La incidencia del narcotráfico en la sociedad actual

Autor:Teresa Molina Pérez
Cargo:Real Centro Universitario «Escorial-María Cristina» San Lorenzo del Escorial
Páginas:277-296
RESUMEN

La situación actual del tráfico y consumo de drogas constituye uno de los problemas que más altas cotas de sensibilidad ha alcanzado en la sociedad internacional, condicionado a las cifras cada vez más crecientes de traficantes y consumidores. The actual situation of traffic and drugs consumption is one of the most important problems in the international society, it is caused by the increasing... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 277

I Introducción: la incidencia de la droga en la sociedad actual

Es evidente que si se hubiera de destacar, por su penosa incidencia en nuestra sociedad, un fenómeno delictivo, éste ha de ser, sin lugar a dudas, el de tráfico de drogas1. El tráfico de estas sustancias conlleva como secuelas la violencia, la degradación del ser humano y, lo que es más penoso, el trágico tributo de vidas humanas 2.

Sin embargo, conviene destacar, en contra de lo que sucede en la sociedad actual, que el uso indebido de estupefacientes, en otros tiempos no entrañaba un estigma social, y los problemas que pudieran derivarse de ello eran de tales dimensiones que la misma sociedad podía hacerles frente 3. El consumo de drogas se mantenía dentro de una pequeña comunidad, sin salir de determinados medios culturales y lugares geográficos. Page 278

Pero es a partir de los años sesenta cuando, en el mundo occidental, el consumo y tráfico de drogas, sustancias tóxicas, estupefacientes y psicotrópicos se ha incrementado de una forma alarmante y progresiva 4, y, si bien los factores que inciden en dicho aumento son múltiples, en una somera exposición, éstos se pueden resumir, en primer lugar, en los propósitos que se pretenden al consumirlas, a continuación, en la significación de las mismas 5, y, como último factor o elemento, en un uso abusivo de las mismas, que es el que constituye el verdadero problema real 6. Page 279

No cabe duda de que la situación actual del tráfico y consumo de drogas constituye uno de los problemas que más altas cotas de sensibilidad ha alcanzado en la sociedad, y ello condicionado a las cifras que se manejan en torno al cada vez más creciente número de traficantes y consumidores de ella 7. Así, y como mero ejemplo del terrible aumento del consumo de drogas, en los Estados Unidos nacen cada año, como consecuencia del consumo de sus padres, más de cien mil niños dependientes de las mismas 8.

Así pues, el consumo de drogas es un problema social 9, pero no nos vamos a referir a la sociedad como la causa de la drogadicción, Page 280 sino al problema social que afecta a la sociedad en general 10, porque ya no se trata de un problema que afecte a ciudadanos marginados, sino que son más y más grupos sociales, en constante aumento, los afectados, lo que hace que el problema se torne en una cuestión social. Así estamos ante un problema social por varias razones 11. En primer lugar, genera una masa de beneficios económicos ocultos, y como consecuencia de la ilícita actividad esos productos económicos entran en los circuitos lícitos para ser blanqueados llegando a tener un peso específico en los centros de decisión económicos.

En segundo lugar, el Estado, o los Estados, se consideran incapaces de estabilizar un dinero que se mueve a gran velocidad 12, y que origina, como contrapartida a su vez, un ingente desembolso de dinero para la prevención social del fenómeno.

En tercer lugar, genera un trabajo no censado.

En cuarto lugar, tal actividad está destinada al beneficio injusto mediante la puesta en peligro de la salud pública.

En quinto lugar, tiene un gran poder de captación entre los jóvenes 13. Page 281

En sexto lugar, crea un estado de inseguridad ciudadana.

En séptimo lugar, es un fenómeno a nivel familiar.

En octavo lugar, su prevención es difícil y costosa porque los factores que conducen a las toxicomanías se han desatado al ser múltiples, por lo que nada parece ejercer control sobre ellos.

Todos estos elementos son los que, de una forma decisiva, van a afectar a la sociedad en forma múltiple, tanto a nivel individual, como familiar y de convivencia social, y, como consecuencia última, al Estado en su organización interna.

Organización interna del Estado en cuanto afecta, como ya dijimos anteriormente, al sector económico, pero también al sector médico 14, y al sector legal. Y es en este último en donde interviene el Derecho Penal 15, actuando de una forma represiva y sancionando determinadas conductas 16. La penalización de las drogas ha creado Page 282 una base para una amplia actividad delictiva de los consumidores17, favoreciendo a su vez, la creación de una criminalidad organizada 18.

II El tráfico de drogas y su vinculación con el delito
2.1. Droga, delincuencia y toxicomanía

El significado y uso de la droga en la sociedad, y su vinculación con la marginación y el delito 19, dependen en gran medida de las leyes sobre estupefacientes y de la actitud social frente a la droga en general. Es una cuestión cuyos elementos integrantes guardan entre sí una estrecha relación. Es por esta razón por la que toda sociedad que luche contra la droga ha de hacerlo contra la producción, contra el tráfico, y contra el consumo, sin olvidar que en virtud del monopolio o cuasimonopolio del mercado, las distintas fases por las que atraviesa la oferta están en las mismas manos 20. Page 283

Es frecuente considerar a nivel popular la droga como importante factor causal de conductas delictivas 21, conductas delictivas que en lo referente a nuestro país, en el aspecto más novedoso y criminógeno, esuvo relacionada con el tráfico y consumo de heroína y actualmente con el de cocaína 22.

La relación entre droga y delincuencia 23 se produce porque el consumo de dichas sustancias producen toxicomanías 24, toxicomanías cuyas características esenciales son dos. En primer lugar, la persona toxicómana 25 carece de relaciones significativas en su medio social; y, en segundo lugar, y éste es el factor más importante, la toxicomanía tiene un carácter destructivo, somático y aislante, y con gran rapidez se acude cada vez a dosis mayores, lo que conlleva que para poder lograrla, ante la carencia de dinero o el alto precio de la sustancia tóxica, se acuda a la delincuencia y, de esta forma, con el dinero obtenido, comprar la droga. Page 284

2.2. La drogodelincuencia y la drogodependencia

Si bien es cierto que la toxicomanía produce delincuencia, dentro de ésta existen dos tipos bien diferenciados:

En primer lugar, la delincuencia que va encaminada a conseguir los medios necesarios para poder adquirir la droga, es la llamada criminalidad funcional; los delitos que fundamentalmente cometen los toxicómanos de este tipo son los denominados «delitos contra la propiedad», y, a veces, van acompañados de ataques a la integridad corporal. Suelen ser traficantes a pequeña escala y se les denomina traficantes consumidores.

En segundo lugar, existe una delincuencia que tiene su origen o causa en el llamado «síndrome de abstinencia», ya que la droga produce una fuerte dependencia física, y es esta dependencia la que altera el comportamiento del sujeto, hasta tal punto que le lleva a delinquir para poder adquirir el tóxico; es el toxicómano drogo-dependiente.

Hay que especificar, sin embargo, que aunque la dependencia física de una droga no es siempre requisito previo de la actividad delictiva, suele suceder que el individuo que intenta mantener el hábito de tomar alguna droga, a menudo se encuentra con fondos limitados, y acude por ello a una amplia gama de actividades delictivas; aunque la motivación para cometer un delito puede no estar conectada con la adquisición de drogas, muchos delitos se cometen por personas bajo la influencia de drogas ilícitas 26.

Este problema, que es similar en el mundo, en nuestro país está concienciando a la sociedad civil y en los últimos años parece que existe un apoyo más decidido por parte de ésta a la actuación de las Page 285 Instituciones; la sociedad está asumiendo su propio protagonismo, que a la postre, es el principal.

Sin embargo, «en el pequeño tráfico, que es el que más directamente percibe el ciudadano, y quién más directamente lo sufre, nada o muy poco se ha avanzado, continuando, como un problema irresoluto el referente al consumo» 27.

III El marco legal y la cooperación internacional en la lucha contra el narcotráfico
3.1. Los fines de la cooperación internacional

Desde una perspectiva de política criminal, todos los frentes de la lucha contra el narcotráfico son importantes28. Durante los últimos años, dado el gran volumen que éste plantea, se ha hecho necesaria una colaboración internacional entre las Autoridades de los países de producción, tráfico y consumo.

Naciones Unidas, en el preámbulo de la Convención de Viena de 1988, recogiendo esta honda preocupación, declaró la década de los Page 286 años noventa, como la «Década de la lucha contra el narcotráfico» 29. Así, se afirma que no sólo estas actividades delictivas representan una amenaza para la salud y el bienestar de los seres humanos y menoscaban las bases económicas, culturales, políticas de la sociedad, sino que también socavan las economías lícitas y amenazan la estabilidad, la seguridad y la soberanía de los Estados. Tales manifestaciones lo que pretenden es declarar el carácter pluriofensivo de este tipo de delitos, que atentan no sólo a la salud colectiva de la población, sino también a intereses económicos e incluso políticos 30.

Sin embargo, y a pesar de la extrema gravedad, uno de los problemas principales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA