado unitario, debemos tener presente, en todo momento, que no cuenta con un único cuerpo legal y un sistema penal aplicable a todo su territorio, sino que coexisten diferentes sistemas jurídico-penales1. Inglaterra y Gales por una parte, y Escocia por otra, tienen un sistema legal (legislación, organización judicial y procedimiento), similar e incluso común en muchos aspectos, pero diferente en otros como pueden ser aspectos organizativos y prácticos. En Irlanda del Norte, el sistema penal es tradicionalmente parecido al de Inglaterra y Gales, exceptuando algunas medidas especiales, dado el clima político allí imperante2. Por lo tanto, realizaremos la exposición del sistema de justicia juvenil común a Inglaterra, Gales3 y al final, expondremos brevemente, las peculiaridades de Irlanda del Norte y del sistema escocés.

La tradición jurídico-penal anglosajona4 desarrollada bajo los principios del common law, resulta muy diferente tanto desde un punto de vista teórico o dogmático-jurídico, como desde un punto de vista práctico o utilitario, del que podríamos denominar sistema jurídico penal continental, inspirado por el derecho romano-germánico.

II. EL COMMON LAW Y SU POSTERIOR DESARROLLO

Inicialmente, al igual que en el resto de países examinados, los adultos y los jóvenes que violaban la ley eran juzgados de la misma forma y estaban sujetos al mismo tipo de sanciones penales, penas que incluían latigazos, destierros, torturas, mutilaciones, e incluso, la muerte.

Las primeras tradiciones y juicios medievales provocaron el desarrollo del Derecho común ingles5. El término "common law" hace referencia a la parte del derecho que se hizo "común" a través de las decisiones que los jueces de la época de Enrique II empezaron a adoptar en todo el país durante el siglo XII6.

Tan pronto como la tradición del common law empezó a asentarse en Inglaterra, empezaron a ser frecuentes las actuaciones relacionadas con niños y jóvenes. A pesar de que las personas son supuestamente responsables de sus actos desde el nacimiento, ya que no existe ninguna ley que especifique lo contrario, pocos niños con una edad inferior a siete años se enfrentaban realmente a una sanción penal. Durante los siglos XIV y XV, muchos Tribunales ingleses utilizaron rutinariamente un sistema de condenas y posteriores indultos para liberar de estas penas de adultos a los niños menores de siete años.

Los menores con edades comprendidas entre siete y catorce años, también fueron un tema de preocupación para los Jueces que debían aplicar el Derecho. Los niños de esta edad, acusados de un delito, eran juzgados como los adultos, pero solo cuando se apreciaban una serie de consideraciones como: la gravedad del delito, su grado de madurez, capacidad para distinguir el bien del mal, así como cualquier evidencia de intencionalidad o malicia.

Pese a esta preocupación, uno de los puntos más negros que se cierne sobre la justicia juvenil inglesa de esta época, se refiere al hecho de que había entre 160 y 200 tipos de delitos enumerados en las leyes, sancionados con la pena de muerte, y por los cuales los delincuentes juveniles podían ser sentenciados a la pena capital7. Un claro ejemplo de esta situación nos lo ofrece Sir Matthew HALE8 al relatar el caso siguiente: "En la Audiencia de Abingdon, el 23 de febrero de 1629, ante el Justicia Whitlock, un tal John Dean, un niño de 8 a 9 años fue acusado, procesado y declarado culpable de incendiar dos graneros en la ciudad de Windsor, y habiéndose demostrado que actuó con premeditación, por venganza y con engaño y astucia, fue condenado a morir en la horca y fue ahorcado en consecuencia". Asimismo, HOYLES menciona que en 1784 fue condenado a muerte un niño de 10 años por hurto de caballos, en 1801 fue colgado un niño de 13 años por robar una cuchara, y en 1815 fue colgado un niño, que no había cumplido todavía los 14 años, por hurto de pañuelos9.

Hasta 1836 no se estableció una comisión encargada de estudiar y elaborar un proceso sumario para los menores. En 1847 se aprobó el Juvenile Offenders Act10. En 1854 se aprobó el primer decreto sobre reformatorios o instituciones de reclusión para jóvenes (Youthful Offenders Act) que estableció que los delincuentes menores de 16 años debían ser recluidos en reformatorios para así, separarlos de los adultos, y tres años después se crearon las escuelas industriales (industrial schools)11. El Summary Jurisdiction Act de 1879 instauró el procedimiento sumario para una amplia gama de delitos cometidos por jóvenes menores de dieciséis años, aunque dichos procesos se llevaban a cabo en los Tribunales ordinarios.

En Gran Bretaña, las Juvenile Courts o tribunales exclusivamente juveniles no fueron creados hasta 1908 (mismo año en que se inauguran los borstals o centros de detención especializada en jóvenes-adultos de 16 a 21 años12) mediante el Children Act, de 21 de diciembre, con competencia penal y administrativa13. Se encargan de los delitos contra la autoridad (offender), de los menores ingobernables (beyond control) y de aquellos niños abandonados o indigentes, necesitados de cuidado y atención (need of care protection). Los Juvenile Courts tienen también competencia civil14. Para el resto de los delitos (asesinato y delitos cometidos juntamente con un adulto), conocen los Tribunales de la Corona, que tras la instrucción conocen de la causa o la remiten al Tribunal de menores15.

El campo de actuación de las Juvenile Courts, en el ámbito penal, comprende a los menores de siete a catorce años, así como, los jóvenes entre catorce y dieciséis años.

Pese a estas reformas, todavía en un periódico de Londres del 23 de abril de 1910 se podía leer la siguiente noticia: "Charles Bulbeck, un muchacho de 12 años, había sido acusado de haber hurtado un pedazo de carbón de piedra por valor de cinco peniques de un almacén de carbón. El chico, del que su maestro dio las mejores referencias, declaró que lo había hecho para ahorrarse el camino a la mañana siguiente cuando su madre le mandase, como de ordinario, a buscar carbón. La sentencia le ha condenado a 6 azotes, 6 años de educación en un buque de instrucción, durante cuyo tiempo el padre ha de pagar todas las semanas 2 chelines y 6 peniques por su hijo y además las costas judiciales que se elevan a 26 chelines..."16.

En 1933, mediante el Children and Young Persons Act, (c. 12), se reafirma el principio según el cual los Tribunales deben guiarse siempre por el interés y el bienestar del menor (sec. 44(1))17. El límite de edad mínimo de responsabilidad penal fue aumentado de siete a ocho años (sec. 50), y el límite máximo de competencia de los Tribunales juveniles se situó en dieciséis años (sec. 107(1))18. Prohíbe la pena capital para los menores de 18 años, y reorganiza los reformatorios y escuelas industriales, mediante la creación de approved schools, para proporcionar a los delincuentes juveniles educación y formación, y remand homes para separar a los jóvenes detenidos en espera de juicio de los adultos19. Las penas corporales llegaron a su fin con el Criminal Justice Act, de 194820. El Children and Young Person Act de 1963, (c. 37), introdujo algunas medidas tendentes a la diversion y estableció en el art. 16 el actual límite de diez años de edad, por debajo del cual no existe responsabilidad penal21.

El Children and Young Persons Act de 1969 (c. 54), intentó un cambio de rumbo en la justicia juvenil inglesa, orientado claramente hacia una justicia del bienestar (welfare sistem). Su filosofía se basaba en la idea de que los jóvenes delincuentes eran menores con problemas, cuya solución había que intentar por todos los medios posibles antes que mediante el recurso a procedimientos penales. Las reformas buscan reemplazar el sistema de justicia juvenil fundado sobre los principios del just desert, por un sistema basado sobre conocimientos científicos acerca de las desigualdades sociales y sus consecuencias22.

Entre otras cosas, elevó la edad de responsabilidad penal de los 10 a los 17 años, transfirió el control de la justicia juvenil del gobierno central a los gobiernos locales y abolió la prisión para niños y jóvenes. Pese a que muchas de las antiguas instituciones permanecieron vigentes, otras fueron abolidas (approved schools, remand homes y remand centres) reemplazando la custodia en Borstals y en los centros de detención por hogares comunitarios y un intermediate treatment (IT)23.

La crisis económica de los años 70 y la llegada al poder de los conservadores, produjo cambios significativos en la política criminal, social y económica. El cambio de paradigma del estado del bienestar al "restore de rule of law", quedó pronto plasmado en dos reformas legislativas promulgadas en los años 80. El Criminal Justice Act de 1982 (c. 48)24 y el Criminal Justice Act de 1988 (c. 33), reformaron el marco de las penas privativas de libertad, y en lo que afectaba a los menores, cambió la competencia en la toma de decisiones sobre el tipo de centro de detención al que debían ser enviados los menores sentenciados por delito, que pasa de ser competencia del Tribunal sentenciador a ser competencia del Departamento Penitenciario del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA