Metodología del repertorio bibliográfico

Autor:Isabel Villaseñor Rodríguez; Juan Antonio Gómez García
Cargo del Autor:Facultad de Ciencias de la Documentación (UCM)/Facultad de Derecho (UNED)
Páginas:73-79
RESUMEN

5.1. Etapas del método bibliográfico. 5.2. Algunos modelos de descripción bibliográfica. 5.3. Esquema de tipos de bibliografías.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 73

En este capítulo deseamos exponer brevemente algunas recomendaciones válidas a la hora de elaborar una bibliografía o repertorio bibliográfico. Es evidente que no existen normas que determinen su puesta en práctica, pero también es conveniente que el bibliógrafo o cualquier persona que, por exigencia de un trabajo de investigación, necesite elaborar una bibliografía, sigan un determinado plan que responda a ideas prefijadas. Como se viene diciendo a lo largo de todo este libro, la aplicación de un método favorece el buen hacer.

5.1. Etapas del método bibliográfico

Por método bibliográfico entendemos el conjunto de operaciones o etapas que permiten la elaboración de un repertorio bibliográfico o bibliografía. Hay distintos modelos posibles aunque todos vienen a ser semejantes en cuanto a las recomendaciones dadas. Esas etapas pueden reducirse a tres:

1) Planificación.

2) Compilación.

3) Presentación.

La primera de ellas, la planificación, se identifica con lo que es el planteamiento inicial del trabajo a realizar. El compilador formula su objetivo y la forma concreta en que va a aplicar el método. Es en este estadio en el que tendrá que determinar una serie de premisas de gran trascendencia para el buenPage 74 desarrollo del trabajo, ya que dependerá de su buena elección el resultado del mismo.

Entre estas premisas, debemos destacar:

• La delimitación del tema sobre el que versará su trabajo.

• El campo de aplicación, es decir, si seleccionará o será exhaustivo.

• El tipo de material que va a incluir (monografías, artículos, publicaciones periódicas, etc...).

• El tipo de descripción bibliográfica que utilizará.

• La forma de presentar los resultados (su difusión, el soporte).

• Las fuentes que deberá consultar.

• El tipo de ordenación que dará a los asientos o descripciones bibliográficas.

• El período cronológico que desea abarcar.

• La cobertura geográfica.

Estos y otros criterios se definirán con claridad, aunque no serán inamovibles ya que algunos podrán variar a lo largo del desarrollo del trabajo adaptándose a las necesidades que se impongan. Es necesario que el compilador no pierda en ningún momento la perspectiva y que, antes de iniciar el trabajo en cuestión, conozca el estado en que se encuentra la investigación sobre el tema elegido (lo que venimos denominando estado de la cuestión) para evitar hacer algo que ya está hecho.

La segunda de las operaciones, la compilación, se identifica con lo que es propiamente el trabajo bibliográfico. El compilador, utilizando el sistema definido previamente, recopilará la información que precisa acudiendo a las fuentes que considere más oportunas y ordenando el resultado de esa investigación de acuerdo con el modelo de ordenación determinado en la primera fase. La búsqueda de los textos que se van a incluir no se improvisa. Los métodos de búsqueda variarán según el género y la naturaleza de cada repertorio y el bibliógrafo deberá conocer todos a fin de utilizar las fuentes de donde extraer las noticias que le permitirán la identificación y registro de cada texto. En este sentido cabe advertir que las fuentes primarias son las más aconsejables por ofrecer mayor fiabilidad, mientras que la información obtenida de fuentes secundarias deberá contrastarse al máximo para mayor seguridad.

A partir de este momento, el compilador pasará a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA