Identificación de los colectivos en situación o riesgo de pobreza y/o exclusión social

Autor:María Areta Martínez
Páginas:277-332
 
EXTRACTO GRATUITO
— 277 —
Capítulo VIII
Identificación de los colectivos en situación
o riesgo de pobreza y/o exclusión social
María ARETA MARTÍNEZ
Profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.
Universidad Rey Juan Carlos
Sumario:
I. INTRODUCCIÓN
II. IDENTIFICACIÓN DE LOS COLECTIVOS EN SITUACIÓN O RIESGO
DE POBREZA Y/O EXCLUSIÓN SOCIAL SEGÚN EL INDICADOR
AROPE
1. Introducción
2. La evolución del indicador AROPE en España
III. IDENTIFICACIÓN DE LOS COLECTIVOS EN SITUACIÓN O
RIESGO DE EXCLUSIÓN SOCIAL SEGÚN EL INDICADOR “TASA DE
ABANDONO EDUCATIVO TEMPRANO”
1. Introducción
2. La evolución de la tasa de abandono temprano educativo en España
IV. IDENTIFICACIÓN DEL COLECTIVO EN SITUACIÓN O RIESGO DE
EXCLUSIÓN SOCIAL PORQUE NI ESTUDIA NI TRABAJA
V. IDENTIFICACIÓN DE LOS COLECTIVOS EN SITUACIÓN DE
EXCLUSIÓN SOCIAL SEGÚN LA NORMATIVA QUE REGULA LAS
EMPRESAS DE INSERCIÓN
1. Introducción
2. Identificación de los colectivos en situación de exclusión social en la
3. Identificación de los colectivos en situación de exclusión social en la
normativa autonómica sobre empresas de inserción
3.1. Andalucía
3.2. Castilla y León
3.3. Cataluña
3.4. Comunidad Valenciana
3.5. Galicia
3.6. Comunidad de Madrid
VI. BIBLIOGRAFÍA
— 278 —
María Areta Martínez
I. INTRODUCCIÓN
Uno de los objetivos específicos de la Unión Europea (UE) es la lucha contra
la pobreza y la exclusión social. A partir de la década de los ochenta del siglo XX
comenzó a difundirse y generalizarse el término “exclusión social”, cuyo significado
va más allá de la carencia o insuficiencia de recursos económicos (pobreza material).
La UE concibe la exclusión social como una situación sobrevenida, que sitúa a la
persona fuera del sistema (económico, social, laboral, político, sanitario, cultural,
educativo, etc.). La UE y los Estados miembros son conscientes desde hace tiempo de
que la pobreza no puede abordarse únicamente desde una visión economicista, de
ahí que junto al término “pobreza (económica)” se adopte el de “exclusión social” 1.
En definitiva, el concepto de pobreza material se complementa con el de exclusión
social. Desde esta perspectiva, la exclusión social es un proceso de carácter “estructu-
ral, dinámico, multifactorial, multidimensional y heterogéneo” 2:
Se dice que la exclusión social es estructural porque deviene no solo de
factores que afectan individualmente a la persona, sino también de las transfor-
maciones políticas, sociales, culturales y económicas que acontecen cada época
en el entorno donde la persona se desenvuelve.
Se dice que la exclusión social es un proceso dinámico, no una situación
estable y permanente, porque se desarrolla de forma cambiante, es decir, una
misma persona puede experimentar a lo largo de su vida situaciones de inclusión
y exclusión. En este sentido, las situaciones de inclusión social y exclusión social
pueden formar parte del proceso vital de una misma persona. La exclusión social
también es dinámica porque puede atravesar distintos grados (vulnerabilidad,
precariedad, riesgo, exclusión) y niveles (leve, moderada, grave, muy grave).
Se dice que la exclusión social es heterogénea porque alcanza tanto a in-
dividuos como a colectivos, porque afecta a una tipología muy diversa de per-
1 En 1993, la Comisión Europea ya señalaba, en el Libro Verde sobre Política Social [COM
(1993) 551 final, de 17 noviembre 1993], que “La exclusión social no significa únicamente una
insuficiencia de ingresos. Va más allá incluso de la participación en la vida laboral; se manifies-
ta en ámbitos como la vivienda, la educación, la salud y el acceso a los servicios. No sólo afecta
a personas concretas que han sufrido graves reveses, sino a grupos sociales enteros, sobre todo
en zonas urbanas y rurales, que son objeto de discriminación, segregación o del debilitamiento
de las formas tradicionales de relaciones sociales”.
2 Sobre los rasgos que caracterizan y definen la exclusión social, vid., por todos, AA. VV.
(Dir., SUBIRATS, J.): Pobreza y exclusión social. Un análisis de la realidad española y europea,
Fundación La Caixa, Barcelona, 2004; ESTEVILL, J.: Panorama de la lucha contra la exclusión
social. Conceptos y estrategias, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 2004; HERNÁNDEZ
PEDREÑO, M.: “El estudio de la pobreza y la exclusión social. Aproximación cuantitativa y
cualitativa”, Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, núm. 69, 2010, págs. 29 y 30;
JIMÉNEZ RAMÍREZ, M.: “Aproximación teórica de la exclusión social: complejidad e impreci-
sión del término. Consecuencias para el ámbito educativo”, Estudios Pedagógicos, Vol. 34, núm.
1, 2008, págs. 173-186; y SÁNCHEZ-URÁN AZAÑA, Y.: “Excluidos sociales: empleo y protec-
ción social”, Revista del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, núm. 59, 2005, págs. 171-190.
Capítulo VIII. Identificación de los colectivos en situación o riesgo de pobreza y/o exclusión social
— 279 —
sonas, porque no existen situaciones idénticas, porque las circunstancias que
llevan a una persona y a otra a encontrarse en situación o riesgo de exclusión
social no siempre coinciden.
Se dice que la exclusión social es multidimensional y multifactorial porque no
se limita a la pobreza entendida como carencia o insuficiencia de recursos econó-
micos y/o de bienes materiales que impide a una persona atender sus necesidades
básicas y vitales y/o las de su familia. Hoy en día, la exclusión social también trae
su causa en otras situaciones carenciales, como son la falta de empleo, de educa-
ción (formación), de salud, de reciprocidad y estabilidad en las estructuras fami-
liares, de relaciones interpersonales y sociales y de participación activa en la vida
social. Los factores que determinan la exclusión social son múltiples, van asociados
a estados carenciales, y además en ocasiones concurren con factores personales de
discriminación (sexo, orientación sexual, edad, origen racial o étnico, religión, dis-
capacidad). Conviene subrayar que los cambios de la realidad circundante obligan
a revisar constantemente los factores e indicadores de exclusión social para, en su
caso, incorporar otros nuevos. Un factor que probablemente haya que tener en
cuenta a corto o medio plazo es el relativo a la brecha digital: ¿la imposibilidad de
acceder a las nuevas tecnologías puede ser causa de exclusión social?
La UE apoya y completa la acción de los Estados miembros en materia de
exclusión social [art. 153.1.j) Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea].
Durante la segunda década del siglo XXI, la UE ha seguido adoptando medidas
y acciones en orden a la erradicación de la pobreza y/o la exclusión social. Entre
los avances más significativos en este ámbito destacan los siguientes:
Primer avance. Año Europeo de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión so-
cial (2010). Con el fin de “apoyar la acción comunitaria de lucha contra la exclu-
sión social” 3, el Parlamento Europeo y el Consejo designaron el año 2010 como
“Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social”, cuyos objetivos
y principios directores fueron los cuatro siguientes:
Reconocimiento de derechos: reconocer a las personas en situación de po-
breza y/o exclusión social el derecho fundamental a vivir con dignidad y a des-
empeñar un papel activo en la sociedad. Para ello se adoptaron medidas dirigi-
das a: 1) aumentar el grado de sensibilización pública sobre la situación de las
personas en situación de pobreza, en particular de los grupos más vulnerables;
2) ayudar a promover el acceso efectivo de las personas en situación de pobreza
y/o exclusión social a derechos sociales, económicos y culturales, así como a
recursos suficientes y servicios de calidad; y 3) contribuir a la lucha contra los
estereotipos y la estigmatización.
Responsabilidad compartida y participación: aumentar el compromiso de
la opinión pública con las políticas y acciones de inclusión social, insistiendo en
3 Vid., Decisión 1098/2008/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de
octubre de 2008 relativo al Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social
(2010) (DOUE Serie L, núm. 298, de 7 noviembre 2008).

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA