Impuesto sobre la renta no residentes

Autor:Ramón Soler Belda
Páginas:228-230
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 228

Historicamente se ha denominado a esta tributación "por obligación real". Los contribuyente por obligación real, que es la que se aplica a los no residentes, de acuerdo a la Ley 18/1991 no tributaban de forma progresiva. Dependiendo de la existencia de establecimiento permanente o no y del tipo de renta, el impuesto por el que se tributaba era proporcional. Es cierto que se trata de una cantidad pequeña de declaraciones, pero de las que se había suprimido la progresividad fiscal, salvo para las pensiones que tributan de forma progresiva. A partir de 1999 se crea un nuevo tipo de impuesto el IRNR proporcional y se aplica tanto a personas como a sociedades418. La reforma cambia esta situación, cuando de no residentes de rentas bajas se trata, que pueden tributar por el IRPF normal de forma progresiva. Se trata de una reforma obligada por la CE que consideraba el tipo único como excesivamente oneroso en los casos de rentas bajas.

La figura del no residente es común a todos los países comunitarios y ha tenido un proceso dilatado para conformarse dentro del sistema impositivo. La existencia de ciertos principios comunes en el Tratado de la CE: libre circulación de trabajadores, no discriminación por cuestión de nacionalidad, libertad de establecimiento, libre circulación de capitales; ha determinado que haya que hacer una regulación específica para todos los Estados miembros que unifique este tipo de tributación. De esta forma se ha ido configurando una legislación, que sin estar armonizada, cumple con las exigencias que impone este Tratado419.

Page 229

La separación de la obligación real de contribuir de la obligación personal (que es la que afecta a los residentes en España) ha supuesto la aparición de un nuevo impuesto, que afecta a los ingresos procedentes de renta y a los que proceden de sociedades. Con la ley 40/1998 de IRPF se regula la ley 41/1998 de IRNR, desarrollada por el reglamento RD 326/1999 de 26 de febrero, que aunque su nombre habla de Ley de renta de no residentes, además trata de la tributación de Sociedades. Esta ley hace tributar los hechos aislados de obtención de renta de los no residente, distinguiendo si tienen o no establecimiento permanente, más normal cuando se trata de sociedades que de personas físicas. Cuando no existe este establecimiento las declaraciones son puntuales por la renta obtenida. En caso de establecimiento permanente se haría una declaración del periodo impositivo completo420.

Nuestra...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA