La impronta de la inteligencia artificial en el proceso

Autor:Jordi Nieva Fenoll
Páginas:19-41
 
EXTRACTO GRATUITO
19
I. LA IMPRONTA DE LA INTELIGENCIA
ARTIFICIAL EN EL PROCESO
Hace tiempo que la inteligencia artificial 1 está aplicándose al pro-
ceso 2, habitualmente de forma rudimentaria y en ocasiones de manera
más avanzada 3, pero casi siempre —salvo excepciones— varios pasos
por detrás de los usos sociales de la misma, como acostumbra a suceder
en el mundo del Derecho, lamentablemente tan ligado a la tradición 4.
Testimonio de ello es, por ejemplo, el Reglamento (UE) 2016/679, del
Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril, relativo a la protec-
ción de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos
personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la
reglamento no contiene menciones al respecto del uso de la inteligencia
artificial en los procesos judiciales.
Quizá ello sea debido a una falta de conocimiento de lo que es la
inteligencia artificial y, sobre todo, de las posibilidades que plantea.
Con frecuencia se intentan copiar las funcionalidades que vemos en
otros ámbitos, cuando los mismos muy difícilmente son aplicables en
el proceso. En realidad lo que existe es un mutuo desconocimiento. Los
1 Su denominación la debemos a J. MCCARTHY e. a., «A Proposal for the Dartmouth
Summer Research Project on Artificial Intelligence, August 31, 1955», AI Magazine, vol. 27,
2006, 4, p. 12, http://www.aaai.org/ojs/index.php/aimagazine/article/view/1904/1802.
2 E. NISSAN, «Legal Evidence, Police Intelligence, Crime Analysis or Detection, Forensic
Testing, and Argumentation: An Overview of Computer Tools or Techniques», 17 Int’l J. L.
& Info. Tech., 2009, 1, p. 3.
3 G. SARTOR y L. K. BRANTING, «Introduction: Judicial Applications of Artificial Intel-
ligence», Artificial Intelligence and Law, 1998, 6, pp. 105 y ss.
4 Vid., al respecto, E. NISSAN, «Digital technologies and artificial intelligence’s present
and foreseeable impact on lawyering, judging, policing and law enforcement», AI & Society,
2015, p. 21.
JORDI NIEVA FENOLL INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y PROCESO JUDICIAL
20
expertos en inteligencia artificial acostumbran a ignorar, por ejemplo,
cómo se emiten los juicios jurisdiccionales, centrándose normalmente
en el aspecto externo de la actividad judicial, es decir, en la tramitación,
que resulta obvio que es en buena medida automatizable, o bien en la
parte más mecánica de la labor de enjuiciar, es decir, en la búsqueda de
referentes legales, doctrinales y jurisprudenciales.
A lo largo de esta obra se intentarán distinguir con precisión ambas
actividades: tramitación y búsqueda de datos, por una parte, y la acti-
vidad mental que supone el enjuiciamiento, por la otra. Aunque será
abordada a continuación, la primera actividad no reviste mayor com-
plejidad, siendo la segunda la que encierra más incógnitas, aunque ello
no quiere decir que esté completamente cerrada a la inteligencia artifi-
cial. Pero para dar respuesta a esa cuestión y saber si el enjuiciamiento
es en alguna medida automatizable, es necesario saber primero lo que
es la inteligencia artificial.
1. NOCIÓN BÁSICA Y PARÁMETROS DE USO
DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL
No existe un total consenso sobre lo que significa la expresión «in-
teligencia artificial» 5, pero que podría decirse que describe la po-
sibilidad de que las máquinas, en alguna medida, «piensen» 6, o más
bien imiten 7 el pensamiento humano a base de aprender y utilizar las
generalizaciones que las personas usamos para tomar nuestras deci-
siones habituales. Todos sabemos que no es posible ver sin luz, por
lo que si una máquina detecta oscuridad, encenderá las lámparas. Si
tenemos que conducir un automóvil, la experiencia demuestra que no
es positivo el consumo de alcohol para el buen resultado del viaje, por
lo que si la máquina detecta que hemos bebido, tomará la decisión que
hubiéramos debido tomar nosotros y no permitirá que el automóvil
arranque. Se podrían poner miles de ejemplos de lo que son decisiones
relativamente simples y que pueden ser tomadas por una máquina.
No hace falta recordar ni a HAL de 2001, A Space Odyssey, ni a un
replicante de Blade Runner, ni a Terminator ni a David de AI ni a nin-
gún otro personaje fantástico. La inteligencia artificial es algo bastante
más cotidiano de lo que quizá podemos pensar habitualmente, como
ya se indicó.
5 Acerca de su historia, es útil la lectura de R. LÓPEZ DE MÁNTARAS BADIA y P. MESEGUER
GONZÁLEZ, Inteligencia artificial, Madrid, 2017, pp. 18 y ss. J. KAPLAN, Inteligencia Artificial.
Lo que todo el mundo debe saber, Zaragoza, 2017, pp. 15 y ss.
6 Es la pregunta que se hacía al inicio de su artículo el pionero A. M. TURING, «Comput-
ing machinery and intelligence», Mind, 1950, 49, p. 433: «Can machines think?».
7 Lo señalaba así el propio TURING, «Computing machinery and intelligence», op. cit.,
p. 433.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA