El Bsch incentiva a sus directivos y prejubila a 3.000 empleados

 
EXTRACTO GRATUITO

El BSCH ha hecho suyo un plan de incentivos para la alta dirección que había diseñado el Santander antes de la fusión. Se trata de un programa de entrega de efectivo que deberá destinarse obligatoriamente a la compra de acciones y que está ligado a la consecución de determinados objetivos de revalorización del banco en bolsa. El plan de incentivos, que finaliza el 31 de marzo del 2001, afecta a 433 directivos. Los beneficiarios recibirán en efectivo un importe creciente a medida que vayan subiendo las acciones. El BSCH, que ha comprometido en este plan un máximo de 45,43 millones de euros (7.559 millones de pesetas), sólo establece dos condiciones: que la subida de las acciones sea estable y que los directivos obligatoriamente deben...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA